por-que-no-fluye-mi-fuente

¿Por qué no Fluye mi Fuente?

¿Por qué no fluye mi fuente?

Hace unos días mientras me lavaba las manos empezó a disminuir el flujo de agua en el lavabo, poco a poco dejó de salir agua, inmediatamente subí a la azotea de la casa para revisar el tinaco, descubrí que estaba lleno, entonces llamé a un amigo para que me ayudara a saber la razón y por supuesto que se arreglara.

En tanto venía para hacer la revisión, se me ocurrió que posiblemente un filtro que se había colocado recientemente en la salida del agua del tinaco, podría estar sucio, entonces lo abrí y retire el repuesto, volví a cerrar el contenedor y fui de nuevo a ver si ya había agua, cosa que no ocurrió. Unos minutos más tarde empezó a salir y se fue regularizando el flujo, de pronto salía menos pero parecía que se estaba corrigiendo.

Cuando mi amigo y un experto en tuberías llegaron para revisar, expusieron varias teorías, podía tratarse de que el filtro en efecto detuviera un poco la presión del agua pero cuando le pusimos de nuevo el repuesto siguió saliendo agua con la misma fuerza, otra teoría era que podría tratarse de una burbuja de aire que se hubiera formado cuando el filtro se colocó y por último dijeron que también podría estar algún objeto al interior de la tubería o bien que alguna unión se hubiera realizado incorrectamente y el espacio donde pasa el agua estuviera muy reducido.

Pero como en ese momento no se percibía al problema deberíamos esperar a que se presentara de nuevo para hacer un diagnóstico preciso, hoy fue el día, de pronto dejó de caer agua una vez más, inmediatamente llamé a mi amigo y a la par fui a retirar el repuesto del filtro, definitivamente ese tendría que ser el problema, cuando lo retiré el flujo de agua volvió y el problema se quedó solucionado, ya no volveremos a colocar ese repuesto jamás.

En el encuentro que Jesús tuvo con la samaritana, que encontramos en el Evangelio según San Juan capítulo 4, en los versículos 13 y 14 dice lo siguiente:

“13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.”

El Señor dice que si nosotros bebemos del agua que él nos da en nosotros habrá una fuente de agua, pero hay momentos que pareciera que así como ocurrió en mi casa, el agua no está fluyendo con tanta fuerza o de plano deja de salir.

Son momentos en los que nos sentimos desprotegidos, sin fuerzas, como si los afanes y las tribulaciones fueran realmente más grandes que el poder de Dios, nos sentimos defraudados como si lo que leímos o nos dijeron de la paz que Dios ofrece fuera no muy cierto, nos encontramos de nuevo buscando otros pozos para sacar agua que nos sacie porque de nuevo hemos vuelto a tener sed y sin embargo de nuevo atravesamos desiertos que parecen interminables.

Muy probablemente el problema será el mismo que en la tubería, o estamos poniendo el filtro de la lógica a la palabra de Dios disminuyendo su presión, o a lo mejor hay una burbuja de aire de algo que nos guste hacer que no le agrada a Dios y no hemos querido dejar ir o incluso puede haber un objeto en la tubería que represente algún sentimiento de amargura que se encuentre tan sujeto a nuestro corazón que no permita que el agua viva fluya libremente, usted lo sabrá identificar y sea cual fuere la razón Dios le ayudará a resolverlo cuando lo ponga en sus manos, no se tarde en hacerlo.

Es tiempo de quitar el filtro, de abandonar lo que no le agrada a Dios, de permitir que el agua viva que salta para vida eterna nos purifique a través del perdón de Dios y el nuestro, de tal manera que nuestra fuente fluya y nos fortalezca.

Dios les Bendiga.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Antonio Morales Anell

Líder de Varones, Responsable del Área Educativa y Relaciones Públicas en la Agrupación Religiosa Iglesias Cristianas de Restauración y Vida en México. En el último año he trabajado con mucha dedicación en la serie “Aprendiendo Buenas Características”, el cual a esta fecha consta de 170 devocionales relacionados precisamente con buenas características que como cristianos debemos aprender. Esposo de la Presbitera Isabel Cristina Hernández García.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

102 Compartir
Comparte85
WhatsApp
Tweet
+116
Pin1
Email