Aprende a Contentarte Según La Biblia

Aprende a Contentarte Según La Biblia

“…HE APRENDIDO A CONTENTARME…” (Filipenses 4:11b)

Como término medio, nos “bombardean” con aproximadamente trescientos anuncios de publicidad al día, prometiéndonos de todo, desde dientes más blancos hasta coches más rápidos. Es una industria de muchos billones, diseñada para hacernos desear lo que nos quieren vender. Pero hay todo un motivo muy sutil que, en una palabra, se puede describir como una insatisfacción que nos carcome, creando un deseo de obtener más cantidad de cosas, más grandes y mejores. La Biblia dice: “…nada hemos traído a este mundo y… nada podremos sacar. …teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos” (1 Timoteo 6:7-8).

Parece bastante sencillo: comida, ropa y un lugar para dormir. Pero esto no confirma cómo debemos vivir. Cuando le preguntaron a Rockefeller: ¿Cuánto se precisa para satisfacer a alguien? Con una perspicacia excepcional, él le contestó: Un poco más de lo que tiene ahora.

Entonces, ¿significa estar siempre satisfecho no fijar metas o apuntar más alto? ¿Supone eso que no puedo disfrutar de cosas agradables? No, eso quiere decir que todas esas cosas gratas no “te posean”. Aprender a estar contento todo el tiempo es un proceso. Es por eso que Pablo dijo: “…he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente y sé tener abundancia… estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad” (Filipenses 4:11-12). Él llegó a dominar el “arte” de disfrutar de todo lo que se presentara en el camino por haber aprendido a decir: “Esto no es necesario; puedo vivir sin ello”. A Pablo, que dijo a Timoteo que siguiera su ejemplo, le hubiera gustado tanto los filetes de ternera como una lata de sardinas, unas “vacaciones en el Caribe” como vivir bajo un puente, un carruaje cubierto de oro, adornado de diamantes y con cojines de terciopelo como un burro sucio y además, cojo. Su enfoque “daba en el clavo”. Para él, las cosas terrenales eran secundarias. ¡Y para ti lo debería ser también!

“…AL RICO NO LE DEJA DORMIR LA ABUNDANCIA” (Eclesiastés 5:12b)

En una revista reciente, Jane Hammerslough contaba que su familia se mudó a una casa de alquiler escasamente amueblada mientras la suya estaba siendo renovada. En vez de echar de menos lo que habían dejado atrás, para su sorpresa, todos se sintieron liberados. Al volver a casa, se quedaron perplejos por el tremendo montón de cosas que habían almacenado, y empezaron a regalar muchos objetos. Ella concluyó: “Cuando “suficiente” significa “constantemente un poco más”, no tienes hueco para las cosas realmente importantes de la vida”. El mensaje no es nuevo; Salomón ya dijo: “…al rico no le deja dormir la abundancia” (Eclesiastés 5:12b).

Pero el estar libre de ansiedad significa mucho más que tener armarios ordenados. Es una firme convicción de que lo que sí tienes es un regalo de Dios (lee Eclesiastés 5:19) y que su propósito es que lo compartas con los demás. El contentamiento simplemente te libera para disfrutar de lo que Él te ha proporcionado. Así que, con esto en mente, no pierdas la vista de los siguientes principios: compra las cosas para su utilidad y no por su estatus. Ten cuidado con cualquier cosa que te pudiera producir adicción. Acostúmbrate a regalar cosas. No te dejes “atrapar” por los anuncios y su atractivo. Aprende a disfrutar de las cosas, sin necesidad de poseerlas o ser poseído por ellas. Ten cuidado con los anuncios “Compre ahora y pague más tarde”. Apártate de cualquier cosa que te impide poner al Señor en primer lugar en tu vida. Él dice que te dará todo lo que necesites, si buscas “…primeramente el reino de Dios y su justicia…” Mateo 6:33. Cuando tu satisfacción está basada en el estatus o en los bienes, puede ser quitada en un instante. ¡Pero cuando lo está en tu relación con Jesús, ¡nada, absolutamente nada te la podrá robar!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

334 Compartir
Comparte313
WhatsApp
Tweet
+119
Pin2
Email