Hasta Ahora Estoy Bien

Hasta ahora estoy bien

“…SOMOS TRANSFORMADOS… EN SU MISMA IMAGEN, POR LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU…” (2 Corintios 3:18b)

¿Te estás esforzando para parecerte más a Jesús pero algunos días da la impresión que das dos pasos hacia adelante y tres para atrás? Crecer espiritualmente no es fácil; es por eso que Pablo nos animó a que no “…nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gálatas 6:9). No te das cuenta de que has crecido físicamente hasta que te ves en una foto vieja; es entonces cuando notas que has cambiado. Y lo mismo se puede decir en cuanto al crecimiento espiritual; es difícil evaluar hasta dónde has llegado si no miras atrás y ves dónde estabas antes de que Jesús te salvara y diera la vuelta a tu vida. La Biblia dice: “…somos transformados… en su misma imagen, por la acción del Espíritu…” (2 Corintios 3:18b). Sin embargo, crecer conlleva dolores de crecimiento…

Un día, un obrero se resbaló y cayó desde un andamio a cuarenta pisos de altura. Cayendo en picado y pasando por la planta veinte, una mujer que le vio desde su oficina le gritó: “¿Cómo está usted?”, a lo que el hombre respondió: “Hasta ahora estoy bien”. No olvides nunca que estás involucrado en un viaje espiritual, que vas progresando y que el diablo siempre buscará formas de recordarte lo mucho que todavía te falta por andar. ¡No le escuches! Jesús dijo: “…no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso…” (Juan 8:44b – La Biblia de las Américas). Si te desilusionas y te rindes, Satanás gana. Pablo dijo: “…derribando argumentos…, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo…” (2 Corintios 10:5). Aprende a vivir por encima de tus sentimientos y a escarbar hasta lo más profundo de tu ser, donde habita el Espíritu de Dios. Y, ¡anímate! No siempre vas a sentirte motivado pero cada día vas madurando y creciendo más firmemente en Cristo. De manera que, ¡no se te ocurra pensar en tirar la toalla!

“ANTES QUE TE FORMARA EN EL VIENTRE…, TE SANTIFICQUÉ…” (Jeremías 1:5)

Espiritualmente hablando, probablemente no has llegado tan lejos como te hubiera gustado, pero gracias a Dios, ¡todavía estás en el camino! Hubo un tiempo que fuiste un extraño en cuanto a la gracia de Dios, pero ahora perteneces a “…la familia de la fe” (lee Gálatas 6:10b). Pablo escribió: “…recibisteis la Palabra de Dios… no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la Palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes” (1 Timoteo 2:13b). ¿Lo has entendido? Mientras sigas creyendo que es así, la Palabra de Dios seguirá actuando en ti. Además, crecerás más rápido cuando dejes de ser tan duro contigo mismo; aprende a relajarte y empieza a vivir por lo que la Palabra de Dios dice acerca de ti y no por cómo te sientes.

La forma en la que te ves a ti mismo afecta a tu progreso espiritual. Mientras no alinees el concepto que tengas de tu propia persona con el que el Señor tiene de ti, revelado en su Palabra, seguirás viéndote inferior e indigno, y esto retardará tu crecimiento espiritual. Nadie te conoce como Dios lo hace, y a pesar de tus luchas y tropiezos, Él te ama y te acepta tal como eres. El Señor le dijo a Jeremías: “Antes que te formara…, te conocí, y… te santifiqué…” (Jeremías 1:5). Deja de preocuparte de ser rechazado por no “cumplir” a la perfección. El mundo actúa así, pero Dios no. Es más, si fueras tan perfecto como te gustaría ser, no necesitarías su gracia, ¿verdad? Como la cojera de Jacob (lee Génesis 32:22-32), a veces el Señor deja desperfectos en nosotros para recordarnos lo mucho que le necesitamos cada día. Así que, disfruta del momento en el que te encuentras ahora y no te compares con los demás. No te preocupes si ellos están más avanzados que tú, porque han pasado por los mismos sitios para poder llegar a donde se encuentran hoy.

“CUANDO YO ERA NIÑO…” (1 Corintios 13:11)

Un maestro de la Biblia muy conocido dijo: “Cuando acababa de nacer espiritualmente, intenté ser lo que me imaginaba que todos los creyentes eran; creía que habían logrado un nivel de santidad que yo no tenía. Admiraba a aquellos ‘héroes de la fe’, cuyos testimonios tan impresionantes llenaban el lugar de reunión como lo hace el vapor en una ducha. Ellos parecían tan cambiados, seguros y estables… Yo pensaba que el amor de Dios se repartía de acuerdo a una escala de méritos: si hoy hiciera las cosas bien, el Señor me querría, y si no, no lo haría. ¡Menuda ‘montaña rusa’!… No me daba cuenta de que todo lo que nace, debe crecer y desarrollarse hasta alcanzar la madurez. Esperaba una metamorfosis inmediata, poderosa y absoluta que me transformaría en alguien perfecto”. ¿Te sientes tú así también, creyendo que algo va mal dentro de ti y que por lo tanto no puedes dar la talla?

Pablo dijo: “Cuando yo era niño, hablaba como niño,…; pero cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño” (1 Corintios 13:11). Toda “…nueva criatura…” (2 Corintios 5:17b) empieza siendo un “niño” que necesita tiempo y entrenamiento para madurar. Los arreglos rápidos y una integridad creada por ti mismo te obligarán a intentar impresionar a los demás con un falso sentido de santidad. Eso causará que no seas honesto delante de Dios y te hará pensar que a tu edad espiritual deberías haber progresado más. ¿Te acuerdas que cuando eras pequeño/a y te ponías los zapatos con tacones altos de tu madre o las botas de tu padre? Por mucho que quisieras que te quedaran bien, ¡te sobraban por todos los lados! Eso no significaba que algo no andaba bien contigo, simplemente ponía de manifiesto que estabas exactamente donde debías estar dentro de la edad que tenías. Pues bien, lo mismo se aplica a tu caminar diario con el Señor. Es muy importante que le des tiempo a Él para que puedas madurar.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Un comentario

  1. Hermoso devocional, muchas gracias. DIOS les bendiga DevCristianos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

204 Compartir
Comparte189
WhatsApp
Tweet
+114
Pin1
Email