¿Cómo Vencer Al diablo Según La Biblia?

¿Cómo Guerrear Con El diablo Bíblicamente?

“NO IGNORAMOS SUS MAQUINACIONES” (2 Corintios 2:11)

Lo que más le entusiasma al diablo es el escepticismo con el que se le percibe hoy en día. Cuanto más dudemos de su existencia o más le restemos importancia, más libertad tendrá de causarnos daño y de estorbarnos. Jesús nunca dudó la realidad del maligno.

La Biblia dice que “Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo” (Mateo 4:1), pero Él venció y demostró que Dios usa los planes de satanás para fortalecernos. Las pruebas son, en realidad, ocasiones para entrenarnos espiritualmente. “Deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. Pues ya saben que cuando su fe es puesta a prueba, … aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento … que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada” (Santiago 1:2-4 DHH).

Dios te ama demasiado para dejar que sigas inmaduro o que no desarrolles tu potencial. “No tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo. Lo que soportáis es para vuestra disciplina, pues Dios os está tratando como a hijos … nuestros padres nos disciplinaban … pero Dios lo hace para nuestro bien” (Hebreos 12:5-10 CST).

Pablo nos insta a no ignorar las maquinaciones de satanás. Cuando el General Patton atacó al Mariscal de Campo Rommel en la Segunda Guerra Mundial, se sabe que Patton gritó en medio de la batalla: ‘¡Me leí tu libro, Rommel! ¡Me lo leí!’. Patton había estudiado los ataques de infantería de Rommel. Conocía las estrategias del líder alemán y planificó sus movimientos en consonancia. Cuando te familiarices con los movimientos de satanás, podrás pararle los pies.

como-vencer-satanas-diablo

¿Cómo Batallar Contra El diablo Según La Biblia?

¿Cómo Luchar con el diablo Según La Palabra de Dios?

“SED SOBRIOS Y VELAD, PORQUE VUESTRO ADVERSARIO EL DIABLO…” (1 Pedro 5:8)

Cuando Jesús se enfrentó al diablo en el desierto, este último no consiguió asestarle ni un solo golpe. Jesús le dijo tres veces: “Escrito está” (Mateo 4:4, 7, 10). Y con esos tres embistes derribó a satanás y este no se pudo poner de pie. Examinemos cada una de las tres tentaciones:

1) “Si eres el Hijo de Dios”.

Satanás te hará dudar de tu salvación, de tu Salvador y de tu derecho a estar delante de Dios (2 Corintios 5:21). Te recordará todos tus defectos y fallos. Te dirá que la vida del cristiano es muy dura y te pedirá que abandones. Pura mentira; no lo creas. Es cierto que el Espíritu Santo te señalará las deficiencias de tu carácter para que puedas corregirlas, pero no es tu bondad la que te salva. “Por gracia habéis sido salvados mediante la fe; esto no procede de vosotros, sino que es el regalo de Dios” (Efesios 2:8 CST).

2) “Transforma estas piedras en panes”.

Cuarenta días de ayuno le habían dejado a Jesús con hambre. Teniendo el estómago vacío, satanás sacó el tema del alimento. ¿En qué área está tu vacío? ¿Tienes hambre de atención, éxito o intimidad? Debes ser consciente de tus debilidades y llevarlas delante de Dios antes de que Satanás te las presente y te diga: ‘Satisface tus necesidades. Arregla los asuntos por ti mismo. Deja a Dios fuera de escena’. No lo hagas. Si pudieras vivir la vida cristiana sin Dios, no Lo necesitarías. Aquellos que derrotan las artimañas de Satanás son precisamente aquellos que dependen totalmente de Dios.

¿Cómo Pelear Con Satanás Según La Biblia?

“SI ERES HIJO DE DIOS, ¡TÍRATE!…” (Mateo 4:5)

Leemos en la Biblia: “El diablo … Lo puso sobre el pináculo del Templo y le dijo: ‘Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, pues escrito está: “A Sus ángeles mandará acerca de ti”, y “en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra”’. Jesús le dijo: ‘Escrito está también: “No tentarás al Señor tu Dios’” (Mateo 4:5-7). Date cuenta de que Satanás tergiversa las Escrituras, así que cuando batalles contra él prepárate para decir, como Jesús, lo que también “está escrito”. Jesús derrotó a Satanás usando la Palabra oportunamente, un secreto que Satanás espera que no descubras nunca. Así que ármate con la Palabra de Dios. Carga la pistola con la Biblia y ten el dedo en el gatillo.

Fíjate dónde surgió la tentación: en la iglesia [el templo]. “Si eres Hijo de Dios, tírate abajo”. En la iglesia, más que en cualquier otro lugar, Satanás te insta a usar trucos, a impresionar a otros con tu servicio, a alardear de tu fe, a sobresalir por tus buenas obras y a abrirte camino a un cargo de protagonismo. No obstante, Dios te ha llamado a ser siervo, no figura. Arrodíllate, no te pavonees. “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte a su debido tiempo” (1 Pedro 5:5-6). Cuando Satanás le dijo a Jesús que saltara a los brazos de Dios, Jesús se negó, no porque Dios no lo fuera a coger, sino porque no tenía por qué demostrar nada a nadie, y mucho menos al diablo. Tú tampoco.

“…LO LLEVÓ EL DIABLO A UN MONTE MUY ALTO…” (Mateo 4:8)

¿Cómo Derrotar Al diablo Con La Palabra de Dios?

La Biblia dice: “Lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: ‘Todo esto te daré, si postrado me adoras’. Entonces Jesús le dijo: ‘Vete, Satanás … Al Señor tu Dios adorarás y sólo a Él servirás’” (Mateo 4:8-10). Parafraseado, Satanás le estaba diciendo a Jesús que si lo servía, lo llevaría a la cima. Cuando tu mayor ambición es glorificar a Dios, quien te guía es Dios. Pero cuando tu mayor ambición es glorificarte a ti mismo, quien te guía es satanás. Este apelará a tu orgullo, ya que todo su ser gira en torno a la soberbia.

Antes de caer del puesto que ocupaba como número dos del cielo, el diablo tuvo estas arrogantes aspiraciones: “Subiré hasta los cielos. ¡Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios! Gobernaré desde el extremo norte, en el monte de los dioses. Subiré a lo alto de las nubes, seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:13-14 CST). Satanás quiere arrebatarle el lugar a Dios, pero el Señor no se inmuta. Él codicia el trono de Dios, pero Él no abdica. Además quiere ganarte para él, pero Dios no te soltará de la mano. No puedes derrotar a satanás en tus fuerzas, pero tampoco tienes por qué hacerlo. La Biblia dice: “Acerquémonos … con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que Él tenga misericordia de nosotros y en Su bondad nos ayude en la hora de necesidad” (Hebreos 4:16 DHH).

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

127 Compartir
Comparte97
WhatsApp
Tweet8
+14
Pin16
Comparte2