¿Qué Hacer En Una Crisis Según La Biblia?

¿Qué Hacer En Una Crisis De Una  Manera Bíblica?

“NO PODÍA HACERLE FRENTE … ASÍ QUE NOS DEJAMOS LLEVAR A LA DERIVA” (Hechos 27:15 CST)

No te dejes llevar a la deriva. En general reaccionamos ante las crisis de alguna de las tres formas en que reaccionaron los marineros a bordo del barco de Pablo: “El barco quedó atrapado por la tempestad y no podía hacerle frente al viento, así que nos dejamos llevar a la deriva” (Hechos 27:15 CST). Lo primero que las tormentas de la vida suelen hacer es llevarnos a la deriva. Perdemos de vista nuestras metas y nos olvidamos de hacia dónde nos dirigimos. Dejamos de lado los valores morales y nos desviamos. Puesto que no llevaban brújulas y las estrellas estaban opacadas por la tempestad, los marineros se encontraban en una oscuridad absoluta. Eso nos lleva a preguntarnos cómo reaccionamos en una situación de total oscuridad en la que no podemos guiarnos por estrellas ni tenemos brújula. Nos dejamos llevar; vamos adonde nos mueven las olas; dejamos que los problemas nos bombardeen y nos sacudan de acá para allá. En la vida, las fuertes corrientes te pueden desanimar tanto que te preguntas si merece la pena luchar y acabas dejándote arrastrar por ellas.

¡Es hora de hacer lo contrario! Agárrate con más fuerza a tu fe: “Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa … no perdáis la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Necesitáis perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, recibáis lo que Él ha prometido” (Hebreos 10:23, 35-36 CST). Fíjate en que es “fiel el que hizo la promesa”. Una pregunta: ¿Te ha fallado Dios alguna vez? No, y tampoco lo hará ahora. “Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa” (Hechos 27:23 CST). Y Él te acompañará hasta sacarte de la crisis.

“ARROJARON AL MAR LOS APAREJOS DEL BARCO” (Hechos 27:19 CST)

No te deshagas de lo importante. Las cosas no mejoraron para nada en el viaje de Pablo a Roma. “Al día siguiente, dado que la tempestad seguía arremetiendo con mucha fuerza … comenzaron a arrojar la carga por la borda … [y] los aparejos del barco” (Hechos 27:18-19). Fíjate en qué cosas desecharon:

a) La carga, aquello preciado y valioso.
b) Los aparejos del barco, precisamente lo que podría haberlos estabilizado.
c) La comida, lo que necesitan para sustentarse.
d) A ellos mismos, puesto que saltaron por la borda y empezaron a nadar hacia la orilla.

Cuando nos encontramos en una crisis, sentimos la tentación de deshacernos de las cosas que más necesitamos, de aquello que nos es importante, de los valores que nos rigen en tiempos mejores. Bajo presión nos queremos deshacer de todo.

versiculos-pre-escolares ¿Qué Hacer En Una Crisis Según La Biblia? (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

Nos volvemos compulsivos, damos por perdidos nuestros ideales, nos alejamos de los amigos y arrojamos por la borda los principios importantes que aprendimos de niños. Josué dijo a los hijos de Israel: “Permaneced fieles a Dios, como habéis hecho hasta ahora” (Josué 23:8 CST). En vez de dudar de la promesa que Dios te ha hecho, mantente más firme en ella. En lugar de abandonar el plan y el propósito que Dios tiene para tu vida, aférrate a ellos con más fuerza. “Así que, hermanos míos, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:58). “Pase lo que pase, comportaos de una manera digna del evangelio de Cristo” (Filipenses 1:27 CST). Así es como se sobrevive a una crisis y se prospera.

“PERDIMOS AL FIN TODA ESPERANZA” (Hechos 27:20)

No desesperes. “Como … la tempestad seguía arreciando, perdimos al fin toda esperanza de salvarnos” (Hechos 27:20). Lo último que tiramos por la borda al enfrentarnos a una crisis es la esperanza. Cuando lo hacemos es porque nos damos por vencidos. ¿Estás debatiéndote con algún asunto que te ha estado zarandeando? ¿Has llegado al punto de tirarlo todo y andas desesperado? Recuerda que los marineros del barco de Pablo perdieron “al fin toda esperanza” por olvidarse de que Dios lo tenía todo bajo control. Se habían olvidado de que Él tenía un plan y de que podía también inyectar esperanza en las situaciones imposibles.

Cuando la Biblia habla de “esperanza” no se refiere a la buena suerte o a la casualidad, sino a una fe enfocada en Dios. “Cobrad ánimo y armaos de valor, todos los que en el Señor esperáis” (Salmos 31:24 CST). “…El Señor cuida de los que le temen, de los que esperan en Su gran amor; Él los libra de la muerte, y en épocas de hambre los mantiene con vida. Esperamos confiados en el Señor; Él es nuestro socorro y nuestro escudo. En Él se regocija nuestro corazón, porque confiamos en Su santo nombre” (Salmos 31:24 CST). “¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún he de alabarlo, ¡salvación mía y Dios mío!” (Salmos 31:24). “…Todo lo que se escribió en el pasado se escribió para enseñarnos, a fin que, alentados … perseveremos en mantener nuestra esperanza” (Romanos 15:4 CST). La palabra de hoy para ti es: No desesperes, sino “espera en Dios”.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

82 Compartir
Comparte71
WhatsApp
Tweet2
+12
Pin7
Email