El Culpar a los otros – Parte 2

culpar-a-los-otros-2“LA MUJER QUE ME DISTE… ME DIO DEL ÁRBOL, Y YO COMÍ” (Génesis 3:12)

El Culpar a los otros – Parte 2

No hacerse responsables de sus actos fue una actitud natural para Adán y Eva, los padres de la raza humana. ¿Y a quién tenían para culpar? ¡Solo a Dios! Culpar a otros fue el resultado del cambio que experimentaron por el pecado. Al  no aceptar responsabilidad por sus hechos, cambió radicalmente la relación consigo mismos, con el otro, con el entorno y hasta con Dios. Y puesto que Dios no puede hacer nada con personas que no asumen sus decisiones, los expulsó del Paraíso. ¡Qué precio tan alto que tuvieron que pagar!

Eh aquí dos buenos motivos para dejar esa actitud:

1) Te convierte en víctima. Cuando haces que otros sean responsables de tus circunstancias, la capacidad de cambiar las cosas reside en sus manos, lo que significa que nada va a cambiar a menos que ellos decidan hacerlo. Haces de ellos los dueños de tu destino. La única manera de retener la capacidad de cambiar tus circunstancias es responsabilizándote de tus acciones.

2) Te deja triste y deprimido. A lo mejor insistes: ‘No sabes cómo me hirió’. Es verdad, pero al albergar resentimiento, te sigues hiriendo a ti mismo continuamente. La Biblia dice: “…Cuidado con las raíces de amargura. Unas pocas semillas de cardos pueden estropear un jardín en poco tiempo…” (Hebreos 12:14-15 parafraseado). Antes de que te des cuenta, tu perspectiva se habrá distorsionado. “Cuidado con el “síndrome de Esaú”: Cambió el regalo al que tenía derecho de por vida para satisfacer un apetito momentáneo… Esaú después se arrepintió y quiso la bendición de Dios, pero para entonces ya era demasiado tarde y sus lágrimas no iban a cambiar nada” (Hebreos 12:16-17 parafraseado). Perdona a quien debas perdonar, vuelve a tomar las riendas de tu vida, y acepta tu responsabilidad.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

235 Compartir
Comparte227
WhatsApp
Tweet
+18
Pin
Comparte