Resumen del libro de ÉXODO

Resumen del libro de ÉXODO






MÉTODO HISTÓRICO

¿CUÁL ES EL TRASFONDO HISTÓRICO DEL LIBRO? Éxodo significa “salida,” y la referencia es a la salida de los hijos de Israel de Egipto. Este libro consiste en un relato del nacimiento y de los primeros años de la vida de Moisés; las diez plagas; el viaje desde Egipto hasta el Sinaí; la entrada de la ley; y una descripción del tabernáculo. La peregrinación de los hijos de Israel desde Egipto hasta la tierra prometida ha sido a menudo comparada a la peregrinación del creyente durante toda su vida. Los primeros 17 versículos del capítulo 20 de Éxodo contiene los diez mandamientos, lo cual es la base del código moral de la civilización.
BEI. Cuando Jacob y su familia llegaron a Egipto, fueron bien recibidos y se les rindieron honores (a pesar de que se trataba de un grupo bastante reducido) por ser parientes de José. Pero 430 años después los hijos de Israel llegaron a ser esclavos de Egipto, y tanto aumentaron en número que los egipcios vivían atemorizados.
Israel es el pueblo con el cual Dios hizo un pacto. Es el pueblo escogido de Dios, diferente de las demás naciones. Y como Dios es un Dios que cumple su pacto, no podía abandonar en Egipto a la familia de Jacob, sino que tenían que ser redimidos por la sangre de un cordero, el Cordero de la Pascua.

UN LLAMADO A LA aplicación:


En Daniel 11:32b se nos dice: “Mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzara y actuara.” ¿Qué ha aprendido usted acerca de Dios, de su carácter y de sus caminos? ¿Que ha visto de su poder y de su soberanía? Cuando decimos que Dios es soberano, queremos decir que El reina sobre todo. ¿Cómo ha visto usted manifestarse en Éxodo la soberanía y el poder de Dios? Medite en lo que ha aprendido, y hágalo motivo de oración, para aplicarlo luego a su vida.
Puesto que la Biblia es una revelación progresiva de la verdad, tenga presente lo que haya observado acerca de la redención y la Pascua. Prefiguran la salvación que ofrecería el Señor Jesucristo; por lo tanto, prefiguran verdades que debe aplicar a su vida (1Co 5:6-8). ¿Es usted todavía esclavo del pecado? Jesucristo le ofrece redención del pecado mediante su sangre. ¿Ha sido usted redimido?
¿Qué ha aprendido de la vida de Moisés? ¿Cómo trato a las personas y las situaciones difíciles que enfrento? ¿Cuál fue la pasión de su vida? ¿Qué ha aprendido de la relación de Moisés con Dios, que pueda aplicar hoy a su propia vida?

ÉXODO


Título: “De esclavitud a libertad”


Versículo Clave 6:6,7 “Por tanto dirás a los hijos de Israel: Yo soy Jehová; y yo os sacare de bajo de las tareas pesadas de Egipto, y os librare de su servidumbre y os redimiré con brazo extendido y con juicio grande: y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios: y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto”



Retos de Interpretación
La ausencia de cualquier registro egipcio de la devastación de Egipto por las diez plagas y la enorme derrota del ejército de Faraón en el Mar Rojo no debe dar lugar a especulación en referencia a que si el registro es o no auténtico en términos históricos. La historiografía egipcia no permitía que se registraran los momentos penosos y las derrotas penosas de sus faraones. Al registrar la conquista bajo Josué, las Escrituras específicamente notan las tres ciudades que Israel destruyó y quemo (Jos. 6:24; 8:28; 11:11-13). Después de todo, la conquista se caracterizó porque Israel se apoderó y habitó la propiedad, no una guerra designada para destruir. La fecha de la marcha de Israel a Canaán no será confirmada, por lo tanto, al examinar niveles extensivos de incendio en lugares de ciudades de un periodo que se llevó a cabo más tarde.

A pesar de la ausencia de algún extra bíblico del Oriente Medio de la esclavitud hebrea, las plagas, el éxodo y la conquista, la evidencia arqueológica corrobora la fecha temprana. Por ejemplo, todos los faraones del siglo XV dejaron evidencia de interés en levantar construcciones en Bajo Egipto. Estos proyectos obviamente fueron accesibles a Moisés en la región delta cerca de Gosén.

El significado tipológico del tabernáculo ha ocasionado muchas reflexiones. La ingenuidad en unir cada artículo y cada pieza de material de construcción a Cristo puede parecer extremadamente intrigante, pero si las afirmaciones y referencias del NT no apoyan tales eslabones y tipologías entonces la precaución hermenéutica debe gobernar. La estructura y ornamentación del tabernáculo para la eficiencia y belleza son una cosa, pero encontrar significado escondido y simbolismo no tiene fundamente. La manera en la que el sistema de sacrificios y adoración del tabernáculo y sus partes tipifican de una manera significativa la obra redentora del Mesías venidero debe ser dejada a aquellos pasajes del NT que tratan el tema.

Temas históricos y teológicos
En el tiempo de Dios, el éxodo marcó el final de un período de opresión para los descendientes de Abraham (Gn. 15:13), y constituyó el principio del cumplimiento de la promesa de pacto dada a Abraham de que sus descendientes no solo residirían en la Tierra Prometida, sino que también se multiplicarían y se volverían una gran nación (Gn. 12:1-3, 7). El propósito del libro podría ser expresado así: Rastrear el rápido crecimiento de los descendientes de Jacob desde Egipto hasta el establecimiento de la nación teocrática en su Tierra Prometida.

En momentos apropiados, en el Monte Sinaí y en las planicies de Moab, Dios también lo dio a los israelitas ese cuerpo de legislación, la ley, la cual ellos necesitaban para vivir apropiadamente en Israel como el pueblo teocrático de Dios. Por medio de esto, eran distintos del resto de las naciones (Dt. 4:7, 8; Ro. 9:4, 5)

Por la revelación de Dios de sí mismo, los israelitas fueron instrumentos en la soberanía y majestad, la bondad y santidad, y la gracia y misericordia de su Señor, el único Dios del cielo y de la tierra. El registro del éxodo y los acontecimientos que siguieron son también el tema de otras revelaciones bíblicas importantes (Sal. 105:25-45; 106:6-27; Hch. 7:17-44; 1 Co 10:1-13; He. 9:1-6; 11:23-29).


Un abrazo en Criusto.

Posted in Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *