Matrimonios: ¿Cuál es la mejor manera de pasar por esta situación de incertidumbre económica?

economia-en-el-hogar“.HE APRENDIDO A CONTENTARME, CUALQUIERA QUE SEA MI SITUACIÓN” ( Filipenses 4:11b)

Preguntas y respuestas sobre el matrimonio – Parte 4

Pregunta: Mi esposo es un buen trabajador, pero acaba de perder el empleo. ¿Cuál es la mejor manera de pasar por esta situación de incertidumbre económica?

Primero: Recuerda que sólo se trata de un tiempo pasajero.

Lo importante ahora es cuidar tu actitud mientras esperas que las cosas cambien. A menos que él fuera perezoso o un despreocupado total, tu marido ya se siente mal o inferior porque no puede proveer para su familia. Ya sabe que los niños necesitan zapatos, que las facturas se están acumulando, y que estás cansada de comer hamburguesas y  espaguetis. ¡No sigas recordándoselo!

Segundo: Ahora es el tiempo de apoyarle y de fortalecer su ego, no de debilitarlo.

“¿Cómo?”, preguntarás. Examinándote a ti misma: ¿Me estoy quejando siempre? ¿Lo machaco recordándole las cosas que no tenemosí ¿Deseo cosas que están ahora mismo más allá de nuestro alcance? ¿Pongo “mi granito de arena” para reducir gastos y hacer que de alguna manera nos llegue el dinero? ¿O estoy malgastándolo en cosas que no son esenciales, comprando cada día en el centro comercial, y queriendo salir a cenar cada noche?”.

Tercero: Ahora no es el mejor momento de recordar a tu marido que tu hermano compró un coche nuevo

¡o que vuestro amigo acaba de adquirir una casa grande! Ahora hay que practicar lo que Pablo decía: “.he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación” (Filipenses 4:11b). No lo olvides: este mal momento pasará también, pero cómo lo lleváis decidirá si vuestra relación sale del bache más débil o más fuerte.

“.SI DOS DE VOSOTROS SE PUSIEREN DE ACUERDO. ACERCA DE CUALQUIER COSA QUE PIDIEREN, LES SERÁ HECHO.” (Mateo 18:19)

Pregunta: ¡Socorro! Mi esposa es una terrible ama de casa. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta: Aunque el cuidado del hogar ha sido históricamente una tarea de la mujer, los papeles han cambiado. Las necesidades económicas pueden determinar ahora que ambos trabajen fuera. En muchos momentos el marido ayuda a llevar la casa. Eso no es ni bueno ni malo; lo importante es que os aseguráis de que ambos estéis de acuerdo en vuestras expectativas. ¡Las complicaciones surgen cuando tú esperas una cosa y tu esposa otra! Aquí tienes unas cuantas sugerencias para ayudarnos:

(1) No tratéis de solucionar los problemas cuando estéis enfadados; esperad hasta que estéis calmados. Escuchas: “.todo hombre [o mujer] sea pronto para oír, tardo para hablar…; .la ira… no obra la justicia de Dios” (Santiago 1:19,20). Cuando las emociones se desbocan, en vez de solucionar las cosas, ¡acaban poniéndose peor!

(2) Buscad un punto medio. Reconoce que lo que es importante para ti, puede que no lo sea para tu cónyuge. Quizás tampoco lo fue para ti antes. Por
tanto, deja que pase el tiempo.

(3) Aprended a “negociar”, o os frustraréis siempre. Buscad soluciones en las que ambas partes salgan ganando. Eso puede significar lavar los platos o ayudar a acostar a los niños para que después podáis pasar más tiempo juntos. Eso implica que ambos debéis poner algo de vuestra parte.

(4) Orad juntos, y el uno por el otro. Es la cosa más importante que podéis hacer, porque Jesús dice que: “.si dos de vosotros se pusieren de acuerdo. acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho.” (Mateo 18:19).

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

126 Compartir
Comparte121
WhatsApp
Tweet
+15
Pin
Comparte