6 Versículos Bíblicos Importantes Sobre Los Alimentos

6 Versículos De La Biblia Sobre La Comida

Aquí hay seis versículos bíblicos importantes para considerar sobre la comida.

1) Juan 6:51 “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo”.

No hay nada más importante en la vida que buscar el Pan de Vida, Jesucristo. Él es el “pan vivo que descendió del cielo” y Él sigue satisfaciendo a aquellos que han sido llevados al arrepentimiento y a la fe en Dios. El pan satisface por un día, pero Jesucristo satisface para siempre porque quien toma de este pan nunca morirá. Los antiguos israelitas tenían pan, pero perecieron en el desierto debido a su incredulidad y desobediencia. Para los que creen y se esfuerzan por vivir una vida de obediencia, el “pan vivo” Jesucristo asegura que “todo aquel que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Juan 11:25b).

2) 1 Corintios 6:13 “Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo”.

Hay algunas iglesias que todavía se adhieren a las leyes dietéticas del Antiguo Testamento y algunas que miran hacia abajo a otros que comen cosas que consideran impuras, sin embargo mi pregunta para ellos siempre es; ¿Eres judío? ¿Sabes que estas leyes dietéticas fueron escritas exclusivamente a Israel? ¿Sabes que Jesús declaró a todos los alimentos limpios? Jesús nos recuerda, como le recordé a un hermano en la iglesia: “El les dijo: ¿También vosotros estáis así sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar,porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos”. (Marcos 7: 18b-19).

3) Mateo 25:35 “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis”.

Parte de la importancia en la Biblia sobre los alimentos es que debemos ayudar compartiendo con aquellos que tienen poco o nada. Además, somos sólo mayordomos de lo que tenemos y no los dueños (Lucas 16: 1-13), y si “no habéis sido fieles en la riquezas injustas, quien os confiará las verdaderas riquezas” (Lucas 16:11). ), “Y si no habéis sido fieles en lo ajeno, ¿quién os dará lo que es vuestro?” (Lucas 16:12).

Hace años, un hombre fue contratado para un trabajo ejecutivo, este fue a una cafetería con los otros miembros del consejo para celebrar su nuevo trabajo. Dejaron que el nuevo hombre fuera primero atrás del CEO de la compañia. Cuando el director (CEO) vio al ejecutivo recién contratado limpiar su cuchillo de mantequilla con su servilleta, el CEO le dijo más tarde al consejo: “Creo que contratamos al hombre equivocado”. Este hombre perdió sus 87.000 dólares al año por “derrochar la mantequilla”. Él no era fiel en lo poco así que el CEO no deseaba poner a este hombre en lo “mucho”.

versiculos-comida-biblia

Versículos De La Biblia Sobre La Comida

4) Hechos 14:17 “17. si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento(comida) y de alegría nuestros corazones”.

Dios es un Dios tan bueno que alimenta hasta aquellos que no son suyos “él hace que su sol salga sobre malos y buenos, y envía su lluvia sobre justos e injustos” (Mateo 5:45). En otras palabras, Dios no ha dejado al mundo sin un testigo de Su bondad, dando a los justos e injustos sus lluvias de la misma manera, lo que significa que Él provee la habilidad para que las cosechas crezcan y alimenten incluso a aquellos que están fuera de la familia de Dios. Es por eso que aquellos que rechazan a Cristo carecen de excusa (Romanos 1:20) porque ellos están rechazando la única verdad obvia sobre  la existencia de Dios (Romanos 1:18).

5) Proverbios 22:9 “El ojo misericordioso será bendito, Porque dio de su pan al indigente”.

Hay muchas escrituras que amonestan a los cristianos para ayudar y alimentar a los pobres. La iglesia primitiva del primer siglo compartió lo que tenían con los que tenían poco o nada, y esto era de su interés porque Dios bendecirá al “ojo misericordioso” que busca a los necesitados. El “ojo misericordioso” que mira para que los otros no pasen hambre. Jesús nos recuerda “Tenía hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber” (Mateo 25:35), pero cuando los santos preguntaron, “¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber (Mateo 25:37), a lo cual Jesús dijo, “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40). Así que alimentar a los pobres es en efecto, alimentar a Jesús, porque estos son “Los hermanos y hermanas” más pequeños.

6) 1 Corintios 8:8 “Si bien la vianda no nos hace más aceptos ante Dios; pues ni porque comamos, seremos más, ni porque no comamos, seremos menos”.

Hace años, invitamos a un judío ortodoxo a cenar y sabíamos qué poner en la mesa y qué no poner en la mesa. No queríamos causar ningún escandalo a este hombre. Hicimos esto debido al mandamiento bíblico que dice no ofender o hacer que un hermano o una hermana tropecen, y aunque este hombre no era técnicamente nuestro Hermano, aún así no queríamos ofenderlo o hacerlo sentir incómodo, porque así lo dijo el Apóstol Pablo: “Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano”. 1 Cor 8, 13).

Teníamos mucho que comer porque Dios nos había bendecido, así que debemos compartir con los que tienen poco porque “si alguien tiene bienes del mundo y ve a su hermano en necesidad, pero cierra su corazón contra él, ¿cómo puede permanece el amor de Dios en él? Hijitos, no amemos de palabra, sino en hechos y en verdad “(1 Juan 3: 17-18).

Conclusión

Si aún no hemos sido llevados al arrepentimiento con Dios y no hemos puesto nuestra confianza en Cristo, no tendremos hambre ni sed de justicia, ni tampoco nos preocuparemos por los pobres y hambrientos como los que tienen el Espíritu de Dios, así Jesús dice a todos, “Yo soy el pan de la vida; El que viene a mí no tendrá hambre jamás, y el que cree en mí nunca más tendrá sed “(Juan 6:35).

El pan o la bebida pueden satisfacer … pero sólo por un corto tiempo, pero Jesús satisface para siempre y los que toman del Pan de Vida nunca más tendrán hambre, y aún más, esperan el mayor banquete y la más grande fiesta en toda la historia humana. Me refiero a la fiesta de bodas del Cordero de Dios con Su esposa, la iglesia (Mateo 22: 1-14). Mientras tanto no olvides que, “si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía” (Isaías 58:10).

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

48 Compartir
Comparte42
WhatsApp
Tweet1
+13
Pin1
Comparte1