como-honrar-no-merece-honrado

¿Cómo Honro a una Persona si ésta No es Digna de Ser Honrada?

¿Cómo Honro a una Persona si ésta No es Digna de Ser Honrada?

Un ejemplo extremo: David y Saúl

Muchas veces, cuando hablo de este tema, hay personas que me dicen que sus líderes no son personas dignas de ser servidas. Generalmente mencionan que su líder hizo algo incorrecto y que por eso ellos mismos lo descalifican como líder. Si hubo una persona que tenía el derecho de no servir al líder bajo el cual estaba, esa persona era David (muy pocos de nosotros hemos pasado por la experiencia de que el líder nos lance jabalinas). Saúl difícilmente podría ser llamado un líder piadoso y de hecho, por sus conductas, muchos de nosotros habríamos descalificado su liderazgo, pero David no. David honró a Saúl incluso cuando éste estaba tratando de matarlo.

1 Samuel 24:10

“Dije: No extenderé mi mano contra mi señor, porque es el ungido de Jehová”.

La honra que David le daba a su líder no estaba basada en la conducta del líder. La honra que David le daba a Saúl era resultado de la posición que Dios le había dado a Saúl. Era por eso que David se rehusaba a deshonrar a Saúl.

El plan de ascensos de Dios

Es interesante que a medida que estudiamos la Biblia, vemos que muchas veces Dios pone a las personas bajo la autoridad de líderes que tienen muchos defectos. No es siempre el caso, pero ¿por qué hace esto Diosí Recuerda el principio de la siembra. Cualquiera puede servir a un líder cuando nunca están en desacuerdo, pero podemos ver si una persona se está esforzando en honrar a su líder cuando no está de acuerdo con él. La verdad es que mientras mejor respondas bajo ese liderazgo, mayor ascenso recibirás cuando tengas tu propio ministerio.

Algunas declaraciones fundamentales respecto a servir a otro líder

Por mi experiencia trabajando con líderes de diferentes países, he descubierto que la mayoría de los líderes realmente pierden oportunidades de ser fieles mientras tratan de servir a otros. En lugar de aprovechar las ventajas u oportunidades, tienen las motivaciones incorrectas y luchan contra el plan de Dios para prepararlos. A continuación, hay unas cuantas declaraciones básicas que deberías saber para que no te equivoques en las pruebas que habrá mientras subes la escalera. Debo advertirte, la mayoría de los puntos que voy a compartir contigo te van a poner un poco incómodo y puede que no estés de acuerdo con ellos. Eso está bien, pero te prometo esto: son principios bíblicos y si los sigues, luego me lo agradecerás.

1. La conducta del líder bajo el que estamos no decide si los vamos a servir o no

Muchas personas ponen condiciones que el líder debe cumplir antes de honrarlo. Ellos sólo van a servir a un líder que los trate en determinada manera o que actúe en cierta forma. El ejemplo bíblico de servicio dice que no importa la conducta de la persona, tú debes continuar sirviéndola. No porque se lo merecen, sino porque has tomado la decisión de servirlos.

“No podemos separar nuestra sumisión ante la autoridad inherente de Dios de la sumisión ante las autoridades que Él ha delegado”. John Bevere.

1 Pedro 2:13-22

“Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey. Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar. Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáisí Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente”.

Dios quiere que honremos y sirvamos a nuestros líderes incluso si pareciera que ellos no lo merecen. Es en esta forma que obedecemos a Dios.

2. Dios elige a quién vamos a servir

La siguiente cosa que debemos tener en cuenta es que es Dios quien nos coloca bajo el liderazgo de otra persona. Tal como habrá un tiempo en el que nosotros lideraremos, hay también un tiempo para que sigamos a otros. Cuando entendamos que es Dios quien nos coloca bajo otra persona, entonces no buscaremos excusas o razones para marcharnos. Serviremos fielmente no importa lo que pase hasta que nuestro tiempo bajo ese liderazgo esté cumplido.

“Es algo muy bueno que le seas leal a Dios y seas leal a la visión de la iglesia, pero necesito personas que sean leales conmigo también” Pastor Mike Carmody

Romanos 13:1-2

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

Las autoridades en nuestras vidas, sean buenas o malas, han sido colocadas por Dios y sólo por ese hecho, debemos honrarlas.

3. Es nuestro trabajo encontrar la manera de servir al líder que Dios puso sobre nuestras vidas

El siguiente punto debe ser el más duro pero te será de ayuda. Habrá momentos en los que no estarás de acuerdo con tu líder. Eso va a suceder. Pero debes entender que es tu responsabilidad encontrar la manera de estar de acuerdo. A menos que sea una cuestión de pecado, tú eres una persona sirviendo en el ministerio de otra persona y debes ver la forma de estar de acuerdo con tu líder. No estoy diciendo que es fácil. La mayoría de las veces no lo es, pero nada que tiene resultados a largo plazo lo es.

“Aprendemos cuán débiles son las enseñanzas externas y todos los esfuerzos personales en la conquista del orgullo o en la obtención de un corazón manso y humilde”. Andrew Murray

Romanos 12:17-18

“No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres”.

Cuando digo que debes buscar la manera de estar de acuerdo con tu líder, significa que debes hacer todo lo que esté en tu poder para estar de acuerdo con él. Debes buscar, en tu corazón, la manera de estar de acuerdo. Si eso es imposible, entonces necesitarás evaluar lo que necesitas hacer para honrar a tu líder incluso si eso significa dejar la organización.

 

4. No siempre estaremos de acuerdo con el líder al que servimos

El siguiente punto que quisiera compartir es el que no siempre estaremos de acuerdo con nuestro líder. De hecho, yo creo que habrá muchas veces en las que no estarás de acuerdo con tu líder. Pero lo que debemos tener en cuenta es que no podemos ver cuán verdaderamente sujetos estamos hasta que estamos en desacuerdo con nuestro líder. Cualquiera puede sujetarse cuando está de acuerdo con las decisiones que alguien toma. Cuando no estamos de acuerdo es que en realidad vemos si la persona va a honrar o no a su líder.

“Nunca sabemos exactamente cuán sujetos estamos hasta que no estamos de acuerdo con nuestro líder.” John Bevere

 

Efesios 6:5-8

“Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre”.

Honrar a tu líder es una elección que muchas veces necesitarás hacer diariamente.

5. Nuestras acciones, palabras y pensamientos son los factores determinantes de si estamos sirviendo o no

La clave para honrar a tu líder es la condición de tu corazón. No necesariamente se refleja en lo que dices, sino en lo que piensas y crees respecto a tu líder. Nunca podrás ocultar lo que realmente crees porque con el tiempo, esto será notorio en tus actos y palabras. Necesitas cambiar lo que piensas dentro de ti para que tus palabras y hechos muestren cómo honras a tus líderes.

“Todas las heridas del honor son auto- infligidas” Andrew Carnegie

Proverbios 23:7

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; mas su corazón no está contigo”.

Mateo 12:35-37

“El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.

Cualquier cosa que esté dentro de tu corazón respecto a tu líder se reflejará en sus acciones y aún peor, influenciará a otros en la misma dirección.

6. A veces, nuestro líder ve una imagen de las cosas más grande de la que nosotros podemos ver

Muchas veces, las personas no logran darse cuenta que muy a menudo nuestros líderes toman decisiones basados en la información que tienen y también en lo que Dios les está hablando en ese momento. Muchos de nuestros líderes no nos informan de todo lo que Dios les está hablando. Muchas veces los vemos tomando decisiones y nosotros no tenemos toda la información respecto al por qué se ha tomado determinada decisión y nos resentimos por ello. A veces ellos escuchan y ven cosas que nosotros no vemos. Debemos darles el beneficio de la duda para que ellos puedan tomar decisiones basados en información que nosotros no tenemos.

“Los líderes ven antes de que otros vean, y ven más de lo que otros ven” John C. Maxwell

Habacuc 2:1

“Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá”.

Esto no significa que podamos ver cosas que nuestro líder no ve. Lo que significa es que si él es quien Dios ha llamado para liderar la organización, entonces tiene más opciones de que Dios le hable a él que a nosotros.

7. Es nuestro trabajo mantener la integridad del líder a quien servimos

El último punto que quiero cubrir es uno que me es muy querido y está muy cerca de mi corazón. Tiene que ver con algo llamado “manteniendo la integridad de un líder”. Todos saben que las personas no son perfectas por el simple hecho de que son humanos. Lo mismo es verdad respecto a los líderes que servimos. La verdad es que si observamos atentamente, encontraremos algunas cosas que nuestros líderes no hacen bien. No se necesita talento para darse cuenta cuando las personas se equivocan. Lo que toma esfuerzo es cubrir las cosas que nuestros líderes hacen. No quiero decir que debemos ignorarlas. Quiero decir que debemos enfocarnos en lo positivo en lugar de edificar un gran edificio sobre las cosas que hacen mal.

“Nunca conocí a una persona que fuera buena hablando mal de alguien y que fuera buena para hacer otra cosa.” Anónimo

1 Pedro 4:8

“Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados”.

Si estás buscando que tu líder sea perfecto, entonces no estás siendo realista. Muchas veces tenemos ilimitadas cantidades de gracia para nosotros mismos y muy poco para otros. Mantener la integridad de un líder significa que vas a hablar bien, vas a pensar bien y no vas a permitir que otros hablen mal del líder que Dios ha colocado en tu vida.

Conclusión: La razón por la que estoy enseñando esto es para que un día coseches el tipo de seguidores que te ayudarán a alcanzar los más altos niveles de éxito. Honrar a nuestros líderes es algo que Dios nos ordena que hagamos. Si lo hacemos a Su manera, tendremos un futuro mejor.

 

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Un comentario

  1. Eunice Camargo Palencia

    Este mensaje ha impactado mi vida positivamente, ahora entiendo muchas cosas y lo importante que es mantener una comunicación constante con nuestro padre celestial el cual por medio de su Espíritu Santo nos da el discernimiento, la clave es la sujeción y orar constantemente por los lideres

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

261 Compartir
Comparte252
WhatsApp
Tweet
+18
Pin1
Email