no-olvides-el-proposito

No Olvides El Propósito de Dios

No Olvides El Propósito de Dios

En estas fechas especiales que acabamos de vivir, en donde las personas se tomaron de su tiempo permitido para pasar y disfrutar en familia, otros para recrearse, o poder dormir un poco más; seguramente antes de tiempo en cada hogar han previsto de lo que comerían; sobre todos aquellos que guardan la “Tradición” de generación en generación, se compraron carnes blancas, en especial pescado para consumir, los chocolates e infaltables riquísimos huevos de pascuas con un simpático conejito que completa siempre la presentación de márquetin.

Costumbres y más costumbres que fuimos arrastrando de nuestros antepasados que convengamos muchas de ellas ni sabemos por qué razón de donde salieron, pero como el chocolate es dulce al paladar, decimos que si, y seguimos inculcando o contagiando a los que vienen detrás (nuestros hijos, nietos, etc.)

Seamos sinceros ¿Qué preparaste para regalar a los niños en esta ocasión? Convengamos que estas ideas paganas las hemos incluido en nuestras iglesias y si bien sabemos que nada tiene que ves con el propósito real de la fecha, lo seguimos haciendo a conciencia. Durante toda esa jornada (a la del Viernes Santo me refiero) rondó por mi mente una frase: “-No olvides El Propósito, No Olvides El Propósito…” Continúo en mis quehaceres diarios y de a ratos una vez más parecía escuchar estas palabras; en este momento; por la madrugada del sábado, mientras todo dormía a mí alrededor y con paz del bullicio en la estancia logro descifrar lo que El Espíritu hablaba a mí espíritu, al ser interior.

El real propósito de que Jesús viniera a ser parte de esta humanidad fue específico, el cual no se ha tenido muy en cuenta o no se le da el valor que esto encierra. La Biblia, La Palabra de Dios nos quiere hoy refrescar la memoria, y sería bueno estar dispuesto a que así fuera.

Nosotros, los seres humanos hemos decidido desviarnos de el sendero marcado por nuestro Creador, en consecuencia, por “desviarnos” (valga la redundancia) del blanco se transgrede la Ley constantemente, y así como cuando se cruza la calle con el semáforo en rojo trae consecuencias y se debe pagar multa por ello, en lo espiritual cada uno debiéramos pagar por nuestros propios pecados y sin embargo, el Señor vuelve a salir en nuestro rescate, seguramente a muchos de nosotros se nos ha librado del mismo infierno y sin embargo una vez que comenzamos a vivir y disfrutar de sus beneficios integralmente, nos acostumbramos a la comodidad y “nos olvidamos” de todo lo que hemos prometido en medio de la desesperación y damos rienda suelta a los deseos y placeres y con el fin de ser aceptos en nuestro entorno nos prestamos a copiar ideas que nada tiene que ver con: “El Verdadero Propósito del Plan Divino con La Venida de Cristo a la tierra, su peregrinar, sus enseñanzas, su Pasión y muerte de Cruz como su Gloriosa Resurrección”

Creo que por esa razón es que El Espíritu Santo me decía en reiteradas oportunidades: “…-No Olvides El Propósito, No Olvides El Propósito”

Y si, tiene razón El Señor llamando a que preste atención con respecto a lo que se está viviendo de manera global, en todo lugar del planeta; y es que las personas se han propuesto en este fin de semana largo que ha pasado, tomarse una licencia para desenchufarse del loco ruido de la ciudad y las exigencias cotidianas demandantes por el estilo de vida que llevamos, y en esto debemos incluirnos todos, seamos sinceros con nosotros mismos, cada cual ha elegido que vida llevar; el común denominador a optado por lograr escalar peldaños en el área económico o en el status, nadie quiere seguir siendo un pobretón de mala muerte y a ello hay que ponerle el lomo ya que el hombro no es suficiente. De ahí el cansancio, la patología estresante que evidencia cada individuo que deambula por las calles con rostros adustos y malhumorados, los encontramos en nuestros trabajos, la escuela, el vecindario, etc. Locos, locos, todo el mundo está de la misma manera, y esta es nuestra realidad; no podríamos esquivar el bulto por nada ya que es demasiado evidente para ser sinceros. Observando esto es que no pude hacer otra cosa que detenerme un momento y agudizar mi oído espiritual para escuchar la voz de Dios la cual era demasiado audible para mi gusto les diré en verdad, porque cada vez que Dios habla a mi vida es para que lo dé a conocer y eso acarrea duras consecuencias como retribución.

El Señor desea que hoy te detengas, que escuches su amorosa voz, que le des crédito a lo que revela porque es lo mejor que te puede pasar, el verdadero propósito de la vida, muerte y resurrección de Cristo es darte libre entrada al Trono de la Gracia, a que vuelvas a ser amigo de Dios Padre, es guiarte por medio del Santo Espíritu a toda verdad; pero para ello es necesario que dediques tiempo para estar en su presencia, a una búsqueda real de su corazón ya que en él estas los mejores sueños por realizar en tu vida y sus propósitos son inmensurables como su obrar sorprendente. Es verdad, La Semana en que mundialmente se conmemoró esta fecha acaba de pasar, pero hoy El Señor te llama, te da una nueva oportunidad ¿la vas a desaprovechar?, espero en Dios que no, realmente espero en Dios que seas sabio y aproveches este momento y corras a su encuentro; porque así, se cumplirá e n ti, El Real y Verdadero Propósito del Plan Divino.-

“…-Porque de tal manera amó Dios al mundo, que nos dio a su Único Hijo, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga VIDA ETERNA…” Juan: 3. 16

– Dios bendiga tu jornada, es el deseo de esta servidora. Ely Sáez

Escrito por Ely Sáez para: www.DevocionalesCristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Ely Saez

Soy en primer lugar hija de Dios, “esa identidad nada ni nadie me la arrebatará jamás.” Mi nombre real es Elizabeth Sáez, la segunda de ocho hermanos; llegue a la vida en Catriel, una Localidad de la Provincia de Río Negro de Argentina; en los 70, a causa de una grave enfermedad de mi madre, nos trasladamos a la ciudad de Neuquén Capital donde resido desde entonces; soy madre de ocho hijos y abuela de once nietos; acepte a Cristo como mi Salvador a los 12 años y esto fue la mejor decisión, desde ese momento tengo la seguridad de que nunca ha soltado mi mano y en cada cosa me enseñó y capacitó para luego ser de bendición a otros. Desde el año 1980, soy parte de "La Iglesia Evangélica del Nazareno" de esta Capital, como miembro activo. He desarrollado diversos Ministerios, como en toda congregación recién iniciada entre ellos: Maestra de Escuela Dominical- Misiones- Damas- Alabanza y me capacité para dar La Palabra en El Seminario Teológico con el que cuenta la Institución; hoy por hoy puedo declarar que “mi casa y yo, servimos al Señor…” y a mis 53 años, puedo hacer realidad mi sueño de escribir y difundir mis letras Para que La Palabra de Dios llegue hasta lo último de la tierra.-

Un comentario

  1. Jose Delvalle

    Me ha llegado esta publicacion.. ha pasado la semana santa y siento que nada he preparado para ofrecer a dios.. espero que llegue el momento en que pueda sentirme verdaderamente cristiano.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

106 Compartir
Comparte49
WhatsApp
Tweet
+112
Pin45
Email