Los Gorriones Y La Biblia, ¿Que Tipo de Gorrión Eres?

Los Gorriones Y La Biblia, ¿Que Tipo de Gorrión Eres?

“…NO TENGÁIS MIEDO; VOSOTROS VALÉIS MÁS QUE MUCHOS GORRIONES” (Lucas 12:7 CST)

Al darnos lecciones de vida, Jesús usó a los gorriones para ilustrar algunas de sus enseñanzas. Vamos a ver en estos textos Bíblicos y analizar ciertos rasgos.

Un gorrión sin valor.

“¿No se venden cinco gorriones por dos moneditas? Sin embargo, Dios no se olvida de ninguno de ellos… No tengáis miedo; vosotros valéis más que muchos gorriones” (Lucas 12:6-7 CST). En la época de Jesús no se vendían hamburguesas, pero sí gorriones metidos en un palo y asados. Se compraban dos por una moneda de cobre, pero te daban cinco por dos monedas; el vendedor te regalaba el quinto pajarito. Eso indica que valían muy poco. ¿Qué está queriendo enseñar Jesús? ¡Que eres de gran valor a los ojos de Dios! ¿Estás convencido de que si te ausentaras nadie te echaría de menos, de que tu vida no tiene ningún valor? Te sorprendería saber cuánta gente, aun en posiciones de poder y fama, se debate con un complejo de inferioridad y un sentimiento de ineptitud.

Cuando Dios llamó a Jeremías para ser profeta, éste le dijo a Dios que tenía temor de la gente. Por lo que el Señor le animó: “No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte…” (Jeremías 1:8). Cuando sientes que no vales mucho, crees que todos se sienten igual, por lo tanto te acercas a ellos con temor, o con agresividad y resentimiento. ¿Cuál es la solución? ¡Recordar que eres de gran valor a los ojos de Dios! En Su amor no hay rechazo, sólo aceptación total. Tienes un amigo en las altas esferas, y buenas conexiones. Jesús dijo: “…Os he llamado amigos…” (Juan 15:15). ¿Vas a ser aceptado por todo el mundo? No, pero cuando fundamentas tu valía en el amor y la aceptación de Dios, eres libre para disfrutar de la vida.

“SOY… COMO UN PÁJARO SOLITARIO SOBRE EL TEJADO…” (Salmo 102:6-7)

Un gorrión solitario.

Escribió el salmista: “Soy… como un pájaro solitario sobre el tejado…” (Salmo 102:6-7). ¿Ha sido destruido tu nido en una tormenta? ¿Has perdido a tu compañero? Jesús lo comprende. Sus discípulos no llegaron a “captar” quién era de verdad; discutían acerca de quién era el más importante y no fueron capaces de orar con Él en su hora más amarga. En la cruz, Jesús clamó: “…Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46). Nos hace sonreír la historia de una chica soltera que colgó un par de pantalones en los postes de su cama y le escribió una carta a Dios en la que decía: “Padre celestial, ayúdame si puedes. He colgado unos pantalones aquí, por favor llénalos con un hombre”. En serio, la soledad puede ser devastadora y afectar tu autoestima. Los jóvenes se preguntan si algún día encontrarán a la persona adecuada para casarse. Los mayores temen acabar la vida solos.

El Dios que sabía que de algún modo que Adán estaba incompleto, no sólo creó a Eva, sino que los presentó el uno al otro y los puso juntos. Y Él puede hacer lo mismo contigo. Si eres viudo, divorciado o soltero y te gustaría encontrar una buena pareja, no te angusties. Dios dice: “Yo sé dónde moras…” (Apocalipsis 2:13 LBLA). Dios conoce tu nombre, dirección y todo dato de tu vida. Y lo que es más importante, ¡se interesa por ti! Un pensamiento final: a veces la soledad no es la ausencia de afecto, sino de dirección; no es la ausencia de amistades sino de propósito. Empieza a acercarte a otros, busca un área de necesidad que nadie esté cumpliendo, dedícate de lleno a ello y verás cómo las cosas también mejoran para ti.

“…EL GORRIÓN HALLA CASA CERCA DE TUS ALTARES…” (Salmo 84:3 NVI)

Un gorrión perdido.

La serie de televisión Perdidos trataba de un accidente de avión en una isla remota, y cómo los supervivientes volvían a rehacer sus vidas en medio de los restos. El secreto del éxito de la serie se debe a que todos nos podemos identificar de alguna manera con ellos. Hemos perdido matrimonios, negocios, casas, autoestima, seguridad y muchas otras cosas. Pero Jesús “vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10). A diferencia de nosotros, Jesús no veía a las personas como “buenas” o “malas” sino como “perdidas”. Sabía que habían perdido el norte, sus valores, sus relaciones, la capacidad de enfrentarse a las dificultades, la fe, y en algunos casos hasta las ganas de vivir. Jesús los buscó a todos: a la mujer del pozo que se había divorciado cinco veces y estaba cohabitando con su novio; al paralítico en quien nadie se fijaba y que llevaba más de 38 años acudiendo al estanque de Betesda; a María que lloró ante la tumba de la persona a quien más amaba.

Si estás perdido hoy, puedes tener una audiencia personal con el Señor. “Aun el gorrión halla casa… donde poner sus polluelos, cerca de tus altares, Señor de los ejércitos, Rey mío y Dios mío. ¡Bienaventurados los que habitan en tu Casa; perpetuamente te alabarán!” (Salmo 84:3-4). En este día puedes “volver a casa” con Dios. Puedes volver a construir tu nido y levantar a tu familia arropado por Su protección. Puedes sentirte seguro en Él. Conforme te postras en adoración, Él te levantará y te hará sentir valorado. Él te va a liberar del temor al rechazo y a la soledad. No es posible esconderse de Dios, pero sí puedes esconderte en Él.

biblia-gorriones-Jesus-pajaritos

La Biblia Y Los Gorriones

“…NI UNO DE ELLOS CAE A TIERRA SIN EL PERMISO DE VUESTRO PADRE” (Mateo 10:29)

Un gorrión caído.

Jesús dijo: “¿No se venden dos [gorriones] por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin el permiso de vuestro Padre” (Mateo 10:29). Buenas noticias: Dios sabe cuándo caes, y quiere levantarte. A lo mejor estabas en lo álgido de tu carrera y te equivocaste en algo. O lo que te tumbó fue una lucha interna con un secreto o vicio que no podías compartir con nadie. O alguien muy querido te decepcionó y ha quebrado tu confianza. Por todo ello, tienes temor de volver a empezar, temor de que no vas a poder sobreponerte al pasado ni recuperarte para llevar a cabo tu destino. Dios te sigue amando, no importa las veces que hayas caído. ¿Has sido atacado en un área determinada de tu vida y sigues fallando en ese ámbito? ¿Te has preguntado: ‘¿Por qué tengo que batallar con esto?’

Escucha lo siguiente: en esa batalla no está en juego tu pasado sino tu futuro; por eso estás en el punto de mira. Y el Dios que dio una segunda oportunidad a Pedro y a Jonás, hará que resurjas de las cenizas del fracaso para reconstruir tu vida y convertirla en algo hermoso. Dios te vio cuando caíste, por eso no trates de esconderte de Él. Como el pastor que fue en búsqueda de la oveja perdida, Dios te está buscando hoy; no para condenarte, sino para restaurarte. La exaltación de uno mismo conduce al orgullo, algo que Dios detesta. Pero el desprecio de uno mismo conduce a la parálisis emocional. No hay más que un pecado imperdonable (Marcos 3:22-30, Mateo 12:31-32). Así pues, puedes ir a Dios con seguridad, sabiendo que te dará un nuevo comienzo. Y Él te concederá las fuerzas para que consigas lo que emprendas.

“…VUESTRO PADRE CELESTIAL [LOS] ALIMENTA…” (Mateo 6:26)

Un gorrión necesitado.

Jesús dijo: “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos. Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe?… Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:26-33 LBLA)

Si necesitas promesas bíblicas en las que afirmarte, aquí tienes: “Temed al Señor, vosotros sus santos, pues nada falta a los que le temen” (Salmo 34:9). “Bienaventurado el hombre que teme al Señor, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita. Bienes y riquezas hay en su casa… No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en el Señor” (Salmo 112:1-7). Dios dejó constancia escrita de esas promesas en la Biblia para que las puedas leer una y otra vez, y al meditar en ellas, te sobrepongas a la preocupación y vivas la vida con alegría y confianza en Él.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. Margarita Alvarez

    claro que DIOS ME HA DADO UN VALOR ESPECIAL

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

284 Compartir
Comparte270
WhatsApp
Tweet
+113
Pin1
Email