La “Fe nocturna” en la Biblia

La Fe nocturna en la Biblia

“DIJO… DIOS: ‘HAYA LUMBRERAS…’ Y FUE ASÍ” Génesis 1:14,15

Cuando el Señor te bendice, prepárate para oír las quejas de los que creen que en vez de eso (o por lo menos en la misma medida), Él debería haberles bendecido a ellos. Cuando surgió una discusión sobre cuál tribu debería liderar a los israelitas, Dios le dijo a Moisés que cada uno de los líderes de las tribus escribiera su nombre en su vara y la pusiera en el tabernáculo durante la noche. Después, el Señor dijo: “Florecerá la vara del hombre que Yo escoja, y así haré cesar… las quejas…” (Números 17:5). Imagínate, una vieja vara sin raíces ni resina, ¡floreciendo en la oscuridad! Entiende esto: la fe no puede crecer sin dificultades. Tiene que “incubarse” en la “oscuridad” de las adversidades.

Hay una etapa en tu vida en la que ni siquiera conoces que has sido elegido; solamente Dios lo sabe. Él le dijo a Jeremías: “Antes que te formara en el vientre, te conocí…” (Jeremías 1:5). Antes que fueras siquiera un “pitido” en una “pantalla”, el Señor tenía planes para ti. No moriste en la mesa de operaciones o en aquel accidente de coche porque su mano estaba sobre ti. ¡Y Él no te eligió por ser tan maravilloso! No, Él escoge “…lo vil del mundo… a fin de que nadie se jacte…” (1 Corintios 1:28,29).

Cuando Dios creó los cielos y la Tierra, la Biblia dice que: “… las tinieblas estaban sobre la faz del abismo…” (Génesis 1:2b). Pero tan pronto como el Señor dijo: “‘Haya lumbreras…’ …fue así” (Génesis 1:14,15b). Y hoy, y a pesar de todo, Dios puede sacar luz de tus tinieblas y de tu desesperación, esperanza. Él no teme la oscuridad; ¡justamente allí es donde hace algunas de sus obras más maravillosas!

“Y FUE LA TARDE Y LA MAÑANA DEL…. DÍA” (Génesis 1:19)

Fíjate: durante el proceso de la creación, Dios cuenta el día empezando con la tarde. El no dice: “La mañana y la noche fueron el primer día”. No, la Biblia dice: “y fue la tarde y la mañana del… día” (Génesis 1:19). El Señor se especializa en traer luz de las tinieblas; ¡sólo debes pasar por la primera para llegar a la segunda! En el Antiguo Testamento, Dios le dijo a Moisés que Él pasaría durante la noche (Ver Éxodo 12:12). Pero allí donde “…(vea)[vería] la sangre en el dintel…” (Éxodo 12:23b), esa familia sería salva. La Biblia dice en Éxodo que Dios envió “…un… viento… que sopló toda aquella noche. Así se secó el mar y… los hijos de Israel entraron…” (Éxodo 14:21b,22). ¡Qué maravilloso! ¡Dios obró durante la noche!

David dijo: “Por la noche durará el lloro y a la mañana vendrá la alegría” (Salmo 30:5). El amanecer es siempre más brillante, debido a la oscuridad anterior, así como tu progreso es siempre más notable sobre el “telón de fondo” del dolor, el desafío y un cambio radical. ¡Estupendas amaneceres surgen después de noches oscuras! Cuando veas a alguien que está teniendo un día genial, es probable que haya pasado una noche difícil. Cuando finalmente “canta victoria”, es porque ha pasado la noche llorando delante del Señor.

Pablo dijo: “Mantengamos firme, sin fluctuar… porque fiel es el que prometió” (Hebreos 10:23). Confiar en Dios es más que solamente tener buenos deseos; es saber que si Él lo ha dicho, lo hará; que no sólo controla la creación, sino que también controla tus circunstancias; así que, ¡”mantente firme” (Ver Hebreos 10:23)!

“…DIOS, QUE ALUMBRA MIS TINIEBLAS” (2 Samuel 22:29b)

El mundo está girando constantemente; esto significa que cuando el sol está brillando en un hemisferio, en el otro hay oscuridad. Mientras una persona está experimentando la medianoche, otra está gozando porque por fin han llegado las primeras luces, al mismo tiempo pero en dos lugares distintos. Así que, cuando experimentes momentos de “oscuridad”, si tan sólo esperas un poquito más, las cosas cambiarán. ¡Eso es seguro! De la misma manera que “girabas” hacia la “oscuridad”, girarás otra vez fuera de ella. Dios, el que vela por ti en la noche, “alumbra[rá] (mis)[tus] tinieblas” (2 Samuel 22:29b), si sólo sigues confiando en Él.

En Génesis, mientras Adán dormía, el Señor le tocó, “realizó una operación” e hizo a Eva (Ver Génesis 2:21,22). A medianoche, mientras los demás prisioneros estaban durmiendo, Pablo y Silas oraban y alababan a Dios en su celda, y Él los liberó (Ver Hechos 16:25-30). Cuando Pedro estaba custodiado en la cárcel, Dios envió un ángel por la noche a rescatarle (Ver Hechos 12:6-10). Cuando Jesús fue crucificado, la tierra tembló (Ver Mateo 27:51b). Pero en la mañana de su resurrección, “se encendió” la Luz – ¡con el fin de quedarse para siempre!

Pablo dijo: (…por fe andamos, no por vista)” (2 Corintios 5:7). Es necesario tener algunas experiencias “nocturnas”. En la “cámara obscura” Él te revela en la imagen de Cristo. Cuando resistas ahí, te autorizará a salir hacia la “luz del día”, ¡habiendo “ganado” el derecho de estar allí!

La “fe nocturna” es tenaz, radical y constante. Cuando es confrontada con momentos difíciles, se mantiene firme y declara: “He perdido mi trabajo, no tengo para pagar la hipoteca, mis síntomas no son buenos, pero aun así creo en Dios”. ¡Ésta es la clase de fe que produce resultados!

Libros Ebooks Cristianos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

98 Compartir
Comparte89
WhatsApp
Tweet
+18
Pin1
Comparte