¿Cómo Ser Más Como Cristo Según La Biblia?

¿Cómo Ser Más Como Cristo Según La Biblia?

“…SOMOS TRANSFORMADOS… EN SU MISMA IMAGEN” (2 Corintios 3:18)

Llegar a ser como Cristo no quiere decir perder tu individualidad y convertirte en un clon robótico. Dios creó los rasgos que te hacen único, por lo tanto, no va a querer destruirlos.

Ser más como Cristo tiene que ver con la transformación de tu carácter, no de tu personalidad. Escribe Pablo:

“…Echad fuera de vuestra vida esa vieja naturaleza… Renovaos en vuestro espíritu y vuestros pensamientos, y revestíos de la nueva naturaleza, creada por Dios…” (Efesios 4:22-24 Castilian).

Cuando olvidas que lo primordial que Dios quiere para tu vida es la transformación de tu carácter, y no tu comodidad, te frustras y te cuestionas: ¿Por qué me está pasando esto? ¿Por qué no interviene el Señor?

La vida abundante no consiste en la ausencia de adversidad, sino en el crecimiento en medio de ella.

Conforme el Espíritu de Dios opera en nosotros, somos transformados a la imagen de Cristo. De acuerdo, pero ¿cómo se produce esto en el diario vivir?

Pues mediante nuestras decisiones –primero decidimos hacer lo correcto y luego confiamos que el Espíritu de Dios nos dé la fortaleza, el amor, la fe y la sabiduría para llevarlo a cabo. Puesto que su Espíritu vive dentro de nosotros, sólo tenemos que pedir esas cosas para que sucedan. Sin embargo, cuando pides algo y Dios te indica lo que hay que hacer, tienes que obedecerlo.

Cuando Josué se encontró a la orilla del río Jordán, sus aguas sólo se retiraron después de mojarse los pies. ¡La obediencia desata el poder de Dios! Dios espera que actúes de acuerdo a sus directivas.

No puedes esperar hasta que te sientas capaz o con suficiente confianza en ti mismo; debes avanzar en medio de tus debilidades, haciendo lo debido a pesar de tus temores. Así es como cooperas con el Espíritu Santo, y como se desarrolla en ti un carácter que refleja a Cristo.

¿Cómo Ser Más Como Cristo Según La Biblia?

“…SOMOS TRANSFORMADOS… EN SU MISMA IMAGEN” (2 Corintios 3:18)

Se puede comparar el crecimiento espiritual a una semilla, un edificio y un niño. Cada una de estas cosas requiere tu colaboración. Una vez plantada la semilla, hace falta regarla, fertilizarla y protegerla.

Cuando se erige un edificio, hay que mantenerlo. Cuando nace un niño, hace falta cuidarlo, enseñarle y disciplinarlo. Hay que entender, no obstante, que el esfuerzo humano no juega papel alguno en la salvación, aunque sí es el elemento esencial del crecimiento espiritual. No puedes quedarte sentado y esperar evolucionar y madurar espiritualmente.

Pablo expone nuestras tres responsabilidades para llegar a ser más como Cristo:

1) Decidirnos.

“…Despojaos del viejo hombre, que está corrompido por los deseos engañosos” (Efesios 4:22).

Tenemos que decidir a diario despojarnos de nuestras viejas costumbres.

2) Renovarnos.

“No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento…” (Romanos 12:2).

La palabra griega para transformación es “metamorfosis”, que describe el fascinante proceso por el que un gusano se convierte en mariposa. Eso nos da una imagen de lo que ocurre cuando pasamos tiempo en oración, alimentándonos de la Palabra de Dios y dejando que Él dirija nuestros pensamientos. Al asumir la belleza del carácter de Cristo, comenzamos a crecer y a elevarnos a cotas más altas.

3) Revestirnos.

Debemos revestirnos cada día con el carácter de Cristo. ¿Cómo se hace? Creando nuevos hábitos. Tu carácter está constituido por la suma de tus hábitos diarios; es decir, ¡llegas a ser lo que haces! Por ello, “…revestíos de la nueva naturaleza, creada por Dios en justicia y santidad verdaderas” (Efesios 4:24 Castilian).

Si quieres ser como Cristo, sigue los tres pasos anteriores y lo conseguirás.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

56 Compartir
Comparte45
WhatsApp
Tweet9
+1
Pin1
Comparte1