Lección 1 para Jóvenes Solteros: Oportunidad

Esta es una serie de tres lecciones sobre la soltería y la hermosa y significativa decisión de compartir nuestra vida con alguien para siempre. El propósito es que los jóvenes solteros, más allá de lamentarse por no haber encontrado pareja, puedan notar que tenemos una gran ventaja. No estamos comprometidos aún, por lo tanto tenemos tiempo y espacio para poder evaluar correctamente aquellas oportunidades que se acercan, aquellas oportunidades que logramos y aquellas que no son funcionales. La primera lección habla sobre el fantástico mundo detrás de una palabra simple: oportunidad.

He notado que la oportunidad es uno de los elementos más significativos al momento de encontrar una pareja. Los jóvenes solteros son personas muy especiales. Es maravilloso trabajar con ellos. Son personas de mucha esperanza, deseos de vivir, de amar, de sentir. Sin embargo, muchos de ellos se sienten y han sido muy heridos y rechazados. Muchos de ellos llevan años quizás cuestionándose qué hubiera sido de su vida amorosa si en “aquel” momento hubieran dicho que sí, en vez de no, y viceversa. Algunos otros piensan que la vida ha sido cruel al no regalarles la oportunidad de amar y ser amado como pareja. Además, existen muchos otros que viven muy felices su soltería. 

La oportunidad se define como conveniencia de tiempo y lugar. La biblia habla sobre esto en Eclesiastés 3. Es decir, estar en el lugar correcto en el momento preciso. Y según Salomón nos muestra en el libro de Eclesiastés, poder esperar al momento adecuado. El asunto se complica debido a estos tres factores:

  • Le brindamos la oportunidad de acercarse a personas no correctas porque llegan en el momento correcto (o cuando sentimos que lo necesitamos).
  • A veces rechazamos a la persona correcta porque llega en el momento menos preciso (quizás estamos con nuestra mirada en otro objetivo).
  • Nos rodeamos de personas incorrectas, y es a ellas que le brindamos la oportunidad de influencia o acercamiento.

No sugiero que todo aquel que es soltero tiene algún problema que provoca su soltería ni que todo aquel a quien rechazamos era el indicado. Tampoco considero que existe UNA sola pareja absoluta para nosotros, pero es importante que evaluemos racionalmente las oportunidades que hemos despreciado y las oportunidades que hemos permitido. Me ha sucedido muchas veces el mirar hacia atrás y preguntarme: ¿en qué estaba pensando cuando hice eso? Así que es un buen momento para aprender a definir qué es una buena oportunidad y qué no lo es.

Supongamos que conoces a alguien, y cuando la vez tu corazón salta y grita ¡UNA OPORTUNIDAD!

No deseas perder dicha oportunidad, por el contrario, para tí una oportunidad representa algo real, algo tangible. Cuando esto suceda, piensa en estos principios:

· Nunca des un paso a la intimidad emocional hasta que hayas conocido bien a esta persona. Muchas veces solemos lanzarnos como si fuera solo ESA oportunidad la que tenemos, cuando en realidad solo es UNA oportunidad.

· No te hagas ilusiones irreales. No estoy sugiriendo que seamos mecánicos a la hora de conocer a alguien, o que tengamos un libro de preguntas y respuestas. Pero sí me gusta enseñar que Dios nos dio la razón para que la usemos. La ilusión es hermosa y logra mantener vivas muchas relaciones. Sin embargo, una ilusión falsa es cuando conocemos a algún candidato y a los diez segundos nos imaginamos vestidas de novia o siendo el padre de dos hermosos hijos. Toma tiempo para conocer las intenciones y deseos de esa otra persona antes de decidir crear ilusiones con él o ella. Esto guardará tu corazón y el corazón de esa persona que bien podría convertirse en un buen amigo, y nada más.

· El amor no crece por esfuerzo sino por paciencia. No trates de presionar o apresurar los procesos naturales de conocimiento. La presión siempre provoca alejamiento y malos entendidos. La paciencia es la base formativa del amor. Es por esto que muchos no logran conocer el amor puro, porque no son pacientes.

· Nunca demuestres ansiedad. La ansiedad es como un veneno para las relaciones. Mi recomendación es que, para que no se note tu ansiedad, no estés ansioso. No hay forma de disfrazar la ansiedad. Se nota. Y alejará a cualquiera a distancia.

· Nunca, jamás expreses que has tenido fracasos en el amor. Este es un tema que pueden conversar cuando hayan creado un vínculo de amistad. Pero no debes de tratar de utilizarlo como base para conquistar a esta persona.

· Cuidado con la prepotencia. Es casi tan venenosa como la ansiedad. Muchas veces cometemos el error de no querer parecer desesperados, y tratamos de demostrar nuestra suficiencia y nuestra fuerza. Provocamos finalmente, parecer que no necesitamos a nadie en nuestra vida. Y a nadie le gusta estar con alguien que no lo necesite (o lo necesite demasiado).

· Analiza sus primeros pasos. He aprendido que puedes conocer mucho de una persona, si eres buen observador, en los primeros pocos encuentros que puedas tener. De hecho, es muy probable que la manera en que se comporte contigo en ese primer acercamiento sea su forma de acercarse a los demás. Por lo tanto, si sientes que es muy lanzado/a de la primera, debes tener en cuenta que puede serlo aún mientras sea tu pareja.

· Comienza a relacionarte con las personas correctas. Tengo un lema con algunas de mis amigas cristianas, del cual algún día escribiré para ustedes. Pero se trata de aquellos jóvenes que tienen nuestra misma creencia de Fe. Hace algún tiempo comprendí que, por tratar de alejarme de cierto grupo de personas, me rodee de las personas equivocadas. Personas que no creían en lo que yo creía, y lo peor, personas que influenciaban negativamente a mi vida. Pero, eran los que estaban a mi alrededor, y fue a ellos a quienes le di oportunidad de acercarse. De más está decir que todo culminó en fracasos.

Por lo tanto, amigo, si estás soltero. Ten paciencia y procura ser feliz. Puede parecer una utopía o un sueño inalcanzable. No está mal desear enamorarse. No debemos ocultar ese sentimiento, pero tampoco debemos hacer de él nuestro pilar en la vida. Tampoco nos convirtamos en personas emocionalmente impenetrables. Sepamos reconocer las buenas oportunidades, y aprendamos a decir NO cuando es debido. Y además, mira bien a tu alrededor, quizás hay una oportunidad que sobrepasa a todas muy cerca de ti, y no te has dado cuenta.

Por Erika Guzmán

———

Con este artículo damos la bienvenida a Erika como colaboradora en el Blog de Paralíderes,
ella nos estará compartiendo artículos relevantes y desafiantes para
todos los que trabajamos con la juventud de habla hispana.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>