¿Cómo Ayudar a Tu Pastor a Ser Más Eficaz En Su Ministerio?

¿Cómo Ayudar a Tu Pastor a Ser Más Eficaz En Su Ministerio?

“LOS ANCIANOS QUE CUMPLEN BIEN SU FUNCIÓN DEBERÍAN SER RESPETADOS Y BIEN REMUNERADOS” (1 Timoteo 5:17 NTV)

Tu forma de actuar y tus actitudes influyen en tu pastor y en la iglesia. Cuando bendices a tu pastor, bendices a la iglesia, pero cuando le pones obstáculos, lo mismo haces a la iglesia. A continuación veremos algunos aspectos donde podemos contribuir a que el pastor sea más eficaz:

Proporcionarle un buen sueldo. Una vez en el Antiguo Testamento y dos en el Nuevo Testamento, Dios nos hace responsables de proveer generosamente para las necesidades de nuestro pastor. Hay un dicho irónico “Señor, mantenlo humilde, nosotros lo mantendremos pobre”; pero no es algo para bromear, sino que va en contra de lo que enseñan las Escrituras. Muchas veces los pastores se ven obstaculizados por los ingresos insuficientes, lo cual es causa de estrés y de preocupación por las necesidades financieras de sus familias.

Dios estableció la ley de compensación para aquellos que proveen para nuestro cuerpo y nuestra alma; desde los bueyes hasta los ministros del evangelio. La fuerza y la capacidad del buey para hacer su labor con mayor eficacia exigía que hubiera comido todo lo necesario del grano que trillaba.

“…¿Se preocupa Dios por los bueyes o lo dice enteramente por nosotros?…” (1 Corintios 9:9-10). Pablo aplicó este mismo principio cuando llegó el momento de compensar a aquellos que ministraban: “Los ancianos que gobiernan bien sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar, pues la Escritura dice: «No pondrás bozal al buey que trilla» y «Digno es el obrero de su salario»” (1 Timoteo 5:17-18). Siempre que sea posible, libera a tu pastor de las preocupaciones financieras y permítele centrarse en desarrollar el potencial de Dios que ve en ti, en tu iglesia y en su Reino dentro de la comunidad.

¿Cómo Ayudar a Tu Pastor a Ser Más Eficaz En Su Ministerio?

“PREDICA LA PALABRA … CORRIGE, REPRENDE Y ANIMA…” (2 Timoteo 4:2 NVI)

Vamos a considerar otros principios sobre cómo podemos ayudar al pastor a ser más eficiente:

1) Entiende que su responsabilidad es la de instruirte, no la de entretenerte.

Cuando le escribió a Timoteo, Pablo le dijo: “Predica la Palabra … corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar” (2 Timoteo 4:2 NVI). Nos gusta que nos animen, pero debemos aprender a aceptar la corrección y la reprensión, pues “El Señor disciplina a los que ama” (Hebreos 12:6 NVI).

Tu pastor es el instrumento que Dios usa para tu crecimiento espiritual, no para entretenerte. Cuando no te gusta la predicación, quizás sea porque “te está tocando ahí donde más te duele”. En vez de estar molesto con el mensajero, examina el mensaje a la luz de la Palabra de Dios. Imita a los cristianos de Berea, quienes “…recibieron el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras para ver si era verdad lo que se les anunciaba” (Hechos 17:11 NVI).

2) Habla con (y no de) tu pastor.

Si tienes un problema, tienes la obligación bíblica de hablarlo primero con Dios, luego personalmente con tu pastor, siempre con amor y gracia (ver Mateo 18:15 y Efesios 4:15). Recuerda que tanto tú como él estáis cortados por el mismo patrón, así que también puede olvidarse de las cosas, tener días malos, cometer errores y a veces ser insensible, pero un buen pastor recibirá la verdad cuando se le habla con amor.

Considerará tus comentarios, reconocerá cuando se ha equivocado y agradecerá las oportunidades de superarse. Por otro lado, hablar mal de tu pastor crea conflictos en la iglesia pues ocurre lo mismo que con la levadura, que “hace fermentar toda la masa” (1 Corintios 5:6 NVI). En resumen: “¡No [toques] a mis ungidos!” (1 Crónicas 16:22 NVI) hablando de ellos a sus espaladas o dando credibilidad a quienes lo hagan.

ayudar-pastor-biblia-Dios

¿Cómo Ayudar a Tu Pastor a Ser Más Eficaz En Su Ministerio?

¿Cómo Ayudar a Tu Pastor a Ser Más Eficaz En Su Ministerio?

“LOS ANCIANOS … DEBERÍAN SER BIEN RESPETADOS …” (1 Timoteo 5:17 NTV)

Siguiendo con el tema del pastor:

1) Debes orar por él.

No hay nada que libere más el potencial de su ministerio como las oraciones de su rebaño. Pablo reconoció que la eficacia de su ministerio dependía de las oraciones de los demás: “Orad en el Espíritu … orad también por mí para que, cuando hable, Dios me de las palabras para dar a conocer con valor el ministerio del evangelio” (Efesios 6:18-19 CST). El blanco de Satanás son los pastores que predican la verdad. Lo que más odia y a lo que más teme es a la Palabra de Dios:

“Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes … que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales” (Efesios 6:12 NVI). A veces, cuando los pastores predican, la lucha es tan intensa que al acabar se sienten agotados. Orar “en el Espíritu” por tu pastor hace que él se fortalezca y que aumente al máximo su eficacia para llegar a los perdidos y conducir a las personas salvas hacia la madurez espiritual (ver 1 Corintios 1:21).

2) Debes respetarlo.

En la iglesia actual, mucho más “informal” que antes, es fácil faltarles el respeto a nuestros líderes. Los israelitas también lo hicieron: “En su ira, el Señor los apartó y no los mirará más: no respetaron la presencia de los sacerdotes ni tuvieron compasión de los viejos” (Lamentaciones 4:16). Los valores morales de Dios no han cambiado: “Los ancianos que cumplen bien su función deberían ser respetados…” Al respetar a tu pastor y a los líderes de la iglesia, te conviertes en un ejemplo a esta generación y en la siguiente de cómo honrar lo sagrado del ministerio de Dios.

¿Cómo Ayudar a Tu Pastor a Ser Más Eficaz En Su Ministerio?

“…HACED DISCÍPULOS DE TODAS LAS NACIONES…” (Mateo 28:19 CST)

No ates de manos a tu pastor en lo que respecta a los presupuestos. El presupuesto de una iglesia refleja su motivación y debería reflejar también los valores y prioridades de Dios. Jesús dijo: “…Haced discípulos de todas las naciones … enseñándoles a obedecer todo lo que os he mandado” (Mateo 28:19-20 CST).

Nuestra responsabilidad es doble: evangelizar a los pecadores y equipar a los santos. Muchas iglesias limitan a su pastor con la tacañería, lo cual les impide cumplir con la gran comisión. Es ejemplar gastar el dinero sabiamente, pero algunas iglesias, condicionadas por el temor, acumulan ahorros e ingresos para los tiempos difíciles. Eso no solo impide el ministerio eficaz, sino que también desanima a las personas a la hora de ofrendar. Cuando saben que hay mucho dinero guardado en una cuenta bancaria, tienden a decir: ‘¿Por qué voy a dar de mis escasos recursos?’

Las iglesias centradas en la misión de Dios no temen emplear los recursos en el ministerio, y al hacerlo Dios mueve el corazón de las personas a ofrendar más generosamente. ¿Recuerdas a los tres siervos en Mateo 25 a quienes su señor les encargó que administrasen su dinero? Dos de ellos lo invirtieron y ganaron su aprobación al doblar lo invertido, pero el tercer siervo, reacio al riesgo, guardó el dinero y solo le devolvió la cantidad original. Al saber esto, su señor dijo: “Quitadle las mil monedas y dádselas al que tiene las diez mil … y a ese siervo inútil echadlo fuera, a la oscuridad…” (Mateo 25:28-30 CST). La labor de la iglesia no es acumular fondos, sino arriesgarse en fe, no poner obstáculos a los siervos a la hora de hacer Su trabajo y confiar que Dios será fiel en los tiempos difíciles.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

164 Compartir
Comparte153
WhatsApp
Tweet5
+13
Pin2
Comparte1