En El Testamento De Dios: El Beneficiario Eres Tu

En El Testamento De Dios: El Beneficiario Eres Tu

“MENSAJE QUE TIENE PODER PARA…DAROS HERENCIA” (Hechos 20:32 CST)

Linda Knox rondaba los ochenta cuando murió por malnutrición en su apartamento de Chicago. Parece ser que había perdido la vista y se le había debilitado la mente. Entre sus pertenencias encontraron el equivalente a unos $130.000 en cheques no cobrados, $141.000 en obras de arte, $300.000 en joyas y $39.000 en antigüedades. Tenía un patrimonio total de un valor de más de 614.000 dolares y aun así murió sola y pobre. Y lo que es peor, había redactado un testamento en el que dejaba todo a sus amigos y familiares, pero nunca lo formalizó legalmente y nunca se ejecutó, así que los beneficiarios no sabían que tenían derecho a la herencia. De esto sacamos una conclusión. Cuando Cristo murió y volvió al cielo, dejó un testamento. ¡Y tú eres uno de los beneficiarios!

Dirás: ‘¿Pero de dónde saco una copia?’ ¡De su Palabra! Eres un “[heredero] de Dios y [coheredero] con Cristo” (Romanos 8:17). Una vez que haces tuya esa verdad, cambiará totalmente tu manera de leer la Biblia. En lugar de pasar horas y horas viendo la televisión o navegando por Internet, comenzarás a meditar “de día y de noche” en las Escrituras. La consecuencia será que “todo te saldrá bien” (Josué 1:8; Salmos 1:2-3). Ahora puedes entender por qué David dijo: “Me regocijaré en tus mandamientos, los cuales he amado… Mejor me es la ley de Tu boca que millares de oro y plata” (Salmos 119:47, 72). Pedro escribió: “Dios, por Su poder, nos ha concedido todo lo que necesitábamos para la vida… Nos ha dado Sus promesas, que son muy grandes y de mucho valor, para que por ellas [lleguéis] a tener parte en la naturaleza de Dios” (2 Pedro 1:3-4 DHH). ¿Qué más se podría pedir?

el-testamento-de-Dios

Testamento de Dios Y Sus Beneficiarios

En las últimas voluntades y el testamento de alguien ves lo que heredas. En el Antiguo Testamento, los beneficios eran muchos, pero las condiciones eran demasiado estrictas. Por eso, Dios nos dio un Nuevo Testamento. Sin embargo, en lugar de leyes que son prácticamente imposibles de cumplir, este “testamento” parte de la gracia, es decir, del favor que no mereces, que no puedes obtener por ti mismo y que no tienes qué ganarte a base de esfuerzos porque es gratuito. Y cuando descubras que tu nombre está escrito en su “testamento”, leer la Biblia te será una auténtica fuente de felicidad. Empezarás a preguntarte: ‘¿Qué tendrá Dios en Su voluntad para mí? ¿Cuál es la herencia a la que tengo derecho?’

Te darás cuenta de que tu salvación, por muy gloriosa que sea, no es más que el principio. De repente, la idea de estudiar las Escrituras, de mantenerte firme en ellas y declararlas en cada situación ya no es para ti una obligación, sino un deleite. Cuando ores según las Escrituras, será como ir al banco del cielo y decir: ‘Este cheque está a mi nombre, lo ha emitido y endosado Cristo y me gustaría cobrarlo’. Tienes dos alternativas: Vivir una vida cristiana pobre y morir sin haber accedido a tu cuenta bancaria por no haber descubierto la herencia y los beneficios que Dios tenía en Su voluntad, o bien orar así: ‘Padre, Cristo me menciona en Su testamento declarando que todas mis necesidades se saciarán, que mis pasos recibirán dirección, que seré sanado de mis enfermedades y que no tendré por qué temer a satanás porque “Tú me diste poder sobre él”‘ (Lucas 10:19). ¿Ahora entiendes por qué satanás no quiere que leas la Biblia?

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

238 Shares
Share228
WhatsApp
Tweet
+19
Pin1
Share