No Hagamos Del Cristianismo Algo Aburrido

No hagamos del cristianismo algo aburrido

Una de las enormes batallas que libramos todos los cristianos cuando recién llegamos al evangelio y en especial los jóvenes, es el pensar de manera muy radical, que existen una serie de prohibiciones que nos van a mantener encerrados y que impiden que podamos divertirnos y vivir de manera normal.

Vemos el cristianismo como algo que nos encadena, de hecho hay muchas personas que deciden no continuar en el camino porque argumentan que la exigencia es demasiada.

Pero debemos saber que Dios quiere para nosotros una vida abundante y una vida que podamos disfrutar, dice en su palabra:

Juan 10:10 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Salmos 30:11 “Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.”

Pero para entender mejor, nos remitiremos a las siguientes citas:

Juan 3:14-15 “14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, 15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Números 21:9 “Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.”

En la historia narrada en el libro de Números, el pueblo de Israel había pecado contra Dios y contra Moisés, y por causa de ello Dios había enviado serpientes ardientes que los mordían y dice la palabra que murió mucho pueblo, pero fueron librados cuando se arrepintieron y acudieron a Moisés y este a su vez por instrucciones de Dios elaboró una serpiente de bronce de tal forma que al mirarla cuando alguien era mordido sobrevivía.

Jesús dice que así como Moisés levanto la serpiente en un poste alto, así el tendría que ser levantado, de tal forma que todo aquel que lo vea y crea sobreviva y tenga vida eterna.

Permítanme imaginar la situación del pueblo de Israel, seguro tenían temor y al vivir en el desierto, no en casas sino en tiendas, debió haber sido muy angustiante pensar que en cualquier momento vendría una serpiente a morderlos y entonces sin duda tendrían un cuidado extremo de mantenerse a una distancia que les permitiera ver la serpiente de bronce y sobrevivir ante un ataque de las serpientes ardientes, seguro les era tranquilizador el saberse dentro de esa distancia y entonces podían moverse y hacer sus actividades con libertad.

Nosotros debemos tomar esta referencia, de mantener esa distancia que nos permita ver a Cristo, tenemos un enorme círculo en el cual nos podemos mover, en tanto estemos dentro de ese círculo no habrá muerte, y podemos hacer muchas cosas y disfrutar de la vida que Dios nos ofrece.

Dios no es de prohibiciones, pero si procura cuidarnos, no es un Dios de esclavitud sino de libertad en su presencia, dice su palabra que en su presencia

hay plenitud de gozo y que donde está el Espíritu de Dios allí hay libertad:

Salmos 16:11 “Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.”

2 Corintios 3:17 “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.”

No hagamos por tanto del cristianismo algo aburrido, en tanto nos movamos en el círculo que nos permite seguir viendo a Cristo, él nos guiará por el camino correcto, disfrutemos de las bendiciones que Dios nos da y aprendamos a vivir el gozo y la libertad como hijos de Dios Enseñemos esto a nuestros hijos y a las nuevas generaciones de cristianos, evitemos frases como “Dios te va a castigar si no haces esto o si haces aquello”, más bien enseñémosles los límites del circulo en cuyo lindero podemos seguir viendo a Cristo, a moverse dentro de la muralla de protección, a caminar en paz sabiendo que no va a haber muerte si no se cruza esa línea pero también que al interior hay un sinfín de actividades y cosas que sí se pueden hacer y disfrutar.

Dios les Bendiga.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Antonio Morales Anell

Líder de Varones, Responsable del Área Educativa y Relaciones Públicas en la Agrupación Religiosa Iglesias Cristianas de Restauración y Vida en México. En el último año he trabajado con mucha dedicación en la serie “Aprendiendo Buenas Características”, el cual a esta fecha consta de 170 devocionales relacionados precisamente con buenas características que como cristianos debemos aprender. Esposo de la Presbitera Isabel Cristina Hernández García.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

73 Compartir
Comparte69
WhatsApp
Tweet
+14
Pin
Email