¿Qué Dice La Biblia Sobre La Amistad? Versículos Bíblicos

La Biblia y La Amistad Versículos Bíblicos

“EL HOMBRE DE MUCHOS AMIGOS SE ARRUINA…” (Proverbios 18:24 LBLA)

Salvo excepciones, el éxito que tengas en la vida dependerá de tu capacidad de entablar y mantener relaciones con las personas adecuadas. Según un informe de la American Management Association, participaron en una encuesta doscientos gerentes y coincidieron en que la destreza más importante de un ejecutivo es su capacidad de relacionarse con la gente. Consideraban esa capacidad más vital que la inteligencia, la decisión, el conocimiento o las aptitudes profesionales. Francamente, nadie tiene un gran número de verdaderos amigos en la vida. Y mejor que sea así. Salomón nos advierte que:

“el hombre de muchos amigos se arruina…” (Proverbios 18:24 LBLA).

La amistad requiere tiempo, energía, sacrificio e inversión personal. Asimismo, no todos los que se hacen llamar amigos demostrarán serlo, tal como advirtió Jeremías al rey Sedequías:

‘Tus amigos más confiables te han engañado y te han vencido. Tienes los pies hundidos en el fango, pues tus amigos te dieron la espalda’ (Jeremías 38:22 CST).

El mal amigo te traicionará, tal como se lo demostró Judas a Jesús. Por eso, aquí tienes una regla de oro:

“Muéstrate amigable con todos, pero no tengas a todos por amigos”.

Salomón dijo: “Los justos dan buenos consejos a sus amigos, los perversos los llevan por mal camino” (Proverbios 12:26 NTV).

Carlos Spurgeon afirmó: “Al hombre se le conoce tanto por las compañías que evita como por las que frecuenta”. En hebreo, la palabra “elegir” es tur y en el Antiguo Testamento se refiere a un explorador en busca de tierras. Así que, si eres sabio, explorarás y evaluarás tus amistades antes de involucrarte en ellas. Y si alegas: “Es que estoy muy solo”; recuerda que, en palabras de George Washington, “Más vale solo que mal acompañado”.

amistad-biblia-versiculos-biblicos

“EL HOMBRE DE MUCHOS AMIGOS SE ARRUINA…” (Proverbios 18:24 LBLA)

Versículos Bíblicos Sobre La Amistad

“EL HOMBRE QUE TIENE AMIGOS, HA DE MOSTRARSE AMIGO…” (Proverbios 18:24 JBS)

Para tener un buen amigo, primero debes intentar serlo. Un poeta anónimo escribió:

“Salí a buscar un amigo, mas no hallé ninguno; salí a ser yo un amigo, y los hallé por doquier”.

Para entablar amistades no se necesita una personalidad dinámica; también los tímidos, callados y reservados pueden aprender a mostrarse amigos. Si eres amigable, te es prácticamente imposible no tener amigos. Y viceversa. Un grupo de psicólogos pidió a unos universitarios que anotarán las iniciales de las personas que más les desagradan. Algunos sólo escribieron una única persona, mientras que otros anotaron hasta catorce. Un dato interesante del estudio fue que quienes a más personas anotaban en sus listas eran los que más aparecían en las listas de otros. Date cuenta de que cuanto más agradable resultes, con mayor probabilidad te gustarán los demás y les gustaras a ellos.

Veamos cinco maneras de hacer amigos:

1) Mantén contacto visual. Cuando estés hablando con alguien, mírale a los ojos.

2) Sonríe. Se necesitan setenta y dos músculos para fruncir el ceño y solo catorce para sonreír. Además, una sonrisa llega al alma y estimula la conversación.

3) Llama a las personas por su nombre. Los desconocidos no son más que extraños, pero a un amigo lo conoces.

4) Habla del tema favorito del otro: sí mismo.

5) Busca el momento de darle una palabra de ánimo, de hacerle un cumplido o de hacer algo bueno por él. La persona que conozcas que posea estos cinco rasgos se habrá ganado la reputación de ser “amigo”.

Citas Biblicas de Amistad en Proverbios

“EL QUE ANDA ENTRE SABIOS SERÁ SABIO, PERO EL QUE SE JUNTA CON NECIOS SALDRÁ MAL PARADO” (Proverbios 13:20)

Hay una anécdota de un granjero al que día tras día le molestaban una bandada de cuervos en su maizal. Un día se hartó, cargó su escopeta y se escondió detrás de la cerca decidido a hacer volar por los aires a esos inoportunos cuervos. Resultó que el granjero tenía un loro muy sociable que se hacía amigo de cualquiera sin miramientos. Este, viendo la bandada de cuervos, voló junto a ellos y se les unió con la intención de hacerse su amigo.

El granjero vio los cuervos, pero no su loro, así que apuntó con cuidado, disparó, dio un brinco y fue corriendo a ver cuántos cuervos había caído. ¡Quién lo iba a decir! Allí yacía su loro en el suelo con un ala rota y el pico dañado, pero todavía con vida. El granjero lo recogió con ternura y lo llevó a casa, donde sus hijos salieron corriendo a recibirlo. Al ver el loro herido, preguntaron entre lágrimas: “Papá, ¿qué ha pasado?”. Pero antes de que el padre pudiera responder, declaró el loro: “Esto es lo que te pasa por juntarte con malas amistades”.

Si te juntas a quien no debes, nunca podrás estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado y hacer lo correcto. Como padre es necesario que les enseñes eso a tus hijos. Vigila el uso que hacen de Internet y adviérteles de los depredadores que merodean por la red con el propósito expreso de hacer “amigos”. A lo mejor eres de los que dicen “¡Pero si ni siquiera sé encender el ordenador!”. Si amas a tu hijo, aprenderás. Cada día se multiplican las historias terroríficas de niños que terminan dañados y descarriados. Si suena fuerte y urgente, es porque lo es.

La Amistad Y La Biblia 

“MÁS CONFIABLE ES EL AMIGO QUE HIERE…” (Proverbios 27:6 NBD)

Veamos dos cualidades que pueden sellar una amistad para siempre como haría un pegamento: la sinceridad y la lealtad. La Biblia dice: ‘Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa’ (Proverbios 27:6 NBD).

Un amigo de verdad te podrá molestar diciéndote la verdad, pero te la dirá de todos modos. Quizá no sea lo que desees oír pero si te quiere de verdad, te dirá lo que necesitas oír. A corto plazo te podrá doler, pero a la larga te será de ayuda. Cuando pongas una relación a prueba para comprobar si se trata de una verdadera amistad, hazle estas dos preguntas a la otra persona:

1) ¿Puedo confiar en ti como para que seas totalmente franco conmigo?

2) ¿Puedo confiar en ti como para poder ser totalmente franco contigo?

Las amistades verdaderas son las únicas que esperan franqueza mutua y que pueden mantenerse en ella. La otra cualidad propia de la amistad es la lealtad. “…Amigos hay más unidos que un hermano” (Proverbios 18:24).

La palabra unidos es la misma que se usa para describir la unión de la carne al hueso. Es una ilustración muy elocuente de cuán entretejidos deberían estar dos amigos. Nadie debería poner en duda la lealtad de su amigo, puesto que un amigo de verdad siempre hará de abogado defensor antes que de juez. No existen los amigos “en las buenas”. No necesitas amigos cuando las cosas van bien, sino cuando las cosas se complican. Un amigo “en las buenas” no es un verdadero amigo.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

6 Compartir
Comparte5
WhatsApp
Tweet1
+1
Pin
Comparte