5 Barreras Contra La Oración Efectiva

5 Obstáculos contra la oración bíblica

“…NO TENÉIS LO QUE DESEÁIS, PORQUE NO PEDÍS” (Santiago 4:2b)

Cuando nuestras oraciones no son contestadas, queremos saber qué le pasa a Dios. Es más fácil culparle a Él que mirarnos al espejo y decir: “Quizás soy yo el problema”. Ahora vamos  a revisar 5  barreras frecuentes que impiden una oración.

Barrera nº 1: Falta de oración

Seamos honestos; ¿cuántas veces decidimos orar por algo, lo añadimos a nuestra lista de oración, decimos que oraremos sobre ello, y casi lo hacemosí De cuando en cuando piensas hacerlo, pero casi nunca oras por ello en modo alguno. ¿Por qué no contesta el Señor? ¡Porque todavía no has orado! Algunos de nosotros vivimos bajo la consigna: “¿Por qué orar si puedes preocuparte?”. “¿Por qué orar si puedes intentar conseguirlo tu sólo trabajando hasta la muerte?”. “¿Por qué orar si puedes vivir sin ello?”. Entiéndelo bien: cuando trabajamos, trabajamos nosotros; cuando oramos, ¡Dios trabaja!

Barrera nº 2: Pecado inconfeso

Escucha: “…vuestros pecados han hecho que oculte de vosotros su rostro para no oíros” (Isaías 59:2b). Dios espera que mantengas tu integridad personal, muestres consideración y amor hacia los demás, y le pongas a Él en el primer lugar de tu vida. Escucha: “… lo que pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, amar misericordia y humillarte ante tu Dios” (Miqueas 6:8b). Éstas no son sugerencias, ¡son requisitos! Si no los cumples, no esperes que Dios conteste tus peticiones; malgastas tus palabras, a no ser que sea una oración de confesión. Primero busca su perdón, y entonces Él te escuchará cuando le derrames tu corazón.

“…RECONCÍLIATE PRIMERO CON TU HERMANO, Y ENTONCES VUELVE Y PRESENTA TU OFRENDA” (Mateo 5:24b)

barreras-contra-oracion-biblia

Las 5 Barreras Contra La Oración

Barrera nº 3: Conflicto sin resolver

Escucha esta Escritura: “…si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda…, reconcíliate…, y entonces vuelve y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23,24). Escucha de nuevo: “…maridos…, vivid con ellas sabiamente, dando honor…, para que vuestras oraciones no tengan estorbo” (1 Pedro 3:7). Muchos de nosotros subestimamos lo comprometido que Dios está en edificar y conservar nuestras relaciones amorosas. No tiene sentido orar si estamos continuamente envueltos en conflictos. Juan escribió: “El que dice que está en la luz y odia a su hermano, está todavía en tinieblas” (1 Juan 2:9). El Señor sólo te escuchará cuando salgas a la luz, trates con lo que te separó de la otra persona, e intentes restaurar la relación.

Por supuesto, no siempre es posible reparar situaciones. Pablo escribió: “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres” (Romanos 12:18). Pero algunas veces, la otra persona prefiere continuar con el conflicto antes que aceptar tus disculpas. Si esto ocurre, mira en lo profundo de tu corazón. ¿Has intentado sinceramente arreglar la situación, o dejas algo atrásí ¿Realmente quieres restaurar la relación, o prefieres dejar las cosas como están para que “supuren”? Si tus intentos han sido de todo corazón y honestos, Dios no permitirá que una relación rota interfiera en tus oraciones. Pero si tus intentos han sido en desgana y egoístas, prueba de nuevo, y ¡esta vez de verdad!

“PEDÍS, PERO NO RECIBÍS, PORQUE PEDÍS MAL…” (Santiago 4:3)

Barrera nº 4: Egoísmo

Cuando nos fijamos más atentamente en nuestra manera de orar, nos enfrentamos al egoísmo. Hay mucha confusión acerca de deseos y necesidades, derechos y favores, justicia y gracia, comodidades como seres humanos que somos y obediencia a Cristo. Es imposible crecer espiritualmente sin pruebas. Orar: “Dame una vida fácil, feliz y sin problemas”, es una oración que Dios no puede contestar, porque si lo hiciera, podría acabar contigo.

Barrera nº 5: Actitudes desinteresadas

El pueblo de Israel se preguntaba por qué el Señor no contestaba sus oraciones. He aquí lo que Él le dijo: “…deja(r) ir libres a los quebrantados y rompe(r) todo yugo… comparta(s) tu pan con el hambriento… cuando veas al desnudo lo cubras y… no te escondas de tu hermano… Entonces… el Señor… dirá…: ¡Heme aquí!” (Isaías 58: 6b-7,9). Dios está comprometido en desarrollar a su pueblo para que refleje su carácter – y su carácter siempre expresa compasión por los demás. ¿Has visto alguna vez una caricatura mostrando cientos de personas en cola hasta donde alcanza la vista? Cada una está pensando lo mismo: ‘¿Qué puedo hacer; ya que soy sólo una persona? Es posible que no podrás cambiar el mundo siendo sólo una persona. Sin embargo, puedes buscar maneras pequeñas para mostrar que te preocupas. Quizá tu congregación trabaja repartiendo comida o tiene un ministerio con los presos. Tal vez, tus habilidades puedan hacer una pequeña diferencia en males como el desempleo, la ignorancia, el abuso de niños, el alcoholismo o el suicidio. Mientras mantengas tu oído abierto a los perjudicados, Dios mantendrá su oído abierto a ti.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

3 comentarios

  1. nereyda calderon medina

    gracias por esos devocionales y el señor siga perfecionando la obra que puso en nuestras manos

  2. son de bendicion

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

730 Compartir
Comparte718
WhatsApp
Tweet
+112
Pin
Email