¿Por qué Dios permite que pasemos por pruebas y tribulaciones?

Las Pruebas Y Las Tribulaciones Según La Biblia

“…DIOS VINO PARA PROBAROS…” (Éxodo 20:20)

¿Te acuerdas de los exámenes del colegio? Podías aprobar o suspender, pero no podías evitarlos. Así es la vida. Las pruebas van a ser inevitables, así que prepárate de antemano.

Jesús dijo: “…Un hombre prudente… edificó su casa sobre la roca. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y golpearon contra aquella casa; pero no cayó… un hombre insensato… edificó su casa sobre la arena. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.” (Mateo 7:24-27).

El primero edificó su casa sobre la roca porque sabía que no era cuestión de “si iban a venir las tormentas” sino de “cuándo llegarían”.

El segundo la edificó sobre la arena porque era barato y fácil. Pero cuando llegó la tormenta, la casa del primero se mantuvo y la del segundo se desmoronó. ¿Qué estaba queriendo Jesús decir con eso?

Tus talentos, tu currículum vitae y tu reputación te llevarán probablemente a la cúspide, pero si no has formado un carácter sólido, no permanecerás mucho tiempo arriba.

Asimismo, es posible que tus creencias sean sinceras y concuerden con lo que piensan las personas que te rodean, pero a menos de que estén basadas en la Palabra de Dios, no te servirán cuando más las necesites.

En la Biblia leemos tres veces “…El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).

Cuando lleguen las pruebas de la vida, tendrás que ser capaz de levantarte y decir: ‘No tengo todas las respuestas, pero tengo pruebas del carácter de Dios y de cómo actúa, así que voy a confiar en que Él va a cumplir lo que ha prometido en su Palabra.”

¿Por que Dios Nos pone Pruebas Según La Biblia?

“…DIOS VINO PARA PROBAROS…” (Éxodo 20:20)

Dios dijo a su pueblo: “…Te ha traído el Señor, tu Dios, estos cuarenta años en el desierto… para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos” (Deuteronomio 8:2).

Las pruebas de la vida revelan cómo aceptas las enseñanzas, lo que has aprendido y lo que harás en determinadas circunstancias. Todo lo que has aprendido no es más que pura teoría hasta que hayas pasado por la prueba. ¡Y la vida te probará!

Chuck Swindoll cuenta la historia de un pajarito llamado Chippy: “Chippy era un periquito que nunca se imaginó lo que le pasaría. Estaba cantando tranquilamente colgado en el columpio de la jaula cuando de repente se encontró atrapado, sumergido y zarandeado. Sus problemas empezaron cuando su dueña decidió limpiar la jaula con el aspirador. Puso el tubo dentro para aspirar las semillas y la suciedad en la base de la jaula.

Mientras lo hacía, sonó el teléfono e instintivamente, se volvió para cogerlo. Apenas había pronunciado el saludo cuando ¡zas!, el aspirador se tragó a Chippy. La dueña gritó, dejó caer el teléfono y apagó de una el aspirador. Con el corazón en la mano, abrió la bolsa. Allí estaba Chippy, vivo pero atontado, cubierto de polvo. Lo recogió y se fue corriendo a la bañera donde abrió el grifo de agua fría con toda fuerza y debajo puso al periquito para quitarle el polvo. Luego hizo lo que todo dueño responsable de animal doméstico haría: tomó el secador y con la máxima potencia y aire caliente secó al pajarito que tiritaba.” Swindoll acaba así la historia: “Ahora Chippy apenas canta.” La vida te va a probar, ¡pero no dejes que te robe el canto!

¿Por que Dios permite Las Pruebas?

tribulaciones-pruebas

Las Pruebas Y Las Tribulaciones Según La Biblia

“…DIOS VINO PARA PROBAROS…” (Éxodo 20:20)

¿Te acuerdas cuando estabas en el colegio?

Durante los exámenes el profesor permanecía callado. La Biblia dice: “Hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él… Al llegar la noche, la barca estaba en medio del mar… Viéndolos remar con gran esfuerzo, porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar… Viéndolo ellos andar sobre el mar… gritaron… porque se asustaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo! Soy yo, no temáis. Subió a la barca con ellos, y se calmó el viento. Ellos se asustaron mucho, y se maravillaban” (Marcos 6:45-51).

Este relato nos enseña que:

1) Estar en la voluntad de Dios requerirá que pasemos por tormentas.

“Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librará el Señor” (Salmo 34: 19).

2) Aunque no puedas verlo, Él sí te está mirando. Nunca estás fuera de su vista, de su cuidado o de su alcance.

3) Nunca te encomendará una tara que no puedas llevar a cabo sin su ayuda, así que no lo intentes solo.

4) Si lo permites, el temor nublará tu razonamiento e impedirá que reconozcas al Señor cuando se acerque a ti.

5) Primero te hablará a ti y luego a las circunstancias que te amenazan. Cuando lo haga, sentirás una paz sobrenatural.

6) Cuando tu barca está “en medio” de la tormenta, ¡lo mejor está por venir!

7) La hora más oscura es justo antes del amanecer. ¡Alégrate! El sol volverá a brillar; Dios no te va a fallar.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

114 Compartir
Comparte104
WhatsApp
Tweet8
+1
Pin1
Comparte1