*** Adelante, LLore ***

Cuando tenga el mayor dolor, ¡vaya a su lugar secreto y llore
toda su desesperanza!

Jesús lloró. Pedro lloró, ¡amargamente! Pedro llevó consigo el dolor de
negar al mismo hijo de Dios. Aquellas lágrimas amargas obraron en él un dulce
milagro. Él volvió para sacudir el reino de Satanás.

Jesús nunca aleja su mirada de un corazón que llora. Él dijo: “Al corazón
contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios” (Salmos 51:17). Jamás
dirá el Señor: “¡Guarda la compostura! ¡Ponte de pie y toma tu medicina!
¡Cálmate y seca tus lágrimas!”. ¡No! Jesús guarda toda lágrima en su
frasco eterno.

¿Le duele? Entonces adelante ¡llore! Y siga llorando hasta que sus lágrimas
dejen de correr. Pero que dichas lágrimas sólo provengan del dolor, y no de
la incredulidad ni de la autocompasión.

La vida continúa. Se sorprendería si supiera cuánto puede soportar cuando
Dios lo ayuda. La felicidad no es vivir sin dolor o heridas. La verdadera
felicidad es aprender cómo vivir cada día, a pesar de todo el dolor y la
pena. Es aprender a regocijarse en el Señor, sin importar lo que haya sucedido
en el pasado.

Quizás usted se sienta rechazado o abandonado. Su fe puede haberse debilitado.
Quizás piense que está de capa caída. En ocasiones, la tristeza, las
lágrimas, el dolor y el vacío pueden absolverlo, pero Dios sigue en Su trono.
¡Él sigue siendo Dios!

Usted no se puede ayudar a sí mismo. No puede detener la pena y el dolor. Pero
nuestro bendito Señor vendrá a usted. Y colocará su mano amorosa debajo de
usted para levantarlo y sentarlo otra vez en los lugares celestiales. Él lo
librará del temor a morir. Él le revelará su amor infinito.

¡Alce sus ojos! Aliéntese en el Señor. Cuando la neblina le rodee, y no
pueda ver salida alguna para su dilema, recuéstese en los brazos de Jesús y
solamente confíe en Él. Él quiere su fe, su confianza. Quiere que usted
levante su voz: “¡Jesús me ama! ¡Él está conmigo! ¡Él no me va a
fallar! ¡Él está obrando en ello ahora mismo! ¡No seré derribado! ¡No
seré derrotado! ¡No seré una víctima de Satanás! ¡Dios está de mi lado!
¡Yo lo amo y Él me ama!

El centro de todo es la fe. Y la fe descansa sobre esta verdad absoluta:
“Ninguna arma forjada contra ti prosperará…” (Isaías 54:17).

Fuente : David Wilkerson

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>