3 Maneras Que El Enemigo Usa Para Que Los Cristianos Caigan

3 Maneras Que El Enemigo Usa Para Que Los Cristianos Caigan

Amado pastor nuestro desánimo puede abrir la puerta para que satanás el adversario venga a matar, hurtar y destruir.

No es habitual que un ladrón envié una carta para hacer una cita con el dueño de una casa antes de robar. Parte del arte del genio maligno es llegar cuando menos se espera. Como cristianos, a menudo vivimos nuestras vidas sin darnos cuenta de que el enemigo se esfuerza para destruirnos cada día.

En el Nuevo Testamento, el ladrón es una figura de lo inesperado.“Si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora iba a venir el ladrón, estaría en vela.”(Mateo 24:43). Estamos viviendo en un mundo en el que el mal no toma un respiro y donde la vida exige una vigilancia que no ofrece vacaciones.

¿Hay momentos en los que somos más susceptibles a la tentación? Si. ¿Existe alguna circunstancia o estados de ánimo que nos cogen por sorpresa y nos hacen presa fácil de Satanásí Ciertamente, pero nosotros no tenemos que ser ignorantes de sus maquinaciones. Aquí están algunas estrategias que el enemigo usa para hacernos caer.

biblia maneras satanas cristianos caer caigan.jpg

3 Tácticas Del Enemigo Contra Nosotros

 1) El Cansancio

Esaú es un buen ejemplo de un hombre que fue llevado inconscientemente porque estaba cansado. Después de que él había estado cazando en la naturaleza, él volvió a casa con pies cansados y hambriento de encontrar Jacob para que le preparara una comida. El dulce olor del guiso estimuló su paladar, a tal punto que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para comerlo.

Luego descubrió que su hermano le daría de comer si él le dará su primogenitura. En un momento de debilidad física, Esaú vendió su herencia por una comida (ver Génesis 25: 29-34).

Es fácil que sintamos lástima por nosotros mismos después de trabajar duro todo el día. Las presiones de trabajo nos pueden llevar a buscar la satisfacción inmediata en las cosas, las personas y hasta la comida. Esaú quería recobrar lo que había dado, pero ya era demasiado tarde. El acto de un momento de descuido no pudo ser revertido.

Nosotros no somos diferentes de Esaú. A veces nos rendimos al cansancio por un momento de ingenuidad inusual y perdemos las bendiciones de Dios.

2) La Felicidad

La tentación puede venir en medio de los momentos más agradables. El rey Herodes es un ejemplo perfecto de alguien atrapado en esta trampa. Durante la noche de su fiesta de cumpleaños en el palacio, Herodes se hizo susceptible a la seducción de una bailarina. Estaba disfrutando del placer embriagador del momento, pero en esa hora de felicidad peligrosa el le hizo una oferta extravagante: “Lo que tu me pidas, yo le daré, hasta la mitad de mi reino” (Marcos 6:23).

Sus defensas estaban bajas, y su entusiasmo confundió su juicio. Cuando la chica pidió la cabeza de Juan el Bautista, el rey se entristeció por que había hecho una oferta tan impetuosa. Su delirio cambio a remordimiento y reproche. Juan el Bautista murió en el altar de la felicidad sin vigilancia.

3) El Desánimo

Cuando Pedro se desanimó, el tentador se acercó. Como las personas se reunieron al rededor del fuego encendido después de la prisión de Jesús, Pedro estaba siendo acechado por el mal. Pero cuando fue confrontado sobre el conocer a Jesús, negó a Cristo tres veces (ver Marcos 14: 69-72).

Es importante reconocer el momento en el cual actuamos fuera de lugar, o decimos o hacemos algo completamente diferente de nuestra conducta regular. Por que son en esos instantes que sucumbimos a las presiones del momento y damos más de lo que podemos recuperar.

Es peligroso para nosotros alimentar momentos de tristeza porque en estos momentos bajamos la guardia. Nuestra desánimo puede abrir el camino para que el satanás venga a matar, hurtar y destruir.

El Cansancio de Esaú, la felicidad de Herodes y la desanimo de Pedro son buenos ejemplos de preludios patéticos a la tentación que nos llevan a pecar y a perder la bendición de Dios, por esta razón debemos de estar alertas al plan del enemigo para destruirlo.

Que Dios bendiga tu día con discernimiento sobre tus estados de animo, y que te de victoria en el creer.

Mil Bendiciones!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

4 comentarios

  1. Yo agregaría el Ocio. David no fue a la batalla donde el debía estar y por estar de ocioso comenzó a desear a Betsabe. Es el los momentos de ocio que seguramente caemos en tentaciones como ver cosas que no debemos ver, ir a lugares donde no debemos ir y quizá hasta compartir tiempo con quien no debemos compartir. El Ocio es un aliado del enemigo

    • Ana Paula, si el realmente no tenía nada que hacer podriamos llamarla de ocio, pero es posible haber sido depresión, cansancio, tristeza o falta de proposito. Pero de igual forma es valida tu apreciación. Mil bendiciones y gracias por compartir y comentar.

  2. El nombre del salvador del mundo no es Jesús es yahshuah el nació en israel el no es griego como Jesús por yahshua seremos perseguidos no x Jesús hay muchos Jesús por yahshuah se doblara toda rodilla ustedes hacen cosas bonitas pero tienen q invesstigar mas las escrituras shalom

    • Gladyz, creo que estás enrredada en tus “conceptos”

      La palabra griega para Jesús, es, “Ie?sous”, (ee-ay-sooce’). Cuando “Ie?sous” fue traducido al español, se convirtió en Jesús, el término que usamos en el español hoy día. Algunos dicen que si no pronunciamos el nombre de Jesús en forma apropiada, ya sea Yeshua y/o Ie?sous, estamos en pecado y sirviendo a un dios falso, pero esta acusación no se puede tomar de las Escrituras. Pero no es la pronunciación de una palabra la que nos hace o no cristianos. Es el recibir por fe al Mesías, Dios en carne, lo que nos hace cristianos. De igual manera, ¿debemos decir “theos” cuando queremos decir “Dios”, debido a que esa es la manera como se pronuncia Dios en griego? ¿O qué decir cuando llamamos “Salvador” a Jesús como se encuentra en Filipenses 3:20: “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;”? ¿Debemos pronunciar la palabra en griego (“so?te?r”, [so-tare’]), o es correcto usar la palabra en español, “salvador”?

      Todo el Nuevo Testamento fue escrito en griego y la palabra Jesús es la palabra usada en la traducción al español. No es la palabra hebrea (????????,) “Yeshua”. Es así de simple. Jesús, es adecuadamente llamado Jesús:

      “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mt 1:21).
      Hechos 4:10-12: “sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. 11 Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. 12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”

      Pd. Algunos caracteres griegos y hebreos no se muestran correctamente.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

313 Compartir
Comparte291
WhatsApp
Tweet
+120
Pin2
Email