Anhelando El Cielo Según La Biblia

Anhelando El Cielo Según La Biblia

“…ANHELABAN UNA PATRIA MEJOR, ES DECIR, LA CELESTIAL…” (Hebreos 11:16NVI)

Mel Blanc fue la voz detrás de los personajes de dibujos animados de la Warner Brothers de las series Looney Tunes. Al final de cada episodio Porky Pig salía con la misma despedida: ‘¡Eso es todo, amigos!’ Mel Blanc murió hace unos 27 años. ¿Y sabes lo que su familia puso en su lápida? “¡Eso es todo, amigos!” Pero esto no es todo, como sabemos bien en el fondo de nuestro ser. La Biblia dice que Dios: “…ha puesto eternidad en el corazón del hombre…” (Eclesiastés 3:11). Es un anhelo que nunca desaparece. Por eso los egipcios construyeron las Pirámides y los griegos ponían una moneda de oro debajo de la lengua de los que fallecían, para que pudieran pagar al barquero que los haría cruzar el río Estigia.

Pero nuestro anhelo no es sólo una vida más larga, sobre todo si eso significa que va a ser más tiempo haciendo siempre lo mismo. En una ocasión, un instituto bíblico envió a sus alumnos puerta a puerta a hablar con la gente de temas espirituales. Dos de ellos llamaron a una puerta donde apareció una mamá de tres niños todo azarada, con la aspiradora en una mano y un niño llorando en la otra; además, se le estaba quemando la comida y el cuarto de estar estaba tan sucio y desordenado que hubiera podido considerarse como una “Zona de Siniestro”. ‘¿Está usted interesada en la vida eterna?’, le preguntaron. ‘Sinceramente, no creo que podría aguantarla’ dijo la madre. La verdad es que no queremos más de lo mismo. Queremos que los que está mal aquí esté bien allá, que se acabe el sufrimiento; queremos aire limpio, trabajos gratificantes, políticos honrados, conciencias limpias, belleza inagotable y el fin de la soledad y de las guerras. En otras palabras, queremos el Cielo. Y la gran noticia es que si Cristo es tu Salvador, ¡allí es donde irás cuando mueras!

Anhelando El Cielo Según La Biblia (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

ANHELABAN UNA PATRIA MEJOR, ES DECIR, LA CELESTIAL (Hebreos 11:16NVI)

En los siglos XVI y XVII floreció un tipo de arte cristiano que consistía en cuadros de objetos diarios de belleza: un jarrón con flores, una mandolina, un aparador con fruta. Pero en alguna parte del cuadro, medio escondido, figuraban siempre dos recordatorios de la brevedad de la existencia humana: una calavera y un reloj de arena. Se les llamó a esas pinturas vanitas. Esta palabra proviene del pasaje de Eclesiastés que dice: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad” Generación va y generación viene (Eclesiastés 1:2,4). No se introdujeron los símbolos de la calavera y el reloj de arena para fomentar lo macabro; eran sencillamente un recordatorio de que toda posesión y todo logro que tenemos son temporales y por ende, no dignos de nuestra devoción. Estos símbolos pretendían prepararnos para el momento en que tendremos que encontrarnos con Dios; allí se sopesarán el significado y el valor de nuestras vidas y se nos dará nuestra recompensa eterna.

Al apóstol Pablo no le asustaba hablar de la muerte, sobre todo de la suya: “Para mí el vivir es Cristo y el morir, ganancia” (Filipenses 1:21). El obispo del siglo XVII Jeremy Taylor escribió: “Puesto que nuestra morada no es de este mundo, siendo nuestro paso por él tan efímero, debemos buscar en otra parte una ciudad donde habitar, un lugar en otra patria donde poner nuestra morada, donde Dios sea los muros y los cimientos, donde encontremos descanso, o de lo contrario, no descansaremos jamás”. Pablo no fue el único que anheló el Cielo, también los patriarcas y los héroes del Antiguo Testamento lo hicieron. “En la fe murieron todos éstos” eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra “que buscaban una patria” esto es, celestial (Hebreos 11:13-16). ¡Qué futuro tan maravilloso nos espera!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

113 Shares
Share104
WhatsApp
Tweet
+14
Pin5
Share