¿Cuánto Tiempo se Puede Vivir Según La Biblia?

¿Cuánto tiempo se puede vivir Según La Palabra de Dios?

Hagamos cuentas “…SETENTA AÑOS… OCHENTA AÑOS… PRONTO PASAN…” (Salmo 90:10)

Nuestras almas no están sedientas de fama, comodidad, riqueza o poder. Esas cosas crean más problemas de los que resuelven. Nuestras almas están sedientas de significado. Queremos que nuestras vidas cuenten. El salmista escribe:

“Los días de nuestra edad son setenta años. Si en los más robustos son ochenta…” (Salmo 90:10). Ochenta años es poco menos de 30.000 días. Piénsalo en términos financieros: Con 30.000 euros te compras un buen automóvil o das la entrada para una casa.

No es mucho dinero en realidad –ni tampoco mucho tiempo. Ninguno de nosotros sabe cuántos días nos quedan, aunque sí sabemos cuántos se nos han concedido hasta ahora. Si hubieras de sumarlos, ¿qué has conseguido en tu vida, desde una perspectiva eterna?

Job dijo: “Mis días corren más veloces que la lanzadera del tejedor…” (Job 7:6).

“Mis días han sido más ligeros que un correo; huyeron…” (Job 9.25).

Bryan Wilkerson comenta:

“Los adolescentes cuentan el número de amigos que tienen, los colegios por los que han pasado. Los universitarios cuentan las notas de los exámenes, cuántas cervezas pueden beber. Los adultos miden el éxito por el número de dormitorios de sus casas, o de automóviles en el garaje o por el rendimiento de sus inversiones. Casi todos cometen dos errores:

o bien piensan que tienen mucho tiempo y que pueden perderlo o que tienen muy poco y por lo tanto no pueden hacer nada significativo, así que ni siquiera lo intentan. Nuestros días son todos como maletas del mismo tamaño, pero en las que unos empacan muchas más cosas que otros. “…El que sueña despierto es un imprudente” (Proverbios 12:11 NVI). Contar tus días significa ofrecérselos a Dios y buscar su dirección para tu vida.”

cuanto-tiempo-vivir-biblia

¿Cuánto tiempo se puede vivir Según La Biblia?

¿Existe una edad límite hasta la que podamos vivir?

“…MI EDAD ES… APENAS UN SOPLO…” (Salmo 39:5)

Hablando del entierro de un amigo, Bryan Wilkerson expone:

“Este hombre era cristiano, y una persona inteligente, trabajadora y dinámica. Ayudó a fundar dos hospitales… creó la asociación local de fútbol, viajó, cantó en corales por todo el mundo. Fue un hombre de tremenda energía y capacidades extraordinarias. Pero nadie habló de su influencia espiritual. Llevó a muchos al fútbol, pero a pocos a Cristo.

Su pastor no pudo decir nada de su contribución en la iglesia, excepto que criticaba sus sermones todos los domingos. Su esposa e hijos tampoco tuvieron muchas palabras para él, pues apenas les dedicaba tiempo o energía. Imagina lo que podría haber logrado si hubiera ofrecido su tiempo y sus talentos a Dios.

Compara ese funeral con otro al que asistí. El hombre en cuestión también fue muy aclamado en el mundo secular. Pero se preocupó de contar bien sus días y sus recursos y ofrecérselos a Dios.

Los que hablaron en el entierro no mencionaron sus éxitos e influencia en el mundo laboral, sino que se centraron en su influencia espiritual, de cómo les había enseñado el camino a Cristo, su liderazgo y apoyo a ministerios cristianos, sus años de servicio en la iglesia… sus viajes misioneros a Moldavia. Su familia habló del amor que tenía por las Escrituras y por su familia su fidelidad como esposo y como padre.

Recuerdo que deseé que toda mi congregación estuviera allí para que vieran lo que Dios puede hacer por alguien que le ofrece todos los días de su vida.”

¿A cuántas personas has llevado a Cristo? ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo, tus tesoros y tus talentos? Los regalos de Dios no son préstamos, sino depósitos de los que Él espera rendimientos. La única cosa inmutable en este mundo es el número de horas del día. La diferencia entre ganar y perder estriba en cómo gastamos esas horas.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

50 Compartir
Comparte43
WhatsApp
Tweet5
+1
Pin1
Comparte1