¿Qué Hacer Cuándo Se Va La Chispa Del Amor?

¿Qué Hacer Cuándo Se Va La Chispa Del Amor?

…HAS DEJADO TU PRIMER AMOR (Apocalipsis 2:4)

Nadie lo planea, pero suele ocurrir. El romanticismo choca de frente con la realidad y algo tiene que ceder; normalmente es lo romántico. Al principio somos como dos pichoncitos enamorados que lo único que queremos es hacer feliz al otro. Pero luego llegan los hijos y nuestro mundo ordenado se descompone. Los niños no encajan bien en nuestros horarios y programas. No saben ni quieren esperar. Después de un tiempo, con tres hijos, dos trabajos y una hipoteca, el amor romántico no es más que un recuerdo lejano. Dos personas agotadas se preguntan dónde perdieron esos sentimientos y si algún día volverán. Algunos se resignan a vivir en un matrimonio apagado, otros se quedan juntos hasta que los hijos se hacen mayores y luego buscan nuevos horizontes de pasión. Pero Dios ofrece una tercera alternativa: hacer lo necesario para recuperar “el primer amor”. (Esta Escritura fue dirigida a la iglesia de Éfeso pero los principios se pueden aplicar a edificar un buen matrimonio). Así pues:

1) Reevalúa tus percepciones.

Tendemos a pensar que nuestra situación actual de falta de chispa es una prueba de que el amor romántico está muerto y que se ha perdido para siempre ese sueño. Pero creemos eso porque confundimos el enamoramiento con el amor. El enamoramiento es lo que hace que dos personas se junten, pero el amor las mantiene juntas.

2) Date cuenta que no se ha extinguido la llama, sólo la hemos “dejado atrás”.

“Has dejado [atrás] tu primer amor” (Apocalipsis 2:4).

El primer amor no te dejó, ni tampoco murió. Y la solución no es buscar otra pareja.

3) Retrocede sobre tus pasos.

Encontrarás que el amor romántico se encuentra allí donde lo dejaste; aunque ahora está desnutrido, marginado, ignorado y casi asfixiado, pero no muerto. Dios creó el matrimonio. Habla con Él. Sigue sus instrucciones y el romanticismo puede volver a resurgir.

…HAS DEJADO TU PRIMER AMOR (Apocalipsis 2:4)

Vamos a considerar tres “R” que te ayudarán en tu caminar con Dios “y en tu matrimonio:

Primera: RECUERDA. “Recuerda, por tanto, de dónde has caído” (Apocalipsis 2:5).

Aquí no habla de la profundidad sino de la altura. No de lo malo que se ha vuelto, sino de lo bueno que fue una vez. No de los peores momentos, sino de los mejores. ¿Te acuerdas cuándo el mero hecho de pasar tiempo con tu ser amado era lo más emocionante del día? ¿Qué hacías entonces que no haces ahora? ¿Te acuerdas cuando llamabas sólo para oír su voz? ¿Y los regalos que no te podías permitir, pero que de todas formas se los comprabas? ¿Y los mensajes amorosos que le ponías con la comida? ¿Recuerdas cuando le abrías las puertas, le sacabas las sillas para que se sentara, caminabas del lado exterior de la acera, le cocinabas su plato favorito aunque estuvieras cansado de trabajar hasta tarde, y leíais el libro 1001 Maneras de Ser Romántico, y hasta las pruebas todas? ¿Recuerdas las cenas íntimas con velas, para las que te afeitabas por segunda vez y te echabas su colonia favorita, esa que tú odiabas? ¿Cuando las relaciones íntimas no eran egoístas? ¿Y aquellos lugares, aquellos momentos, aquellos olores, aquellas miradas y aquellos poemas que significaban tanto para los dos? ¿Y la rosa en la bandeja de desayuno porque ella había llorado al oír la canción Ya no me regalas flores, y cómo te prometiste que nunca se te olvidarían esos detalles?

¿Qué Hacer Cuándo Se Va La Chispa Del Amor? (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

¡Recuerda! Recuerda lo que hacías por amor. Quizás pienses ahora de que la magia apareció de repente, pero en realidad creció con los actos de amor. ¡Tú mismo eras la magia! Tus acciones alimentaron el romanticismo; y cuando dejaste de hacerlas, la llama se debilitó. ¡Pero el piloto sigue encendido y al recordar las “cúspides” de la relación, se va a volver a desatar una química positiva, alentada por la fe, que te llevará a hacer cosas que aviven la llama y la conviertan de nuevo en una gran hoguera!

La segunda “R” para renovar tu primer amor es RECTIFICAR.

Cambia de mentalidad y rectifica tu comportamiento y la dirección que has tomado. No se puede resolver un problema con la misma mentalidad y los mismos comportamientos que lo causaron; se necesitan nuevos parámetros. Si tu relación fue vibrante en el pasado, todavía tienes los ingredientes básicos para que vuelva a ser vibrante. Has venido recordando lo que hacías en “los momentos álgidos” de la relación. Has reconocido que tales comportamientos hicieron la relación emocionante y enriquecedora, y también que has dejado de hacer esas cosas y que “has dejado [atrás] tu primer amor”. Ahora estás listo para arrepentirte y rectificar (lo que significa dar un giro de 180o), para regresar al lugar donde la llama del amor ardía con fuerza.

La tercera “R” de la renovación es RECREAR.

“Haz las primeras obras” (Apocalipsis 2:5). Haz una lista de las cosas que solías hacer cuando la relación iba muy bien. Cada cónyuge debería poner esto individualmente en oración y disponerse a poner en práctica un par de las cosas de la lista sin decir al otro cuáles se han elegido. Intenta “pillar” a tu pareja tratando de “recrear las primeras obras” y hazle saber cuánto significa para ti el que te ame lo suficiente para hacerlo. Siempre se obtienen mejores resultados cuando se expresa agradecimiento. Pero una pequeña advertencia: cuando empiezas a recrear esos comportamientos de los primeros tiempos, al principio te sentirás raro, e incluso te puede parecer forzado. Sé paciente, porque esos sentimientos cambiarán, sigue haciéndolo y no esperes a sentirlo. ¡Hazlo hasta que lo sientas, hasta que se vuelva a prender el gozo de la llama del primer amor!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

138 Compartir
Comparte128
WhatsApp
Tweet
+16
Pin4
Email