Cristiano Sé Franco Y Claro Al Hablar

Cristiano, Sé franco y claro al hablar

QUE VUESTRO «SÍ» SEA SÍ, Y VUESTRO «NO» SEA NO (Santiago 5:12)

¿Sabes cuando la gente al hablar usa palabras y frases que no dicen nada? Si no estás metido en el mundo de los jóvenes, te sorprenderá escuchar cosas como “mola” o “guay”, expresiones que no significan nada pero que ellos usan a toda hora. Y si dicen, además, mola un montón, entonces estarás aún más perdido. ¿Por qué ya no llaman a las cosas por su nombre? Por otra parte, ¿qué nos dice la Biblia?: Sea vuestro hablar SÍ y NO. En otras palabras, expresa exactamente lo que dices y di lo que realmente quieres decir. El no hacerlo dañará las relaciones. Evitamos decir “no”, o decimos “sí”, cuando realmente no queremos, para evitar el rechazo; ¿Y cuáles son las consecuencias?.

1) Vivimos con presión, ira o resentimiento porque sentimos que los demás no nos tratan como deberían;

2) nuestra vida viene a consistir en una serie de situaciones donde estamos entre la espada y la pared, que nos hacen sentir atrapados digamos lo que digamos: Si digo que no, te enfadas conmigo; si digo que sí, ¡me enfadaré conmigo mismo y contigo!. Así que nos quedamos pillados en la trampa que nosotros mismos hemos creado;

3) la otra persona nunca sabrá cómo nos sentimos de verdad ni entenderá por qué actuamos de cierta manera. A menos que expreses cómo te sientes de verdad, nunca vas a obtener lo que quieres de los demás. La gente no cambia hasta que tú no cambies tu modo de relacionarte con ellos;

4) lo que te hace una víctima es evitar lo que temes, no las palabras ni las acciones de los demás;

5) llegas a ser parte del problema, al entregar a los demás la capacidad que Dios te ha dado para determinar tu propio camino y establecer tus propios límites. Por todo ello, acostúmbrate a hablar con franqueza, y a decir “sí” o “no” cuando proceda.

“QUE VUESTRO «SÍ» SEA SÍ, Y VUESTRO «NO» SEA NO” (Santiago 5:12)

Cristiano Sé Franco Y Claro Al HablarCristiano Sé Franco Y Claro Al Hablar (Imagen) Compártela en tu red social favorita.

Hablar con franqueza es sólo la primera parte. El paso siguiente es que tus palabras reflejen de verdad tus intenciones. Una vez que dices algo, mantente en ello. Si no piensas cumplirlo, entonces no lo digas. Determinamos el trato que nos dan los otros por nuestro comportamiento hacia ellos. Si nos “arrastramos” estamos invitándoles a que nos pisen. Si prometemos que vamos a disciplinara a nuestros hijos, pero no lo hacemos, les estamos facilitando su desobediencia a nuestras instrucciones. Si nuestros arrebatos de ira intimidan a los demás, estamos condicionándolos para que estén a la defensiva o que nos eviten. Para romper esos patrones negativos en relación a los demás, sigue los siguientes pasos:

1) Trata de comprender qué es lo que te hacen que no te agrada.

Sé lo más claro posible. El decir “me tratas injustamente” no es suficientemente específico. Pero si dices algo como “me dejas que haga dos tercios del trabajo que nos corresponde hacer a los dos”, eso es algo que se puede sopesar y comprobar y da pie a posibles soluciones.

2) Trata de analizar qué cosas haces que lleva a los demás a comportarse de cierto modo contigo.

Es probable que simplemente quejarte de su comportamiento con ellos o con el jefe no vaya a cambiar la situación. Pero un cambio de actitud tuya motivará a los demás a cambiar.

3) Entiende bien en qué momentos debes decir “no” y luego actúa en consecuencia.

En lugar de hacer dos tercios del trabajo y ofenderte por ello, cuando hayas acabado tu parte, ¡no hagas más! Está claro que los demás no van a hacer su parte si tú se la haces.

4) Recuerda, para “reeducar” a otros tienes que ser persistente.

Una vez que hayas cambiado tus patrones de comportamiento antiguos, sigue con ellos hasta que los demás cambien los suyos. ¡Sé consecuente con tus palabras!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

98 Compartir
Comparte92
WhatsApp
Tweet
+12
Pin4
Email