La Autoridad Del Creyente – La Autoridad Empieza Con El Carácter Del Creyente

LA AUTORIDAD EMPIEZA CON EL CARÁCTER DEL CREYENTE

 

Objetivo: El alumno obtendrá información sobre las características que debe poseer para tener la autoridad de Dios en su vida.

Frase clave: “Tú tienes en tu interior todos los elementos que son necesarios, para que seas todo lo que el Padre soñó que seas en Cristo.”  E.W. Kenyon

Introducción: Es sorprendente que aunque Dios puede hacer lo que quiera, escoge usar a los humanos para hacer cumplir Su voluntad. El Salmo 8:4-6 nos muestra la profunda confianza que Dios tiene en el hombre para cumplir con Su voluntad en esta tierra. Dios realmente cree en el ser humano. Como creyentes debemos entender que Dios nos ha dado la habilidad para cumplir Su voluntad (1Juan 5:4). Todo lo que necesitamos para ser victoriosos en esta vida cristiana, Dios ya lo ha colocado en nuestro interior (1 Juan 4:4). Para vivir en la victoria que Dios tiene para nosotros y caminar en la autoridad delegada que Dios nos ha dado, debemos tener ciertas características o frutos en nuestra vida cristiana.

El carácter del creyente – Colosenses 3:1-17

  1. Colocar nuestra mente en las cosas de arriba – Colosenses 3:1-17 nos da una larga lista de cosas, en las que debemos evitar enfocarnos, para poder poner nuestras mentes en las cosas de arriba. La palabra “poner” en este versículo, significa “entretener” o “pasar el tiempo pensando en”. No debemos permitir que nuestras mentes estén en las cosas mencionadas en los versículos 1-17. No debemos preocuparnos por las cosas materiales o por el reconocimiento y alabanza del hombre.
  2. Seguir el ejemplo de Jesús – Como creyentes debemos ser modelos del mismo amor y de las mismas características que Jesús mostró y vivió. Cada creyente debe ser un embajador o representante de Dios (2 Corintios 5:20). Jesús es nuestro ejemplo y debemos vivir como Él. Aquello que Jesús haría en una situación, eso deberíamos hacer también.
  3. Hacer morir al viejo hombre y sus características – Como creyentes también es nuestra responsabilidad hacer morir las cosas que no están de acuerdo a la naturaleza y el carácter de Dios y Su Palabra. Deberíamos, de una manera regular, examinar nuestro carácter y hacer morir todo lo que no muestra un carácter santo en nosotros. (Gálatas 5:19-21, Efesios 5:3). Eso incluye cosas como fornicación (relaciones sexuales ilícitas), impureza, (acciones que violan la norma de santidad), pasiones y deseos de la carne (deseos sensuales naturales que son más fuertes que los deseos de Dios), deseos de maldad (deseos del reino de las tinieblas), codicia (desear incorrectamente algo que otra persona tiene, etc.) Tito 2:11-12 nos enseña a negar lo que no es santo y los deseos mundanos de este mundo. Otros pensamientos y acciones que debemos hacer a un lado, según Colosenses 3:8 son el enojo (enojo externo, que causa buscar venganza), malicia (deseando cosas malas a otros), blasfemia (palabras maliciosas y que hieren) y malas palabras (obscenidad).
  4. Revestirnos del nuevo hombre y sus características – Antes de entregar nuestras vidas a Jesús, teníamos la naturaleza del viejo hombre, que era gobernada por el pecado, muerte y los deseos de este mundo. Cuando nacimos de nuevo, recibimos un nuevo hombre interior, que tiene los gustos y deseos por las cosas de Dios, este es el “nuevo hombre” Efesios 4:24. Este nuevo hombre tiene los deseos y el potencial, para representar a Dios en esta tierra como un ser creado a Su imagen (Efesios 5:1). Ahora que somos salvos debemos negar la naturaleza del viejo hombre y revestirnos de la naturaleza del nuevo hombre, la cual nos ha sido dada por Jesucristo. Efesios 4:24- y vestíos del nuevo hombre, (carácter) creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Según 2 Corintios 5:17, si alguno está en Cristo, es una nueva criatura, es decir, una nueva especie de ser, que no existía antes. Nuestra vieja naturaleza muere y recibimos la nueva naturaleza de Cristo.

Debemos, según Colosenses 3:12-13, vestirnos de entrañable misericordia, (compasión, acciones de misericordia), ser agradecidos, pacíficos, (Colosenses 3:15, Hebreos 12:14-15), vestirnos de amor, gozo, paz, paciencia, bondad, gentileza, amabilidad y dominio propio (Gálatas 5:22-24).

El cristiano que es nacido de nuevo, debe separarse de su vida antigua de pecado, (la vida que tenía antes de conocer a Jesucristo) y empezar a vivir la nueva vida que es gobernada y dirigida por santidad y por la separación del pecado.

Resumen del carácter de un creyente en general

  • Buscar las cosas de arriba.
  • Poner la mente en las cosas de arriba.
  • Seguir el ejemplo de Jesús.
  • Hacer morir al viejo hombre y sus características.
  • Vestirse del nuevo hombre y sus características.
  • Vestirse de compasión, bondad, humildad, amabilidad y paciencia.
  • Dejar que la paz gobierne su corazón.
  • Caminar siempre en amor.
  • Permitir que la palabra abunde en su vida.
  • Hacer todo en el nombre de Jesús.

Preguntas de Aplicación

La parte más importante del estudio bíblico es ponerlo en práctica. Responde las preguntas y aplica las respuestas a tu vida.

  1. Explica a continuación, qué significa “hacer morir al viejo hombre”.
  1. Explica a continuación, qué significa “revestirse del nuevo hombre”.
  1. Escribe una lista de cosas que puedes hacer, para tener las siguientes características, obrando más en tu vida.
  • Poner la mente en las cosas de arriba.
  • Seguir el ejemplo de Jesús.
  • Hacer morir al viejo hombre y sus características.
  • Revestirse del nuevo hombre y sus características.

Un pensamiento sobre “La Autoridad Del Creyente – La Autoridad Empieza Con El Carácter Del Creyente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>