¿Por qué Tienes Tanto Miedo?

¿POR QUÉ TENÉIS TANTO MIEDO?… (Marcos 4:40 CST)

Miedo es lo que sintieron los discípulos y su reacción ante la tempestad del mar de Galilea. Así que veamos si reconocemos algunas de esas características en nosotros:

1) El temor nos hace dudar del cuidado de Dios.

Los discípulos le preguntaron a Jesús: “…¿No te importa que perezcamos?” (Marcos 4:38). No inquirieron acerca de Su fuerza: ‘¿Puedes aplacar la tormenta?’, ni de Su conocimiento: ‘¿Te das cuenta de que hay una tormenta?’, ni de Sus capacidades: ‘¿Tienes experiencia en aplacar tempestades?’ En su lugar, expresaron dudas acerca de Su carácter: ‘¿No te importa?’ Si no lo detienes, el temor minará tu confianza en el amor de Dios y te hará olvidar Su fidelidad.

2) El temor nos lleva a buscar el control de algo.

Jesús estaba dormido, así que los discípulos lo despertaron y le dijeron ‘¡Ven, haz algo, rápido!’. El temor se produce cuando pensamos que hemos perdido el control. Al sentirnos atemorizados nos agarramos a algún aspecto de la vida que podemos manejar —la dieta, el trabajo, la limpieza de nuestra casa o en muchos casos las personas—. Cuanto más inseguros nos sentimos, más controladores solemos volvernos.

3) El temor nos hace olvidar. Leemos en la Biblia:

“…Le llevaron muchos endemoniados, y con la palabra echó fuera a los demonios y sanó a todos los enfermos” (Mateo 8:16). ¡Excelente currículum el de Jesús! Pero el miedo nos causa amnesia espiritual, y nos hace olvidar lo que Jesús ya ha hecho y lo bueno que ha sido con nosotros. ¿Cuál fue Su reacción? “¿Por qué tenéis tanto miedo?…” (Marcos 4:40 CST). La fe no elimina el temor pero lo silencia, le roba su fuerza y nos acerca a Dios. Al ejercitarla las cosas empiezan a mejorar.

Miedo Biblia Jesús Fe

¿Por qué Tenéis tanto miedo?

…[DEMOS] GRACIAS AL SEÑOR POR SU GRAN AMOR… (Salmos 107:8 CST)

Cuando has pasado por muchos malos momentos la tentación es confiar menos en Dios e ir más a lo seguro. Cuando has sobrevivido tempestades continuas la seguridad del puerto resulta muy atractiva. Ahora bien, no hay nada malo en tomarse un descanso y recapacitar. Pero no te conformes con la seguridad y te pierdas lo que Dios ha planeado para ti. La Biblia dice:

“Se hicieron a la mar en sus barcos; para comerciar surcaron las muchas aguas. Allí, en las aguas profundas, vieron las obras del Señor y sus maravillas. Habló Dios, y se desató un fuerte viento que tanto encrespó las olas que subían a los cielos y bajaban al abismo. Ante el peligro, ellos perdieron el coraje. Como ebrios tropezaban, se tambaleaban; de nada les valía toda su pericia. En su angustia clamaron al Señor, y Él los sacó de su aflicción. Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar. Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado. ¡…[Demos] gracias al Señor por su gran amor…!” (Salmos 107: 23-31 CST).

¿Dónde vemos las maravillas de Dios? ¡En las tormentas de la vida! Nos constan 125 órdenes dadas por Jesús. De ellas, 21 son “No temáis” o “Tened ánimo”. La siguiente más repetida ‘Amad a Dios y al prójimo’ aparece solo en ocho ocasiones. Significa que el mensaje que Jesús más enfatizó fue ‘No temas’. ¿Por qué? ¡Porque quiere que confíes más en Él!

¿POR QUÉ TENÉIS TANTO MIEDO?… (Marcos 4:40 CST)

Seguir a Jesús implica pasar por tormentas, irremediablemente. Cuando el agua te llega hasta arriba y te estás hundiendo, aprendes cosas acerca del Señor que de otra manera no aprenderías. Al principio te preguntas ‘¿Cómo me metí en estas?’ Luego empiezas a ver Su mano en medio de la situación y acabas diciendo:

“¿Quién es éste, que aun el viento y el mar lo obedecen?” (Marcos 4:41). Los discípulos llegaron al punto de estar dispuestos a seguir a Jesús —sin cuestionar—. Y ese es el plan de Dios para tu vida. ‘No temas’ no es una llamada a ser ingenuo o ignorante. Dios no espera que pasemos por alto las pruebas de la vida. Pero mientras Pedro mantuvo sus ojos en Jesús las olas no pudieron anegarlo. Por lo tanto, mira a Jesús, y mantente firme en Su palabra y en Sus bondades.

La Biblia nos exhorta: “Es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” (Hebreos 2:1). Haz lo que sea necesario para guardar tu mirada en el Señor.

C. S. Lewis escribió: “El estado de ánimo cambia, independientemente de lo que diga tu razón. Lo sé por experiencia. Ahora que soy cristiano tengo momentos en que todo me parece bastante improbable, pero cuando era ateo tenía momentos en los que el cristianismo me parecía muy probable … por eso la fe es una virtud tan necesaria:

A menos que les enseñes a tus estados de ánimo adónde dirigirse nunca serás ni un cristiano firme ni un ateo firme. Solo serás una criatura que va dando tumbos con sus creencias, dependiendo del tiempo y de su digestión. Por consiguiente, se debe ejercitar el hábito de la fe”. La palabra para ti hoy es ‘No temas’.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

138 Compartir
Comparte113
WhatsApp
Tweet16
+14
Pin5
Email