¿Qué Es Un Devocional Y Cómo Elaborarlo Correctamente?

¿Qué es Un Devocional Y Cómo Elaborarlo Correctamente?

Hoy les comentare del proceso que sigo para la elaboración de artículos que se publican bajo el nombre de Devocionales, debo decirles que dicha palabra como tal no aparece en el diccionario de la Real Academia Española, pero sabemos que es un derivado de la palabra devoción y uno de los significado de esta es:

 “Costumbre devota, y, en general, costumbre buena.”

 Y bueno ya que se menciona, la palabra devoto significa:

 “Dedicado con fervor a obras de piedad y religión.”

 En cuanto a la palabra religión el concepto que me gusta más es el siguiente:

 “Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido.”

Tomando en consideración este grupo de conceptos, podríamos definir la palabra Devocional como sigue, desde dos puntos de vista:

  1. Como acción, esto es cuando decimos “voy a hacer mi devocional” o “yo hago mi devocional cada mañana”: Acción que lleva a adquirir costumbres que propician actitudes y obras de piedad, misericordia, amor, además de un culto y honra debidos a Dios.
  2. Como adjetivo es decir cuando nos referimos en especial a un documento: Escrito que coadyuva a la reflexión con el propósito de adquirir costumbres que propician actitudes y obras de piedad, misericordia, amor, además de un culto y honra debidos a Dios.

Y es la segunda definición la que aplicaríamos a los artículos publicados, que por supuesto están enfocados e inspirados en las Sagradas Escrituras (Biblia), y que deberán tener una aplicación práctica de las mismas, de tal forma que cumplan con el propósito de influir en las costumbres y actitudes de los lectores.

que-es-un-devocional.jpg

¿Qué Es Un Devocional Y Cómo Hacerlo?

Estos escritos tienen su origen de al menos dos formas:

  1. Por inspiración espontánea, que puede ser cuando está realizando alguna actividad que le trae luz, con respecto al significado y aplicación de alguna porción de las Escrituras y entonces dicha actividad le da la pauta para contar una historia y concluir con la referencia bíblica, estos escritos digamos que son los más fáciles de realizar, porque realmente no llevan ningún tipo de proceso, solo surgen, el Señor nos lo regala sin esfuerzo.
  2. Por inspiración inducida, este tipo de devocionales de pronto se pueden hacer más complicados, debido a que en este caso se deben seguir regularmente los siguientes pasos:
  1. Oración de algunos minutos para pedirle al Señor su guía y su inspiración.
  2. Elección de una porción de las escrituras, puede ser utilizando cualquier método es decir al azar, de manera ordenada porque haya dedicado atención a algún libro de la Biblia, porque de algún modo el Señor lo lleve a esa porción, etc.
  3. Una vez que se ha elegido la porción, debemos hacer lo que decía un maestro de matemáticas que tuve en la universidad, destrozar el problema, es decir debemos desmenuzar en sus partes la porción, en esta parte es de suma importancia que tengamos a la mano diccionario tanto de significados, como alguno especializado es decir bíblico, también es bueno tener varias versiones de la Biblia y el diccionario Strong de significado de vocablos griegos y hebreos, esta es la parte que requiere de mayor inversión de tiempo.
  4. Lluvia de ideas en las que sin duda encontraremos mucho más de un camino a seguir para la aplicación práctica y elegiremos uno.
  5. Una vez que escogemos la línea a seguir desarrollaremos la aplicación práctica, misma que puede ser a través de una historia sea de alguien más o de experiencias propias, esta última es la más útil, no debemos olvidar que la ministración siempre empezará en nosotros, la enseñanza la tiene el escritor primeramente.
  6. Por último revisaremos el escrito, tanto ortográfica como gramaticalmente, pero también buscando cualquier tipo de idea que pueda guiar a blasfemar en contra de Dios, esto es muy importante porque recordemos que nuestro escrito lo leerán muchas personas y algunas simplemente lo darán por cierto.

En la escritura de artículos devocionales, debemos tomar en cuenta buscar incansablemente la inspiración y la guía de Dios, no podemos escribir a la ligera, debemos en todo tiempo reflejar los frutos del Espíritu porque la tendencia natural del hombre es a juzgar, a ver la paja en el ojo ajeno, por tanto si es necesario debemos forzarnos a aplicar los frutos, la misericordia y la empatía, recordemos:

Gálatas 5:22-23 “22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Gálatas 6:1-5 “1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. 4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro; 5 porque cada uno llevará su propia carga.”

Dios le bendiga.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Antonio Morales Anell

Líder de Varones, Responsable del Área Educativa y Relaciones Públicas en la Agrupación Religiosa Iglesias Cristianas de Restauración y Vida en México. En el último año he trabajado con mucha dedicación en la serie “Aprendiendo Buenas Características”, el cual a esta fecha consta de 170 devocionales relacionados precisamente con buenas características que como cristianos debemos aprender. Esposo de la Presbitera Isabel Cristina Hernández García.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

331 Compartir
Comparte322
WhatsApp
Tweet
+17
Pin2
Email