¿Cómo Proteger tu congregación o Iglesia? – Parte 2

congregacion-iglesia-lentes“…VESTÍOS DE AMOR, QUE ES EL VÍNCULO PERFECTO” (Colosenses 3:14)

¿Cómo Proteger tu congregación o Iglesia? – Parte 2

Siempre es más fácil quedarse a un lado y hacer críticas fáciles que involucrarse y contribuir. Dios nos advierte en repetidas ocasiones que no nos critiquemos, comparemos, o juzguemos. Cuando criticas lo que otro hace con una fe sincera, ¡estás fuera de tu jurisdicción! Escucha: “¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio Señor está en pie, o cae ” (Romanos 14:4). Así que, a menos que seas su Señor, ¡no metas las narices!

¡No juzgues, mirando por encima del hombro a aquellos cuya forma de ver las cosas es diferente a la tuya! Pablo escribió: “…¿por qué juzgas a tu hermano?… ¿por qué menosprecias a tu hermano?, porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo…” (Romanos 14:10). Siempre que juzgas a los hijos de Dios, ocurren 4 cosas:

(1) Entristeces a su Padre

(2) Expones tu propio orgullo e inseguridad

(3) Tomas una actitud que te hará ser juzgado con el mismo patrón

(4) Haces daño a la comunión de tu congregación. Un espíritu crítico es un vicio costoso. En lugar de machacar, ¡comienza a ayudar!

El tiempo empleado en comparar y criticar es tiempo que podría ser utilizado en cosas mejores. La Biblia dice: “….sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación” (Romanos 14:19). La unidad es el alma de la comunión; destrúyela y desgarrarás el corazón del cuerpo de Cristo (Ver 1 Corintios 12:12-27). Así que, ¡decide hoy proteger tu congregación!

“…VESTÍOS DE AMOR, QUE ES EL VÍNCULO PERFECTO” (Colosenses 3:14)

`Murmurar’ significa en general pasar información cuando uno no es ni parte del problema ni de la solución. Es como aceptar cosas robadas – le hace a uno igualmente culpable del crimen. En cuanto alguien empiece a murmurar, deberías decir: “¡Alto! ¿Para qué necesito saber esto? ¿Has hablado directamente con esa persona?”.

Despierta. La gente que viene a ti chismeando, chismeará de ti. ¡No es de fiar! Además, cuando te metes en chismorreos, Dios dice que eres un perturbador. Escucha: “El malo presta atención al labio inicuo y el mentiroso escucha la lengua detractora” (Proverbios 17:4). Y Judas añadió: “Estos son los que causan divisiones, viven sensualmente y no tienen al Espíritu” (Judas versículo 19). Acusaciones serias, ¿verdad?

¿No es triste que en el rebaño de Dios las mayores heridas vienen de otras ovejas, y no de lobosí Pablo hablaba de cristianos caníbales que se devoran unos a otros y destruyen la confraternidad (Ver Gálatas 5:15). Dijo que habría que evitar a estos perturbadores y disciplinarlos. Atiende de nuevo: “El que anda con chismes descubre los secretos: no te entremetas, pues, con el suelto de lengua” (Proverbios 20:19). La manera más rápida de acabar el conflicto es enfrentarse con cariño a los que chismorrean e insistir en que paren. Salomón señaló: “Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso cesa la contienda” (Proverbios 26:20).

¡Empieza a practicar el método de Cristo para solucionar conflictos! :

(1) “…estando tú y él solos…”

(2) “…si no te oye, toma aún contigo a uno o dos…”

(3) “Si no los oye a ellos, dilo a la iglesia [los líderes]…” (Mateo 18:15b-17). Esa es la manera de Dios. ¡Debe ser la nuestra también!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

32 Compartir
Comparte32
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Email