Home / Articulos Cristianos / 8 Marcas Verdaderas De Una Vida Transformada Por Jesús

8 Marcas Verdaderas De Una Vida Transformada Por Jesús

8 Señales De Una Vida Transformada Por Dios En La Biblia

Lectura Bíblica: Gálatas 4:19, Romanos 8:29, 2 Corintios 5:17, Romanos 12:1-2 (escrituras sugeridas)

Los líderes de la iglesia—especialmente los pastores, están constantemente buscando maneras de compartir la transformación en las vidas de aquellos a los que conducen. Pero a veces la naturaleza misma de una vida transformada parece eludirnos. Incluso con una sólida base teológica que indique cómo Dios transforma la vida a través de la redención, se puede sentir en una pérdida en cuanto al aspecto de estas vidas transformadas.

La iglesia primitiva tenía estas mismas marcas. Tanto una comprensión doctrinal de la obra para presentarnos a Cristo y la obra para dar forma para ser como Cristo son necesarios y ambas necesitan ser aprendidas. Mi propósito en este artículo es el punto hacia el segundo número de la ecuación: ¿cómo ayudar a los creyentes a vivir una vida transformada?. Es un problema que los líderes y seguidores por igual deben luchar a través de: ¿Cómo vivo la transformación espiritual que se ha producido en mí?

¿Qué es la Transformación?

La transformación no se trata del logro de una norma espiritual. Este estándar es dado a nosotros por Cristo en el momento de la salvación. No se trata de la imposible tarea de imitar cada obra de Jesús. Se trata de reconocer la vida de Dios en el creyente y cómo responder a la obra del Espíritu de Dios en nosotros.

Cuando digo “ocho marcas” de una vida transformada, no me refiero a los “pasos”. Ellos no son un proceso de auto-actualización o un camino legalista a la santidad. Estas son señales de la intención de Dios, es decir, para que Cristo sea formado plenamente en nosotros (Gálatas 4:19). El objetivo es el mismo Cristo, y como líderes de la iglesia debe ser nuestro objetivo, como también para nosotros mismos y los que nos sigan. Una vez que nuestros corazones están totalmente establecidos en Cristo, nuestras vidas se reflejan en Él, en cómo vivimos.

Cada día, los creyentes en su iglesia luchan con el contraste de quiénes eran, quiénes son en Cristo, y lo que parecen ser en su vida diaria. Pablo escribió y aseguró a los creyentes en Roma que el Espíritu Santo iba a trabajar continuamente para formar completamente la imagen de Cristo en ellos. Así que cuando digo “marcas”, me refiero a indicadores bíblicos de la transformación que ya se ha producido para traer la salvación y también ocurren regularmente para desarrollar el carácter y la imagen de Cristo en nosotros (Romanos 8:29 y Gálatas 4).

Esta distinción entre medidas y marcas no es una pequeña aclaración. Es una diferencia fundamental, y lleva por dos caminos muy diferentes. Podría ser caracterizado como la diferencia entre lo que estoy haciendo para Dios y lo que Dios está haciendo en mí. La transformación es acerca de Dios haciendo algo en mí—y yo cooperando con Él.

La transformación no es como la de un árbol de cerezo tratando de transformarse en un árbol de naranja. Se trata de un árbol de cerezo tratando de crecer en lo que está destinado a ser—un árbol de cerezo. Como creyentes, nosotros no estamos tratando de ser algo que no somos. En la conversión, Dios nos convierte en nuevas criaturas. Nuestra transformación en curso es, por tanto, acerca de la vida en tiempo real de lo que ha sido planeado para todos los tiempos. Como dijo Pablo acerca de los Corintios, que solían ser inmorales (1 Corintios 6:11), pero ¡ya habéis sido lavados! ¡Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha llegado (2 Corintios 5:17)! Cristo vive. La transformación que está viviendo por la fe en Él en nosotros (Gálatas 2:20).

Una Imagen de una Vida Transformada

No estamos tratando de evocar la transformación. Está dentro de nosotros, y debemos “vivir con”. Pero, al hacerlo, ayuda a saber lo que es la vida transformada. Entonces, ¿a qué se parece una vida transformada?

Mi mente recuerda Romanos 12 para encontrar una imagen de una vida transformada por Dios. Pablo escribió once capítulos de profunda doctrina delineando el misterio del evangelio, y luego, con Romanos 12:1, él habla en los primeros versículos a los creyentes sobre el entendimiento de vivir la transformación espiritual. Este capítulo muestra las ocho marcas que pueden servir como guías en la dirección de los creyentes hacia una vida transformada.

1. Entrega

Enseñar a someterse en lugar de condicionar. El primer versículo de Romanos 12 nos habla de “un sacrificio vivo.” El problema con sacrificio vivo es que este se retuercen en el altar. Tenemos que recordar a los creyentes a rendirse totalmente a los planes de Dios, no hacer una huelga para después querer condicionarlo.

La lección de entrega comienza a menudo con los líderes. Si eres pastor, o alguien en un papel diferente de liderazgo, tu vida debe ser un ejemplo para la agenda de Dios en primer lugar, dejando los deseos personales atrás. El ejemplo de la adoración como un sacrificio vivo es donde gran parte de nuestra transformación comienza. Como líder, se el primero en subir al altar cada semana.

Una vida transformada es marcada por la disposición a rendirse.

2. Renovación

Renovar su forma de pensar (renovación de la mente). En 12:2, la transformación se destaca como un ejercicio persistente de la mente. Jesús enseñó en el Sermón del Monte que el asesinato y el adulterio son cometidos internamente mucho antes de que actuen de forma externa. Para los creyentes vivir el cambio producido por la redención, una mente renovada es necesaria (la mente de Cristo).

Con qué frecuencia un miembro de su congregación, tiene un estudio de la Biblia le preguntó, ¿Cómo puede conocer la voluntad de Dios? La solución más simple es darles el adecuado punto de partida—la renovación de sus mentes. Cuando les guía hacia la vida de Jesús, en particular, y de las Escrituras como un todo, sus mentes estarán en línea con los pensamientos de Dios.

Una vida transformada es marcada por una continua renovación de la mente.

3. Servicio

Ayuda a abrazar y activar sus dones. Como Pablo transforma de la doctrina a la práctica, sus pensamientos saltan rápidamente a cómo todos están dotados para servir a la iglesia y a la misión de Cristo (vv. 3-8). Pero servir en la misión de Dios es a menudo entendido como una “medida para todos” los esfuerzos. Y la mayoría de los creyentes no se siente como si dieran la talla.

Vivir la vida transformada significa participar en el proceso del discipulado en la manera en que Dios ha llamado y equipado personalmente. El empoderamiento de los creyentes para servir en el lugar para el que fueron diseñados permite a cada Cristiano ayudar a otros en la transformación.

Una nueva vida en Cristo está marcada por la humildad y el servicio.

Marcas-vida-trasnformada

8 Marcas Verdaderas De Una Vida Transformada Por Jesús

4. El amor

Empuje el amor hacia adelante. La palabra “amor” es terriblemente maltratada en nuestro idioma. Tal vez es porque sólo tenemos una palabra para referirse a nuestro amor para el esposo, hijos, y la pizza. El énfasis necesario para vivir nuestra transformación es entender la pureza involucrados en el ideal Cristiano del amor (v. 9-10). El amor es más asociado con la muerte de un héroe en una película romántica con final de cuento de hadas.

En Brasil por ejemplo, las personas usan la palabra “amar” y “adorar” para todo lo que se les pueda imaginar. La gente ama el fútbol, las películas, y las pizzas. Tristemente la misma palabra es usada para “amar” al marido o a la esposa.

Para la mayoría de nosotros, es la eliminación de la hipocresía que debe venir primero. Y uno de los medios más eficaces de hacerlo es guiar a los creyentes a la comunión el uno al otro. Ya que estarían obligados a tratar honestamente con la vida del otro.

El carácter de Cristo en el trabajo debe ser en ellos la elección entre el amor a los demás y la auto-preservación. Pídeles que busquen maneras para “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.” (v. 10). El amor es esencialmente la elección para valorar la necesidad de la otra persona, en vez de la nuestra. Aunque simplista como definición, se convierte en una forma de vida que va en contra del mundo.

La transformación se manifiesta en muchas formas en las vidas de los creyentes, pero el amor es una marca que Cristo dijo claramente distinguiría nuestras vidas del resto del mundo.

Una vida transformada está marcada por el amor verdadero.

5. Diligencia

Ayudarles a ser determinados. Veamos a los trillizos en versículo 11, “En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”. Debemos hacerles conocer que la vida Cristiana no es solo una carrera sino una maratón. Las imágenes a través de las Escrituras muestran que el pueblo de Dios debe persistir. En nuestra cultura, la determinación rara vez es la norma.

Los cristianos a veces necesitan ayuda para entender cómo el discipulado tiene mucho que ver con la diligencia y persistencia. En 2 de mis viajes: una vez viaje para hacer el trabajo de misiones, y la otra vez para hablar con un grupo de misioneros. En ambos casos, he apreciado la determinación necesaria para el trabajo en esos países. Ministerios para niños de la calle no son de crecimiento instantáneo. Se requiere de paciencia para ganar su confianza y guiarlos hacia Cristo. Asimismo, el trabajo con los líderes y pastores de otros países, requiere de paciencia, sobre todo con lo irreligioso de culturas como en Bélgica y Portugal. Pocas veces se encuentra gente dispuesta a aceptar cualquier forma de espiritualidad. Se requiere de un espíritu determinado para seguir adelante.

En los E.E.U.U. la determinación sigue siendo necesaria. En una cultura obsesionada con lo instantáneo de todo, fervor parece ser algo mejor para los Puritanos de antaño. Pero alguien que fue transformado por el evangelio aprende a persistir. La transformación trae consigo una estabilidad que se traduce finalmente en el fruto interno de la madurez y el externo de nuevos discípulos.

Una vida transformada es marcada por determinación y diligencia.

6. Perspectiva

Mostrar la perspectiva adecuada. La forma de ver la vida es cómo se va a llevar a cabo su ministerio. Donde el versículo 11 trata de la persistencia en el servicio, en el versículo 12 lleva el impacto de movimiento a través de las dificultades. “gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración” Estas tres afirmaciones requieren de fe en nuestras vidas.

El verdadero evangelio de transformación requiere de la fe. Creemos que, a través de la fe en la gracia de Dios, uno se convierte en un discípulo de Cristo. Pero la fe no tiene su punto final en el momento de la conversión. La fe es necesaria para agradar a Dios (Hebreos 11:6). Es a través del lente de la fe que los creyentes deben de ver la obra de Dios y sus propias vidas. Sabiendo que a menudo serán golpeados por la vida. La perspectiva de la fe nos permite ver más allá de las circunstancias actuales. Es mostrar a los creyentes que la vida de fe, no sólo debe ser pintada como una esperanza para que recibir las cosas en la eternidad. La fe es una parte activa de nuestra forma de ver la condición actual de vida. Es el reconocimiento dentro de la comunidad que la vida es difícil, pero no imposible.

Una vida transformada está marcada por una correcta perspectiva de fe.

7. Comunidad

Mantenga a los hermanos en comunidad. El grueso de Romanos 12 trata sobre cómo los creyentes se relacionan entre sí. De los versículos 13-20, se nos da un modelo para permanecer cerca el uno del otro. El mensaje del pasaje apunta a las necesidades que tenemos: compartir, hospitalidad, bendición, llanto, paz, hambre, sed. Satisfacer estas necesidades recíprocas es donde se manifiesta la transformación.

Pero para satisfacer las necesidades, la comunidad debe ser valorada. Vivo en un lugar llamado comunidad. Tiene límites geográficos y un nombre. Pero puedo prometerles que no todos estamos en comunidad unos con otros. Los ciudadanos de mi comunidad discuten sobre cómo se va a gastar el dinero de los impuestos, en qué orden deberían repararse las carreteras y dónde debería construirse la próxima escuela. Somos una comunidad que a menudo no está en comunidad unos con otros.

Pero como líder, usted tiene una oportunidad única. Es su lugar puede reunir a aquellos que son transformados individualmente por el evangelio, para que puedan compartir sus vidas. Aunque las personas muestran un deseo inherente de estar en comunidad, a menudo sustituyen la proximidad de las relaciones. Para poder llorar con alguien (v. 15), tienes que estar más que físicamente cerca de él. Debemos buscar la transformación para tomar el corazón de Cristo, que lloró en la tumba de un amigo. La comunidad es el lugar que cataliza el cambio.

Una vida transformada se caracteriza por vivir en comunidad con los otros hermanos.

8. Justicia

Modele para ellos una vida digna del evangelio. El verso final del capítulo dice: “No seas conquistado por el mal, sino vencerás el mal con el bien” (v. 21). Después de haber servido en iglesias pequeñas, medianas y grandes, puedo simpatizar con ustedes de que el mal parece estar presente en las iglesias. De hecho, parece tener una afición particular por los líderes de la iglesia. El mal nos tienta, y se burla de nosotros. Y en momentos de debilidad, nos acercamos a levantar las manos para arriba y marcharnos. Pero no lo hacemos, porque Cristo ha hecho demasiado por nosotros.

La misma naturaleza que se nos ha dado es la de la justicia. En su segunda carta a la iglesia de Corinto, Pablo enseñó que se nos había dado el ministerio de la reconciliación porque Dios “hizo que aquel que no conoció pecado fuera hecho pecado por nosotros, para que nosotros pudiéramos llegar a ser la justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). Nuestras vidas -vividas y guiadas- deben mostrar que estamos más interesados en mostrar la justicia de Cristo que en obtener una victoria transitoria sobre la mala voluntad de alguien hacia nosotros. Somos y tenemos la justicia garantizada, así que no desperdicies tu vida jugando con el pecado.

Se nos enseña: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8:29). El asunto de “¿Puedo ser justo?”. En cambio, nuestro pensamiento cada día debe ser: “¿Cómo manifestare en mí la justicia de Cristo?”.

Una vida transformada está marcada por la justicia.

Las marcas de una vida transformada no son sólo signos de la presencia de Cristo en nosotros. Ellos son el testimonio de la obra del Espíritu en nuestras vidas. Cuando vemos estas marcas, es porque Dios guarda Su pacto para llevarnos a la imagen de Su Hijo. Es el lugar al que muchos de nosotros debemos regresar en cómo dirigimos la iglesia.

Es un gran privilegio caminar en medio de aquellos a quienes se les dio nueva vida en Cristo y ver el trabajo constante de Dios en sus vidas. Al guiar a los hermanos e iglesias confiadas a nuestro cuidado, hagámoslo con la mentalidad de que Dios no está esperando iniciar la transformación, sino que Él la ha garantizado para Su pueblo. Lleve a la gente de guardar reglas para disfrutar de Cristo que una vez más los llevará hacia Su transformación.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Comparte39
WhatsApp
Tweet
Pin4
Comparte1
44 Compartir