Bebé Bautizado (Bautismo) o Niño Dedicado (Presentación)

Bautismo de Bebés o Dedicación De bebés

¿Qué dice la Biblia del bautismo y la presentación de recién nacidos?

Tener un bebé recién nacido es una experiencia que nos cambia la vida. Ese bebé será un alma viviente por siempre. Por lo tanto es una responsabilidad increíble ser mamá y papá en la preparación de guiar a ese niño en esta vida para la venidera.

Tener un bebé parece acercar más a las personas a Dios, al menos por un momento. Una sensación de asombro y maravilla que no puede ser descrito y con ella con frecuencia acompaña a los padres la preocupación por lo que es mejor para el niño. También se mezcla un sin número de emociones como el temor de Dios y la preocupación de que el niño este bien con Dios y dispuesto a encontrarse con él. Muchas religiones ofrecen a los padres un “bautismo” para el bebé como una práctica que se cree lava el pecado original y hace que el bebé sea parte de la familia de Dios. Esto alivia rápido el temor de los padres.

Otras religiones no “bautizan” bebés, pero existen servicios de dedicación de niños para los padres ofrecer públicamente al niño a  Dios, con el compromiso de los padres de educar al niño a conocer al Señor en cuanto el niño tenga la edad suficiente para tomar esa decisión por el mismo.

Debido a que el “bautismo” del bebé y la dedicación del bebé son diferentes, y las religiones son diferentes, este problema puede llegar a ser una carga emocional fuerte y divisiva entre miembros de la familia de diferentes religiones. A menudo es imposible conciliar lo que los padres quieren y los suegros quieren. Es casi seguro que los unos y los otros se sientan ofendidos si su camino no se sigue. Sabiendo esto volvamos a la Biblia, la propia Santa Palabra de Dios, y veamos lo que dice acerca de este tema.

I. David Siete Días de Ayuno Por su bebé que muere y va al lado de Dios.

II Samuel 12: 16-23, “David rogó a Dios por el niño y se negaba a comer o beber. Se fue a su casa y por las noches se quedaba allí tirado en el suelo. 17 Los ancianos líderes de la familia de David iban a verlo y trataban de levantarlo, pero él se negaba a levantarse y a comer con ellos. 18 Cuando el niño murió al séptimo día, los siervos de David tenían miedo de darle la noticia porque pensaban que se podría hacer algún daño a sí mismo al recibir la noticia, ya que no los había escuchado cuando el niño aún vivía. 19 Pero al ver David que sus siervos murmuraban, comprendió que el niño había muerto. Así que les preguntó a sus siervos:

—¿Ha muerto el niño?

Los siervos contestaron:

—Sí, ya ha muerto.

20 Entonces David se levantó, se bañó y se cambió de ropa. Luego fue a la casa del SEÑOR para adorar. Después regresó a su casa y les pidió a sus siervos algo de comer. 21 Los siervos le preguntaron:

—¿Por qué actúa así? Cuando el niño estaba vivo, usted se negaba a comer y lloraba, pero ahora que murió se levanta y pide de comer. 22 David les respondió:

—Cuando el niño estaba vivo, ayuné y lloré porque pensé: “¿Quién sabe? Tal vez el SEÑOR se compadezca de mí y deje vivir al niño”. 23 Pero ahora el niño murió. ¿Para qué ayunar? ¿Puedo acaso devolverle la vida? Algún día iré adonde él está, pero él no puede volver a mí.”.

David sabía que iba a ir a estar al lado de su bebé algún día y David habló con confianza de sí mismo estar en el cielo algún día a causa de su fe en el Señor. Salmos 23: 6: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida: y moraré en la casa del Señor para siempre.”

Nada especial fue hecho para su bebé. Sin bautismo. No hubo dedicación. Mucho menos servicio religioso. Sin embargo, David tenía la confianza de que estaría con el niño en el cielo algún día. Tenía tanta paz sobre que se baño y comió una gran cena en lugar de llorar o llorar. ¿Extraña reacción? No, sólo las acciones de un hombre que conocía a Dios. ¿Tienes mamá o papá esa fe?

II. Una edad de responsabilidad.

Deuteronomio 1:39, “Y vuestros niños, de los cuales dijisteis que servirían de botín, y vuestros hijos que no saben hoy lo bueno ni lo malo, ellos entrarán allá, y a ellos la daré, y ellos la heredarán”.

Hay un corto período de tiempo cuando un niño no tiene conocimiento entre el bien y el mal. No pueden todavía seguir esta declaración “oigan con los oídos, y … con el corazón entiendan, y se conviertan … …” Mateo 13:15.

Cada niño nace pecador por naturaleza. Romanos 5:12, “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron:

Todos los niños con el tiempo se convierten en pecadores por elección. La naturaleza humana se inclina hacia el pecado y el mal. No necesitamos enseñar a nuestros hijos a hacer el mal. Lo harán por la naturaleza. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a hacer el bien. Tan pronto como tengan la edad suficiente, tenemos que enseñarles cómo ser salvos. Dios Padre quiere que cada niño obtenga la vida eterna que está en Cristo con Él. ¡Incluso el tuyo! Es su voluntad. Mateo 18:14, “Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños”.

Ese niño necesita ser instruido en el evangelio cuando él/ella tenga la edad suficiente. He visto niños a partir de cuatro, cinco y seis venir bajo la convicción de pecado y de su necesidad de un Salvador. Han aceptado a Jesucristo y lo aceptaron como su salvador por la fe en su corazón. Un bebé no puede hacer eso, pero algunos niños pueden en cualquier temprana edad. Cuando ellos puedan tomar decisiones por sí mismos entonces serán responsables de sus acciones. Los padres deben enseñar a sus hijos el simple plan de salvación de Dios como principio de vida lo más pronto posible.

III. El bautismo bíblico es para los creyentes no para bebés.

Echemos un vistazo a una de las trece historias diferentes de bautismo en la Biblia que se registran para nosotros. Estas historias se encuentran en Hechos 8: 29-38 “Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca. En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida.Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó”.

Fueron adultos las personas bautizadas en la Biblia. No hay una historia única en toda la Escritura de un bebé que haya sido bautizado.

La persona que fueron bautizadas eran creyentes primero. Por su propia voluntad, recibieron a Jesucristo como su salvador personal.

La palabra bautismo significa “inmersión, sumergir, inmerso.” Esto no significa que “verter, esparcir o rociar”.

El primer caso registrado de “bautismo de infantes” se produjo cuando el emperador romano Valentino insistió en que su hijo moribundo sea “bautizado” – en el año 370 AD. La iglesia acepto sobre sus temores y bautizó al bebé. Iglesias hoy siguen ese temor de los padres y “bautizan” a los bebés.

Esto no es bíblico. El modo de “aspersión” no fue decretado hasta 1311 DC por el Concilio de Ravenna. Ellos no tenían derecho a cambiar las Escrituras.

En esta historia anterior (Hechos 8: 29-38) “descendieron ambos a las aguas”. ¿Quien? Dos adultos.

IV. La Dedicación Del bebé esta registrada en las Escrituras.

Lucas 2:21-22: “Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido.Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor”.

María presentó a Jesús, su hijo primogénito al Señor en Jerusalén. Jesús no fue bautizado hasta que él tuvo 30 años, pero fue presentado cuando tenía 8 días de nacido.

Ana, la madre de Samuel dedicó su hijo al Señor en la siguiente historia:

I Samuel 1:24-28, “Después que lo hubo destetado, lo llevó consigo, con tres becerros, un efa de harina, y una vasija de vino, y lo trajo a la casa de Jehová en Silo; y el niño era pequeño.Y matando el becerro, trajeron el niño a Elí. Y ella dijo: !!Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová”.

Todos los padres deben darse cuenta de que los hijos son una herencia del Señor. Son una recompensa de Dios. Salmos 127:3: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre”.

Podría ser conveniente, pero no necesario que un padre “oficialmente” dedique su hijo al Señor en un servicio público. Esto es entre los padres y Dios.

Yo recomendaría que los padres lleven a sus hijos a la escuela dominical y la iglesia una vez por semana. No los envíe, llévelos. También recomiendo que se esfuercen por tener un hogar cristiano, donde cada uno de los padres sea un verdadero ejemplo de discípulo de Jesucristo, un amante de la Biblia y un hombre o una mujer de oración. Ningún líder religioso o denominación religiosa o sacramento puede hacer que su niño este bien con Dios. Sólo la fe en Jesucristo puede salvarlos cuando tengan la edad suficiente.

Los padres no deben temer por el niño, pero sí por si mismos en vivir dando buen ejemplo y testimonio ante sus hijos mientras están creciendo de esta manera el niño no se apartará por la hipocresía de algunos.

Padres y madres – ¡Enfrenten su responsabilidad! Efesios 6:4, “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos: sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Espero y oro a Dios que este pequeño escrito haya sido de luz para algunos hermanos.

¡Bendiciones!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

701 Compartir
Comparte694
WhatsApp
Tweet
+17
Pin
Email