La cárcel de las necesidades espirituales

carcel-espiritual“…NADA ME FALTARÁ” (Salmo 23:1b)

La cárcel de las necesidades espirituales

¿Te sientes mejor cuando tienes más y peor cuando tienes menosí ¿Siempre estás queriendo algo más grande, más bonito, más rápido, más nuevo? ¿Depende tu gozo de una compra que vas a hacer, un ascenso que te van a dar, o una renovación que vas a realizar? ¿Te da la felicidad lo que depositas, conduces, bebes o donde vivesí Si es así, estás viviendo en “la cárcel de las necesidades”.

Pero hay buenas noticias: Tienes una visita, ¡alguien que te puede sacar de ella! Cuando David dijo: “El Señor es mi Pastor, nada me faltará” (Salmo 23:1), encontró placer duradero y el descontento desapareció. Entendió que lo que tenemos en Dios es mayor que cualquier cosa que no tengamos en esta vida. Se dio cuenta de dos cosas:

(1) ¡Lo que tienes, no es tuyo! Cuando murió John D. Rockefeller, alguien preguntó: ¿Cuánto dejó? Su contador respondió:”Todo”.

(2) Tú no eres lo que tienes. Jesús dijo: “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas 12:15b).

Cuando Dios te mira, ve tu devoción y tu fe, no tu imagen ni posesiones. A Doug McKnight le diagnosticaron esclerosis múltiple a la edad de treinta y dos años. Esta enfermedad le habría de costar en los siguientes dieciséis años la carrera, la movilidad, y finalmente la vida. Pero nunca perdió su actitud de agradecimiento. Cuando sus amigos de la iglesia le pidieron que hiciera una lista de motivos de oración, les respondió enviándoles dieciocho bendiciones por las que estar agradecido y seis preocupaciones por las que orar. Sus bendiciones eran tres veces más grandes que sus necesidades. Doug se dio cuenta que lo que tenía en el Señor era mucho mayor que cualquier cosa que no tenía en esta vida. ¿Y tú?

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

3 comentarios

  1. Los tiempos de necesidad nunca faltan en casa, en la vida laboral, sentimental e inclusive en el panorama nacional o mundial. Ya el profeta Habacuc lo preveía en su libro que escribió, escenario previo a las invaciones de los caldeos a Israel en el años 626 o 621 A.d.C. durante el reinado de Josías: “…16 Oí, y se conmovieron mis entrañas; A la voz
    temblaron mis labios; Pudrición entró en mis huesos, y dentro de mí me estremecí; Si bien estaré quieto en el día de la angustia, Cuando suba al pueblo el que lo invadirá con sus tropas. 17 Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; 18 Con todo, yo me
    alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. 19 Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar…” ¡Notamos que Habacub confía en la BUENA MANO
    de Dios en mdio de esa angustia, pues dice: “..estaré quieto…”. Una confianza y fe viva en ese Dios Proveedor y Protector. ¡¡¡Las circunstancias no tienen que ser benévolas para agarrarnos de Dios; ni tampoco severas para desconfiar en Él!!! Dios es el mismo en todo tiempo. Y nosotros debemos aferrarnos a Él en cada momento.

    Ciertamente, tenemos muchas necesidades, pero hemos de aprender a decargarlas en el Señor, según nos indica Pedro (1a Ped.5:6-7. Darle gracias por lo que tenemos, depender de Él para aquello que nos falta; usar bien y administrar lo que ha suplido el día de hoy; porque nunca nos deja sin nada. ¡Gozarnos con los que se gozan! ¡¡¡No cierres tus ojos a las bondades de Dios, están a tu alrededor en muchas formas!!!

  2. Ciertamente, tenemos muchas necesidades, pero hemos de aprender a decargarlas en el Señor, según nos indica Pedro (1a Ped.5:6-7. Darle gracias por lo que tenemos, depender de Él para aquello que nos falta; usar bien y administrar lo que ha suplido el día de hoy; porque nunca nos deja sin nada. ¡Gozarnos con los que se gozan! ¡¡¡No cierres tus ojos a las bondades de Dios, están a tu alrededor en muchas formas!!!

  3. Enrique Baquerizo

    gracias Dios los bendiga, todo esto son una bendicion para todas las personas que se les comparte, Que Dios los continue dirigiendo y bendiciendo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

148 Compartir
Comparte147
WhatsApp
Tweet
+11
Pin
Email