SALMO 139. TANTO SABER ME SOBREPASA

Tanto saber me sobrepasa….
Oh Dios, sondéame y conoce mi corazón,
examíname y conoce mis pensamientos.
Mira, si mi camino es errado
y guíame por el camino recto.

El salmo 139 es, sin duda, uno de los más especiales de la Biblia para mí. Describe la omnisciencia -todo lo sabe- y omnipresencia -está en todo lugar- de Dios. Tanto conocimiento de uno mismo unido a la imposibilidad de huir de la presencia de Dios puede llegar a producir pavor.

Lo produciría si ambas cosas, conocimiento y presencia no estuvieran de la mano de un amor y aceptación incondicional de mi realidad como ser humano. Lejos de producir en mi terror y un bloqueo total ante la imposibilidad de huir del Señor y de esconder de Él mis pensamientos más íntimos, me invita a la posibilidad de encararme con mi realidad como ser humano, aceptar el qué soy y cómo soy y poder traerlo ante aquel que todo lo conoce y en todos lados está.

Puesto que el amor, la gracia y la aceptación son incondicionales y están garantizadas, la omnisciencia de Dios es una buena noticia, me permite conocer más acerca de quién soy, qué siento, qué pienso, cuáles son mis motivaciones. La omnisciencia del Señor echa luz sobre las áreas oscuras de mi existencia y realidad humana, las saca a la superficie y, consecuentemente, me concede la esperanza de cambio, renovación y restauración.

Por eso, el salmo acaba con las palabras que he reproducido al principio, palabras de esperanza de pedirle al Señor que me ayude a conocer, entender, cambiar y rectificar.

Un principio

La omnisciencia unida al amor, la aceptación y la gracia producen esperanza de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>