Debemos Creerle a Dios

Debemos Creerle a Dios

Deuteronomio: 7. 1 dice así: “…-El Señor tu Dios te hará entrar en l la tierra que vas a poseer, y expulsará de tu presencia a siete naciones más grandes que tú…” Versos: 7- “…-El Señor se encariño contigo, y te eligió, aunque no eres el pueblo más numeroso sino el más insignificante de todos…” (Que aclaración!!!) Verso:8 “…-Lo hizo porque te ama y quiso cumplir su juramento a tus antepasados; por eso te rescató del poder del Faraón…. te sacó de la esclavitud con gran despliegue de fuerza….”

A La Palabra de Dios debemos hacerla propia. si Él dice: que vamos a obtener la promesa.

A- Es que así sera y a pesar nuestro porque no es hombre como algunos dicen, Él es DIOS, Supremo y Señor de todo y todos y como tal se mueve y actúa.

B – Lo hace porque nos ama, no por merecer su favor o por ser seres ¡¡Wauuu!! de importantes.

C – Lo hace porque ha decidido que su Nombre que es sobretodo nombre sea exaltado por medio de nuestras vidas. Toma hoy la decisión y arrebata la bendición que ya está disponible para tu vida y los tuyos.

Y recuerda: que en toda promesa va implícito “…-Yo estaré contigo donde quiera que vallas…” Debemos tener la plena seguridad de que Dios estará a nuestro lado, y mas vale que a nadie se le ocurra hacernos frente, porque quien nos defiende es nuestro Padre Celestial, ya que somos suyos y Él protege al máximo lo que es de su propiedad. Esto no es orgullo o vanagloria, (seamos librados de ello) es palabra impartida a nuestras vida y si El Señor lo ha dicho usando la estrategia elegida por El, vos y yo debemos creerle al Señor.

Que tengas una jornada más que bendecida es el deseo de esta sierva del Señor. – Ely Sáez

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Ely Saez

Soy en primer lugar hija de Dios, “esa identidad nada ni nadie me la arrebatará jamás.” Mi nombre real es Elizabeth Sáez, la segunda de ocho hermanos; llegue a la vida en Catriel, una Localidad de la Provincia de Río Negro de Argentina; en los 70, a causa de una grave enfermedad de mi madre, nos trasladamos a la ciudad de Neuquén Capital donde resido desde entonces; soy madre de ocho hijos y abuela de once nietos; acepte a Cristo como mi Salvador a los 12 años y esto fue la mejor decisión, desde ese momento tengo la seguridad de que nunca ha soltado mi mano y en cada cosa me enseñó y capacitó para luego ser de bendición a otros. Desde el año 1980, soy parte de "La Iglesia Evangélica del Nazareno" de esta Capital, como miembro activo. He desarrollado diversos Ministerios, como en toda congregación recién iniciada entre ellos: Maestra de Escuela Dominical- Misiones- Damas- Alabanza y me capacité para dar La Palabra en El Seminario Teológico con el que cuenta la Institución; hoy por hoy puedo declarar que “mi casa y yo, servimos al Señor…” y a mis 53 años, puedo hacer realidad mi sueño de escribir y difundir mis letras Para que La Palabra de Dios llegue hasta lo último de la tierra.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

17 Compartir
Comparte17
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte