Con cánticos de liberación me rodearás

   
 “Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás”. Salmo 32:7

 

¿Alguna vez te has preguntado porque los cantos son tan importantes en una reunión de iglesia? ¿Porque muchas veces los cantos ocupan una buena parte del tiempo en el servicio? ¿Alguna vez te has sentido tan desesperado que necesitas escuchar una palabra de aliento? Como todos saben una de las participaciones más importantes en un culto cristiano es precisamente los momentos de los cantos o himnos. Normalmente cuando escuchamos estos cantos en la iglesia, en gran parte los cantamos porque nos gusta o se nos hace bonita la forma en que se canta. Pero debo admitir que a mucha gente no le gustan estos momentos o inclusive no les gusta lo que se canta o la música en sí.

Si nosotros pudiéramos ver que ocurre en lo espiritual cuando la gente alaba y adora a Dios durante los cultos o en sus casas, si viéramos el mundo espiritual, tal vez otra cosa serian esos momentos. El personaje de la biblia que más conocía del poder de la alabanza y la adoración era precisamente el rey David. El salmo 32 es muy revelador en muchas verdades, en cuanto al pecado, la rebelión y la iniquidad, inclusive a cerca de la oración.

 

David estaba pasando por unos momento de restauración, el había caído muy bajo en su relación con Dios, su relación con Dios había sido interrumpida, el había pecado con Betsabé. Obviamente David ya no sentía el gozo de la salvación, el gozo de ser el rey hijo de Dios. El pecado había dado entrada a la angustia, ese grave pecado entre otras cosas le había dejado angustia.  La angustia de acuerdo a Wikipedia, es:

 

Es un estado afectivo de carácter penoso que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión. Suele estar acompañado por intenso malestar psicológico y por pequeñas alteraciones en el organismo, tales como elevación del ritmo cardíaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire (de hecho, “angustia” se refiere a “angostamiento”). En el sentido y uso vulgares, se lo hace equivalente a ansiedad extrema o miedo. 

 

O sea no era cualquier malestar pequeño, el se sentía mal por su pecado. David había pecado ante Dios y él lo sabía muy bien y conocía la sentencia, conocía los resultados de pecar y además conocía a Dios, su carácter y su justicia. ¡No por nada venia esta angustia!. Dios lo paso por un proceso, un proceso de sanidad y liberación. Por eso David necesitó de canticos de liberación. David necesitó ser liberado de la angustia. Cuando la angustia viene, todos necesitamos un refugio, después de sentirnos débiles y oprimidos por la angustia, necesitamos fuerza, necesitamos fortaleza y liberación de la angustia, de la opresión.

Pero el rey David sabía grandes verdades, entre ellas el sabia que hay canticos de liberación:

 

 “Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás”. Salmo 32:7

 

Pablo y Silas fueron liberados de la cárcel y de los grilletes  con canticos de liberación, cuando fueron encarcelados injustamente:

 

“Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron”. Hechos 16:25-26

 

Jesus dijo:

 

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Juan 8:31-32

 

Aquí hay una palabra poderosa, cuando cantamos la verdad, cuando cantamos quien es Jesus, cuando cantamos lo que Jesus hace, estamos cantando canticos de liberación. La verdad nos hace libres, por lo tanto cuando tu cantas, oras, aprendes la verdad (Jesus) estas caminando hacia una libertad.

 

Aquí en el salmo 32, David fue liberado de la angustia, confesando, orando, creyendo, cantando, aplicando la verdad de Dios, confesando y cantando palabras de liberación. En seguida tenemos otro caso conocido de liberación temporal y momentánea para el rey Saul.

 

“Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él”. 1 Samuel 16:23

 

David tenía la unción del Espíritu, tenía la unción de parte Dios que él había aprendido en el campo. Y vemos como a través de su música Saúl sentía alivio. David sabía de los canticos de liberación. David había descubierto la liberación que viene de cantar la verdad de Dios. Cantar teniendo la unción de Dios.

 

 “Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás”. Salmo 32:7

 

Cuando sufras el embate de la angustia, del pecado, de la tristeza, de la sequedad, de la falta de la presencia de Dios. Rodéate de canticos de liberación.

 

Los canticos, los momentos de alabanza, los momentos de adoración son más importantes de lo que pensamos en una reunión de iglesia. Jesucristo es nuestra libertad, cuando adoras y alabas a Jesus, estas declarando la verdad, y la verdad te hace libre. Cuando esa verdad penetra en tu corazón y tú empiezas a actuar conforme a esa verdad, esa verdad te hace libre.

 

La verdadera libertad es un proceso de conocer a Jesus, de tener la verdad de Dios en tu corazón y atesorar la bendición de obedecer su palabra, esa verdad te hace libre. No me mal entiendas cuando escuchas un canto y comienzas a cantar no vas a quedar libre automáticamente, solo que Dios lo determine así. Tal vez de manera temporal vas a sentir alivio como Saúl, pero la palabra de Dios debe penetrar en tu mente y en tu corazón. Y Dios usa los cantos grandemente para que esto suceda.  

 

Saúl experimento una libertad temporal, solo mientras esta música ungida de parte de David ere escuchada por él. Pero no recibió una libertad permanente por su rebelión y su pecado, su final fue trágico ya que no permitió que Dios trabajara con él. Sus pecados no permitieron que la verdad de Dios penetrara a su corazón. Aquí en el salmo 32 David estaba hablando de lo más profundo de su corazón, de su experiencia y como él había experimentado la sanidad de Dios. El pudo experimentar el perdón de Dios y pudo compartir este salmo con nosotros. El mismo aplicó su música y alabanza para ser liberado del angustia.

 

¿Cuál es tu angustia? ¿Cuál es tu pecado? ¿Te sientes aprisionado? ¿Oprimido? Comienza a cantar canticos de liberación, rodéate de esos cantos de liberación. Tu mente no lo va a entender, pero tu espíritu si lo va a entender poco a poco. Busca la música de siervos de Dios ungidos, busca los canticos que hablen a tu necesidad. Y veras que la verdadera libertad de Jesucristo comienza a obrar, el mensaje de Jesus comienza a llenar tu corazón.

 

Jesus dijo:

 

“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Juan 10:10b

 

Dios quiera que puedas experimentar los canticos de liberación y comiences a caminar en verdadera libertad.

 

Bendiciones.

Abdielsalas@live.com

Leer Con cánticos de liberación me rodearás en Blog Cristiano de Abdiel Salas

Posted in Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *