¿Cómo Resolver Problemas Economicos Según La Biblia?

¿Cómo Resolver Problemas Economicos Según La Biblia?

“…SU PADRE CELESTIAL YA CONOCE TODAS SUS NECESIDADES” (Mateo 6:32 NTV)

Donna Savage escribe: “En los primeros años de pastoreo de mi esposo los pagos de la hipoteca se comían la mitad de los ingresos… Aprendí a sustituir el pánico con paz orando por ciertas cosas:

Claridad

Tener dinero va unido a la autoestima. Y puede desencadenar sentimientos de vergüenza, temor, orgullo e ira. Pero “la exposición de tus palabras imparte luz; da entendimiento a los sencillos” (Salmos 119:130 LBLA).

Creatividad

Si quieres más dinero, tienes que ganar más o gastar menos. Servimos a un Dios creativo que “recompensa a los que lo buscan con sinceridad” (Hebreos 11:6 NTV). Pídele que te muestre cómo aumentar tus ingresos.

Contactos

A los niños les gusta el juego donde se unen muchos puntos siguiendo los números en orden para revelar una imagen al final. Así es con los contactos. Dios te enviará a las personas adecuadas con soluciones para tus problemas monetarios.

Contentamiento

Así como los terremotos exponen la debilidad estructural de los edificios, las presiones financieras exponen nuestras debilidades espirituales. Pablo dijo: “…He aprendido el secreto tanto… de tener abundancia como de sufrir necesidad…” (Filipenses 4:12 LBLA). La frase clave es “He aprendido”. Las estrecheces nos matriculan en un curso elemental de contentamiento, aunque no a todos se nos asignan las mismas tareas. Algunos aprendemos a través de los apuros económicos, donde se nos demuestra la fidelidad de Dios con nosotros”. Continúa Savage: “En más de una ocasión le he dado a Dios un ultimátum con ‘no puedo más’… Pero también he disfrutado de la aventura de mi dependencia constante de Sus recursos. Dios me ha demostrado que es fiel, en mis oraciones y en mi despensa; y que nunca está limitado por mi cuenta bancaria”.

“…TODAS ESTAS COSAS OS SERÁN AÑADIDAS” (Mateo 6:33)

Haz la siguiente oración:

¿Padre celestial, tu Palabra dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). Tú puedes ocuparte de mi situación económica; ya conoces mis necesidades. Dirige mis pasos (Proverbios 3:5-6). Ayúdame a recordar que tus recursos fluyen libremente desde Tu abundancia a mi necesidad (2 Corintios 8:14). Sé que tienes un plan para mis finanzas, y cuando el temor al futuro amenace por abrumarme, continuamente esperaré en Ti y te alabaré más y más (Salmos 71:14). Al caminar Tú conmigo en esta crisis me prometes guardarme en perfecta paz si persevero con mi mirada puesta en Ti, (Isaías 26:3). Perdóname por preocuparme. Te entrego toda mi ansiedad ahora mismo (1 Pedro 5:7).

No tengo que llevar estas cargas yo solo… Te las entrego y recibo tu divino descanso (Mateo 11:28). Prometiste suplir todas mis necesidades (Filipenses 4:19); porque es de tu agrado darme los beneficios y las bendiciones de Tu Reino (Lucas 12:32). Me has dicho que no me preocupe por nada, sino que haga conocidas mis peticiones delante de ti con acción de gracias (Filipenses 4:6-7). Sé que Tú cuidarás del futuro porque eres Jehová-Jireh, mi proveedor (Mateo 6:34). Tú sabes lo que necesito y cuándo lo necesito… Tú eres el Dios de la abundancia (Efesios 3:20). Gracias por satisfacer todas mis necesidades, y por la paz y seguridad que me estás impartiendo. En el nombre de Jesús. Amén.

Libros Ebooks Cristianos
232 Compartir
Comparte222
WhatsApp
Tweet1
+17
Pin2
Comparte