¿Cuánto Ha Dejado de Avanzar por Perder El Enfoque?

¿Cuánto ha dejado de avanzar por perder el enfoque?

Muchos seres humanos tendemos a empezar cosas y no terminarlas, dejamos trunca nuestra carrera profesional, plantamos la mitad de las plantas en el jardín, solo pintamos la mitad de la fachada de la casa, nos propusimos como meta hacer ejercicio todo el año y solo lo hicimos una semana, etc.

Es algo muy frecuente, como si se tratara no de terminar sino de dejar las cosas a medias, perdemos de vista nuestros propósitos finales y muchas veces es porque somos irresponsables o como se dice aquí en México somos dejados.

En esos casos en los que dejamos pendientes las cosas por qué no tuvimos ganas o nos desanimamos, por supuesto que son criticadas y no solo eso sino que nosotros mismos podemos identificarlas y de ningún modo nos podemos justificar, por el contrario aceptamos que estamos mal.

Pero ¿qué pasa cuando dejamos un proyecto inconcluso por hacer alguna otra cosa que también valía la pena?, en estos casos tendemos a justificarnos y es más las personas a nuestro alrededor nos justifican también y nos alientan diciendo: “bueno no terminaste tu casa, pero mira te compraste un auto” o comentarios por el estilo.

En el caso de propósitos en el ámbito de servicio en la obra, podemos proponernos hacer 50 visitas al año a personas nuevas, no cumplir el propósito y argumentar que en cambio visitamos a personas que se habían ausentado.

foco-biblia-vida-cristiana.jpg

PERDER EL ENFOQUE VIDA CRISTIANA

En fin hay ocasiones en las que se nos presentan oportunidades de hacer cosas buenas y por supuesto no debemos dejarlas pasar, pero eso no debe empañarnos el enfoque, debemos hacernos espacio en nuestros planes para poder aprovechar esas oportunidades pero no podemos permitir que echen abajo el cumplimiento de nuestros propósitos principales.

 El Señor Jesús nos enseño esto en más de una ocasión, el pudo haber permitido que en base a su fama lo hicieran rey pero no lo permitió, continuó con el enfoque a su propósito principal, hoy quiero mostrarle un versículo en el que el Señor de igual forma nos da ejemplo de no perder el enfoque aún cuando se nos presenten oportunidades de hacer cosas buenas.

Juan 4:43 “Dos días después, salió de allí y fue a Galilea.”

Este versículo se encuentra después de la historia del encuentro de Jesús con la Samaritana, él había salido de Judea con el fin de ir a Galilea, en el camino se encontró a la Samaritana y después ella trajo a otras personas para que conocieran a Jesús, estos le pidieron que se quedara con ellos, Jesús estuvo allí dos días y después partió a Galilea.

Jesús tuvo misericordia de ellos, quiso compartirles las buenas nuevas, pero no le impidió que continuara su camino, nosotros muchas veces nos encontrarnos en esa situación y bien podemos abandonar nuestro propósito principal, pero no deberíamos hacerlo y menos si ese propósito fue puesto por Dios.

Piense hermano en cuantos propósitos a dejado a un lado por hacer otras cosas buenas, cuanto ha dejado de avanzar por perder el enfoque, aun es tiempo de retomar el camino, no retrase más el cumplimiento de los sueños que Dios tiene con usted, quizá no han pasado dos días sino más pero todavía puede rectificar, continúe hermano, prosiga a la meta, no se canse.

Dios les bendiga.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Antonio Morales Anell

Líder de Varones, Responsable del Área Educativa y Relaciones Públicas en la Agrupación Religiosa Iglesias Cristianas de Restauración y Vida en México. En el último año he trabajado con mucha dedicación en la serie “Aprendiendo Buenas Características”, el cual a esta fecha consta de 170 devocionales relacionados precisamente con buenas características que como cristianos debemos aprender. Esposo de la Presbitera Isabel Cristina Hernández García.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

129 Compartir
Comparte118
WhatsApp
Tweet
+110
Pin1
Email