Empieza a cuidarte mejor espiritual, física y emocionalmente

derramando-aceite-sobre-Jesus1Empieza a cuidarte mejor espiritual, física y emocionalmente

“…EDIFICÁNDOOS…” (Judas 20)

Escucha: “…se le acercó una mujer con un vaso de alabastro de perfume muy costoso, y lo derramó sobre la cabeza de Él… Al ver esto, los discípulos se enojaron y dijeron: ‘¿Para qué este desperdicio?. Al darse cuenta Jesús, les dijo: ‘… Lo que ha hecho conmigo es una buena obra'” (Mateo 26:7,8,10).

¡Intenta aprender de Jesús! Deja que el “aceite” de servicio que derrames sobre otros sea derramado sobre ti; de lo contrario, te consumirás. Esto no es un permiso para tener complacencia de nosotros mismos, más bien es una llamada a hacer lo que hace falta para restaurar nuestra energía gastada y nuestro espíritu agotado. Nunca llegarás a tu potencial más alto si no lo haces.

Además, por regla general, la gente te trata de la misma manera como tú te tratas a ti mismo. Así que, ¡empieza a tratarte mejor! Es bueno servir a otros, pero muchos de nosotros nos escondemos detrás de servir a los demás – para evitar tener que servirnos a nosotros mismos, o porque no sabemos cómo hacerlo.

¿Cómo puedes cumplir el mandamiento: “…amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18b) si no tienes ni idea de cómo amarte y cuidarte a ti mismo? Muchos de nosotros acabamos resentidos por las interminables responsabilidades y necesidades que nos caen encima cada día, mientras que aparentemente nadie se toma la molestia de dar algo a cambio. Finalmente tendrás que “invertir” en aquel sitio de donde el mundo en el cual vives parece estar “retirando fondos” continuamente. Si no lo hicieras así, tendrías que afrontar los famosos “números rojos”. Muy pronto -y por todas partes- aquellas “notas bancarias” producirán un efecto indeseado moralmente, emocionalmente, sexualmente y espiritualmente. ¿Quién te va a devolver algo, sino tú mismo? Así que, la palabra para ti hoy es: “¡Deja que el ‘aceite’ que derramas sobre otros, caiga sobre ti mismo!”.

Hay dos clases de personas que no entenderán que necesitas cuidarte: los legalistas religiosos que siempre están tratando de elevarse a la altura de ciertos estándares morales, éticos y religiosos, y “servi-adictos” que se sacrifican a sí mismos y a su familia en el “altar” de actividades interminables, creyendo que es la única manera de agradar a Dios. Evidentemente, algunos de los discípulos de Jesús se sintieron así. Cuando una mujer derramó un aceite costoso sobre Jesús, se alteraron. ¿Por qué? ¿Nunca habían leído: “…me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma…; unges mi cabeza con aceite… (Salmo 23:2b,3,5b). En tiempos bíblicos, el aceite era usado para aliviar, masajear y refrescar, especialmente después de un día duro o un viaje largo bajo el sol caluroso. “Así que, ¿el Señor cree que está bien que me dé un respiro?”. ¡Pues, claro que sí! Pero los “servi-adictos” que necesitan ser necesitados piensan: “…esto podía haberse vendido a buen precio y haberse dado a los pobres” (Mateo 26:9). Esta forma de pensar se puede resumir en: “Otros importan, pero yo no”.

Entiende esto: cuando cuidas a otro pero no a ti mismo, sucederá lo siguiente:

(1) empiezas a agotarte espiritual y emocionalmente.

(2) te vuelves resentido porque tus necesidades no son reconocidas ni suplidas.

(3) terminas buscando “aceite” en lugares equivocados. Eso es lo que condujo a Sansón a la casa de Dalila (Ver Jueces 16:4-22). Ella le dio un lugar para descansar y soltar su cabello, y después sacó provecho de ello para destruirle. Cuando buscamos a otros para que “derramen aceite” sobre nosotros en vez de aprender a “derramarlo” nosotros mismos, terminamos dando un punto de apoyo al enemigo. ¡No dejes que esto te pase a ti! ¡Empieza a cuidarte mejor espiritual, física y emocionalmente!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

178 Compartir
Comparte163
WhatsApp
Tweet
+115
Pin
Email