No juzguéis para que no seáis juzgados ¿Debemos Juzgar a los Demás?

No juzguéis para que no seáis juzgados (Mateo 7:1-2)

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida que midáis, os será medido (Mateo 7:1-2).

Mateo 7:1-2 está hablando a un grupo específico de personas. Lamentablemente, muchos han abusado de las escrituras anteriores en un intento por silenciar a alguien de hablar contra el pecado.

No juzguéis, para que no seáis juzgados: El grupo objetivo

La Escritura de Mateo 7:1-2 es una instrucción y advertencia dirigida a un grupo específico de personas. Estas personas son identificadas en el versículo cinco del mismo pasaje. Note que el mal uso estratégico del “No Juzgar” casi siempre implica omisión de las escrituras arriba y/o abajo de la que se está sacando del contexto. El mal uso de Mateo 7:1-2 no es una excepción.

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con qué juicio juzgáis, seréis juzgados; y con la medida que medís, os será medido. ¿Y por qué miras tú la astilla que está en el ojo de tu hermano, pero no consideras la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: “Déjame sacar la astilla de tu ojo; y he aquí una viga está en tu propio ojo? Hipócrita, primero tira la viga de tu propio ojo; y entonces verás claramente para sacar la astilla del ojo de tu hermano (Mateo 7:1-5).

La primera parte del pasaje de arriba es citada a menudo por personas que voluntariamente viven en pecado. Estas personas no quieren venir al arrepentimiento, así como hay cristianos que no están dispuestos a confesar el pecado. Se cita en un intento de silenciar a la persona a través de la cual Dios escoge hablar parte de su palabra que condena el pecado de un individuo. Esta práctica comúnmente usada se basa en la enseñanza de que debido a que cada uno ha sido un pecador, nadie será usado por Dios para reprender a otro acerca de su pecado. Tal creencia es satánica porque está en contraste directo y agudo con las escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento.

Una vez más, este pasaje específicamente señala a un grupo de personas que ciertamente no están en posición de decir a otros acerca de ciertos pecados de los cuales ellos mismos son culpables. Este grupo es la gente a la que Mateo 7:1-2 está dirigida y a la que se le prohíbe reprender a otros. Este grupo objetivo son los hipócritas (verso 5 del pasaje).

Note en el pasaje que el hermano que está haciendo el juicio, así como el hermano que está siendo juzgado tienen el mismo pecado. Hay algo en sus ojos. El uno tiene una astilla en el ojo; el otro tiene una viga en el suyo. Sin embargo, ambos tienen un problema en la misma área: su ojo. Si el hermano que estaba juzgando hubiera tenido un problema con el pie, pero no con el ojo, podía ver claramente para ayudar a su hermano a sacar la astilla. Su pie no sería un obstáculo. Más, si ambos tuvieran el mismo problema en el pie, ¿por qué el hermano que está siendo juzgado escucharía al hermano que está juzgando?

El hermano con la viga en el ojo tiene el mismo problema que su hermano con la astilla en el suyo, pero en mayor medida. Su problema es una viga; por lo tanto, ha sobrepasado la severidad del problema de su hermano, que todavía se encuentra en estado de astilla. Para ilustrar esto, digamos que los hermanos José y Juan tienen problemas para controlar su temperamento.

José vive en Canadá. Juan vive en Inglaterra, y cuando está enojado, dice una o dos palabras de maldición. Él sabe que debe guardar la paz, alejarse, hacer todo lo que tenga que hacer para no pecar de esta manera; pero, en esta etapa de su crecimiento en Cristo, no está completamente entregado a Dios. Digamos que José, por otro lado, no sólo maldecirá cuando se enoje, sino que luchará y luego, conspirará para vengarse. Ahora digamos que José y Juan no se conocen entre sí, pero vienen a estar en la presencia del otro en una reunión social en el país de José de Canadá.

Alguien enfurece a Juan y él dice una o dos palabras de maldición que José ve. José, sabiendo que Juan no lo conoce, se ocupa y juzga el comportamiento de Juan. En vez de orar por Juan cómo debe orar por sí mismo y en vez de ofrecer ánimos, pero gentiles recordatorios de lo que la Palabra de Dios dice sobre el pecado de maldecir, incluyéndose a sí mismo en el grupo de personas que necesitan vencer, se coloca en un pedestal por encima de Juan con respecto a la justicia. José es culpable del mismo pecado en peor grado, pero se aprovecha de la situación sabiendo que Juan no conoce su trayectoria. Es el que tiene la viga en el ojo intentando quitar la astilla del ojo de su hermano. Él es un hipócrita y Mateo 7:1-5 habla a los hipócritas. Leemos en Romanos 2:1-3:

Por lo tanto, oh hombre, tú eres imperdonable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; por lo cual juzgas a otro, tú te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces las mismas cosas, ¿Y piensas esto, oh hombre, que juzgas a los que hacen tales cosas, y haces lo mismo, podrás escapar del juicio de Dios? (Romanos 2:1-3)

Juan es instruido para recibir las Escrituras, aunque vienen de un hipócrita (Mateo 23:3, Filipenses 1:15-18). Sin embargo, esto no excusa al hipócrita ante Dios.

Juzgando a los cristianos: Es Mencionado

El significado de “juez” es alguien designado para tratar casos legales, pronunciar sentencia y/o decidir en una disputa. La palabra también significa tener o formar una opinión sobre algo o alguien.

La gente acepta que los jueces de los diversos sistemas judiciales del mundo tengan la autoridad para dictar sentencia y decidir en disputas legales. Pueden estar en desacuerdo con las decisiones del juez, que en realidad pueden ser torcidas, pero, hasta que el juez sea destituido de su cargo y a menos que éste sea destituido, las personas saben que ellos tienen autoridad para juzgar. Muchos jueces abusan de esta autoridad y responderán ante el Gran Juez en el día del juicio; sin embargo, ya sea honesto o deshonesto, se les ha dado autoridad para juzgar. Sin embargo, no es este tipo de juicio con el cual la gente que intenta usar Mateo 7:1-2 en su defensa, tiene un problema.

El juicio que tantos protestan es la reprensión de su pecado. La Biblia, siendo el ejemplo y la autoridad final sobre la fe cristiana, responde directamente a la pregunta de si los cristianos deben hacer tales juicios.

Al día siguiente salió y vio a dos hebreos que reñían; entonces dijo al que maltrataba al otro: ¿Por qué golpeas a tu prójimo? Y él respondió: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? (Éxodo 2:13-14)

¿Juzgar o no Juzgar?

Y aconteció al día siguiente, que Moisés se sentó a juzgar al pueblo…. (Éxodo 18:13)

Moisés fue justificado al decirle a su hermano israelita acerca de su mal como él mismo no era culpable de tal mal. Él no maltrató a sus hermanos y luego trató de reprender el mismo comportamiento en otra persona. Por otro lado, Moisés había defendido con vehemencia a un israelita maltratado por un egipcio (Éxodo 2:14); por lo tanto, él no era el hipócrita del que Mateo 7:1-5 habla.

En Gálatas 2:11-14 leemos: “Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

El apóstol Pablo, al no ser culpable del mismo mal que Pedro, tenía autoridad para juzgar a otro apóstol, Pedro, de esta manera. La enseñanza de Pablo sobre este tema es de gran iluminación por varias razones. Vemos sus ejemplos como un juez en Gálatas 2:11-14, y lo vemos otra vez en 1 Corintios 5:3-5:

Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

Podría decirse que, debido a que Pablo era un apóstol, tenía mayor autoridad para hacer estos juicios. Sí, la autoridad para entregar a Satanás pertenece exclusivamente al Señor, como todo juicio, pero la Palabra de Dios explícita y repetidamente manda que sus siervos participen activamente en la habilidad de juzgar; la habilidad y autoridad que hemos recibido de Él y que se ejerce bajo Su control. No permitir que Dios nos use de esta manera es desobediencia.

El pasaje de 1 Corintios 6:1-5 dice. ¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos? ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida? Si, pues, tenéis juicios sobre cosas de esta vida, ¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia? Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos,”

No podemos juzgar en las disputas sin estar dispuestos a señalar las acciones equivocadas que se han hecho. ¿Esta autoridad pertenecía sólo a los apóstoles? ¿Cómo podemos hacer tal declaración sensatamente cuando acabamos de leer en la Escritura de arriba,” …¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia?” ¿Son los apóstoles los menos estima en la iglesia? Por supuesto que no. También, Pablo dice a todos los creyentes que lo sigan (imiten) como él siguió (imitó) a Cristo (1 Corintio 11:1)

Aprendemos que no se ve bien ante los ojos de Dios, cristianos absteniéndose de la severa reprensión del pecado. ¿Cómo puede ser la reprensión del pecado tan poco atractiva para un cristiano que proclama la fe en Aquel que vino a destruir el pecado (1 Juan 3:8)?

A través de Pablo, también aprendemos que nuestro juicio a los impíos no es el mismo que el de aquellos que afirman ser de la fe cristiana. Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.” (1 Corintios 5:11-13).

¿Significa esto que los cristianos no deben reprender el pecado de los no salvos, sino sólo el de aquellos que afirman haber recibido la salvación? Por supuesto que no. Recuerde que juzgar no sólo significa decidir en las disputas, o tener una opinión o juicio sobre algo, sino que también llegar a pronunciar sentencia o castigo. Pablo pronuncia sentencia sobre el hermano desobediente en la fe en 1 Corintios 5:3-5. Esta es una forma de juicio que va más allá de simplemente reprender a alguien sobre su pecado.

Los cristianos deben predicar en contra del pecado, independientemente de si el culpable es o no miembro de la iglesia. Pero, la sentencia se limita para aquellos que son de la fe. Con respecto al mundo como un todo, la reprensión del pecado es un juicio que se le ordena al cristiano.

Y no tengan comunión con las obras infructuosas de las tinieblas, sino que más bien las reprendan (Efesios 5:11).

Ahora os exhortamos, hermanos, a advertir a los rebeldes (desobedientes)… (1 Tesalonicenses 5:14).

Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. (Ezequiel 3:18).

Finalmente, veamos un versículo en el libro de Romanos:

¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. (Romanos 14:4).

En lo superficial esta escritura parece contradecir todo lo que se acaba de decir; por lo tanto, echemos un vistazo más de cerca. Empezando en el versículo dos del mismo capítulo de Romanos leemos:

Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres. El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. (Romanos 14:2-3).

El capítulo 14 de Romanos se refiere al consumo literal de ciertos alimentos y carnes. Algunos judíos que se convirtieron en cristianos no estaban acostumbrados a la libertad de poder comer cerdo y otros animales que habían sido declarados inmundos, y no estaban de acuerdo con los cristianos gentiles que seguían comiéndolos. De la misma manera, había convertidos cristianos gentiles que despreciaban a los judíos cristianos que se abstenían del consumo de tales animales como el cerdo y por lo tanto no disfrutaban de la libertad que tenían en Cristo.

Las escrituras anteriores nos enseñan que tampoco era el judío cristiano el que despreciaba al creyente gentil por comer carnes inmundas, ni el creyente gentil el que despreciaba al judío cristiano por no comer porque ambos eran aceptados por Dios. Además, la Escritura explica que, si el judío cristiano todavía veía el cerdo como impuro, para él era inmundo, y no debía comerlo contra su conciencia (Romanos 14:23). La misma regla se aplicaba al Gentil.

Algunos intentarán decir que este comer carne hace referencia simbólica de acciones o cosas no alimentarias. El capítulo 14 de Romanos es muy literal. A algunos judíos cristianos les molestaba el hecho de que sus nuevos hermanos cristianos entre los gentiles convertidos comieran lo que para ellos era todavía inmundo. De la misma manera, algunos cristianos gentiles se molestaban por el hecho de que sus hermanos cristianos judíos todavía rechazaban comer animales que habían sido declarados inmundos en el Antiguo Testamento. Cada uno debía tener consideración por el otro. El Cristiano Gentil no debía usar su libertad para comer todas las carnes si causaba daño a la fe del Judío Cristiano ni tampoco era el Judío Cristiano permitir que sus restricciones para comer dañaran la fe de su nuevo hermano o hermana Gentil.

El reino de Dios es más importante que nuestra libertad para comer carne o nuestras creencias con respecto al rechazo de las carnes que antes eran inmundas. Los hermanos en Cristo que verdaderamente se aman los unos a los otros no pondrán el gozo de las libertades ni la adherencia a las restricciones por encima del amor de Cristo, el amor que se nos ordena tener por los hermanos.

Las palabras limpio e impuro se refieren específicamente a los animales y a la gente. Los gentiles eran considerados como animales en los tiempos del Antiguo Testamento (Hechos 10:9-35, Génesis 7:2,8, Levítico 11º capítulo).

“Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano. Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es. Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió. No sea, pues, vituperado vuestro bien; porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.” (Romanos 14:13-17).

Así como Dios no permite que sus siervos que comen todas las carnes juzguen a aquellos que rechazan las carnes declaradas inmundas en los tiempos del Antiguo Testamento y viceversa, tampoco permite juzgar entre sus siervos con respecto a los días escogidos para la adoración (Romanos 14:6, Colosenses 2:16). Una vez más, noten que el capítulo 14 de Romanos, que detalla las áreas en las cuales un siervo de Dios no debe juzgar a otro, no está hablando de pecados contra Dios, sino más bien sobre la relación personal de cada siervo con el Señor en las áreas de comer carne y observar los días de reposo.

Ejercitar nuestra libertad de comer cerdo y otros animales que fueron declarados inmundos en el Antiguo Testamento nos obliga a entender el impacto que esta libertad puede tener en la salud del cuerpo físico.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet1
+1
Pin
Comparte