Personajes Bíblicos: Letra – P

Personales Bíblicos: Letra – O

PASUR

Significa = «prosperidad».

(a) Uno de los oficiales que tenían influencia con el rey Sedequías y que abiertamente se opuso al profeta Jeremías (Jer. 21:1; 38:1, 4, 21).

(b) Un sacerdote que puso a Jeremías en el cepo debido a sus sombrías predicciones (Jer. 20:1-6).

(c) Jefe de una familia sacerdotal quien, juntamente con otros, firmó un pacto en los días de Nehemías (Esd. 2:38).


PABLO.Origen y juventud.

Saulo nació en Tarso de Cilicia, centro de cultura y saber griegos (Hch. 21:39), de una familia judía de la tribu de Benjamín (Ro. 11:1; Fil 3:5) Cuando el martirio de Esteban (33/34 o 35/36), era aún «joven» (es decir, de unos 30 años; en el 62/63 se llama ya viejo; (Filemón 9); hubo de nacer en los primeros años de la Era Cristiana. Su familia pertenecía a los «hebreos» (Fil. 3:5), es decir, a los judíos de lengua aramea, y a los fariseos (Hechos 23:6; Fil. 3:5), y era irreprochable en cuanto a la «justicia» (Fil. 3:6). Su padre era ciudadano de Tarso (Hch. 22:28), lo que supone que hubo de ser de buena posición (cfr.Fil. 3:8). Saulo fue circuncidado al octavo día de su nacimiento (Lv. 12:3 Fil 3:5) y recibió el nombre de Saúl (es decir <el deseado>; griego, Saulosde donde Saulo) y el romano y el romano de Pablo (Hch. 13:9). El niño fue instruido en la lengua aramean (Hch. 13:9) y educado en la fiel observancia de la ley y de las tradiciones de los mayores.

Según la costumbre judía, desde los cinco años debió de aprender a leer en la Biblia hebrea. Desde su juventud, Pablo aprendió igualmente la lengua griega, que era la corriente en Tarso. Por razón de su educación farisea, se duda si frecuentó también alguna de las muchas escuelas griegas, en aquel importante centro de cultura helenística. Pablo cita incluso algunos escrítores griegos (Arato, Phaen. V, 429 [Hch 17:28]; Menandro, Thais [1 Co. 15:33]; Epiménides, Or. [Tit. 1:12)).

A los quince años, Pablo fue enviado Jerusalén para formarse a fondo en el conocimiento de la Escritura y de las tradiciones y métodos rabínicos; según algunos los padres de Pablo se habrían nuevamente establecido en Jerusalén cuando era aún muy niño. Allí fue discípulo de Gamaliel (Hch. 22:3), hombre piadoso, pacífico (cfr. 5:34-39) y abierto, que no se sentía hostil a la cultura griega. Bajo su dirección, Pablo aprendió a fondo el Antiguo Testamento, los métodos exegéticos de los rabinos y se convirtió en adicto entusiasta de los fariseos. «celador extremado de las tradiciones de los padres» (Gá. 1:14; Hch. 22:3).

A su educación rabínica debe Pablo, no sólo muchas ideas religiosas y un conocímiento a fondo del Antiguo Testamento, sino también su dialéctica. y su método exegético. Como los rabinos interpretaban los hechos y objetos mencionados en el AntiguoTestamento como símbolos de la ley, así Pablo explica los sucesos de la historia de la salud como símbolos de la economía cristiana de salvación, por ejemplo, Sara como tipo del Nuevo Testamento y Agar del Antiguo Testamento (Gá. 4:21-31; cfr1 Co. 10 6. Pablo veía en el conjunto del Antiguo Testamento la prepación y figura de la revelación y de la salud traída por Cristo, e interpretaba la Escritura según la intuición de su fe cristiana. Así entendido, el Antiguo Testamento revela verdades que no pueden ser descubiertas ni por exégesis filosófica ni por la historia. Para ello seguía Pablo el método exegético de los rabinos, según el cual se toman como oráculos ciertos textos, entendidos fuera de su contexto y desligados del mismo. Además,Pablo toma ciertos temas a los midras judios, por ejemplo la promulgación de la ley por un ángel sobre el monte Sinaí (Gá. 3:19),la roca que camina (1 Co. 10:4), los nombres de los magos egipcios (2 Ti. 3:8). Pablo es un rabino cristiano que posee el espíritu de Cristo y se ha liberado de la mentalidad de su escuela y de la casuística de sus maestros judíos.

Según la costumbre judía, Pablo aprendió también un oficio; Pablo era de profesión fabricante de tiendas (Hch. 18:3), lo que significa o que fabricaba tiendas con lona comprada para ellas, o, lo que es más probable, que tejía él mismo la lona; Cilicia era conocida por los Cilicia, tela tejidas de pelo de cabra, de las que se fabricaban tiendas y mantas de viaje. Durante su actividad apostólica Pablo ejercía su oficio para ganarse el sustento (Hch. 18:3; 1 Co. 4:12; 1 Ts. 2:9) y vivir independientemente (1 Co.9:15). La personalidad de Pablo: Pablo es la personalidad más influyente en la historia del cristianismo. Desde su conversión en el camino de Damasco su vida estuvo siempre dominada por una ardiente devoción a Cristo, quien se convirtió en el motivo, el objeto y el motor de su predicación, que ha marcado la dirección del cristianismo desde entonces.

El exterior del apóstol no era impresionante ni atrayente; sus adversarios le echaban en cara que «su presencia era poca cosa y su palabra despreciable» (2 Co. 10:10); él mismo alude también a su exigua estatura corporal (2 Co. 10:12-14). Su salud era débil; Pablo sufría una enfermedad que él mismo califica de aguijón de su carne y bofetón de Satán (2 Co. 12:7-9); es un sufrimiento doloroso, humillante y crónico, como lo confirma Gá. 4:13-15. Pablo poseía temperamento de jefe, voluntad de hierro, constancia inquebrantable, sentido para la iniciativa, extraordinaria capacidad de trabajo y resistencia, y un carácter conquistador; su carácter era, además, apasionado, impetuoso y dominador, que se entregaba de modo total al amor o al odio. Mas, junto a su férrea voluntad, Pablo tenía también un alma de fina sensibilidad y condescendencia, y un corazón lleno de ternura(cfr. 1 Ts. 2:7s.; 2 Co. 12:15; Gá. 4:19.; Fil.1:8, etc.), que se pegaba a los hombres y despertaba fuerte simpatía, que sentía profundamente la necesidad y el dolor de los demás. Como pensador, Pablo fue esencialmente un espíritu intuitivo, que concebía la religión más por visión inmediata que por razonamiento discursivo. Sin embargo, fue juntamente un poderoso dialéctico, y su capacidad natural se perfeccionó aún más por su formación rabínica. La naturaleza y el arte le decían muy poco; era más bien un psicólogo introspectivo. Sus comparaciones e imágenes están tomadas generalmente de la vida ciudadana, de los soldados o del derecho.

Pablo fue un escritor de ingenio, que disponía de un vocabulario extenso y de un conocimiento sólido de la lengua griega. Su lengua es el griego corriente entre la clase culta de su tiempo, salpicado con numerosas expresiones tomadas de la versión griega de los LXX, que era la más común entre los judíos de la diáspora. Su estilo es cuidado, sus frases se hallan muchas veces sobrecargadas de incisos y hay ocasiones cuando se presiente más el estilo oral que el cultivo de la escritura.

No raras veces, por el movimiento y calor de sus ideas y sentimientos, alcanza espontáneamente la cumbre de la elocuencia (por ejemplo, 1 Co. 3:21-23; 13; Ro. 8:31-39). Le gusta valerse de la diatriba griega; quiere llegar lo antes posible a establecer contacto con sus lectores, como un orador con sus oyentes; los interpela, les dirige preguntas (por ejemplo, Ro. 3:1; Gá. 3:19), hace intervenir un supuesto adversario (Ro. 9:19; 11:19), pone objeciones (Ro. 2:1, 3; 9:20; 14:4, 20, 22). Ama las antítesis (Dios/mundo, justicia/pecado, espíritu/carne, espíritu/letra, fe/ley, hombre viejo/hombre nuevo, primer hombre/último hombre, obras/fe), las personificaciones (del pecado: Ro. 7:13s., 17; de la justicia: Ro. 10:6; de la Escritura:Gá. 3:8, etc.).

Era un hombre que creaba interés en torno a sí, que atraía a los demás y emanaba amistad. La lista de veintisiete nombres en Ro:16 nos descubre una pequeña parte del círculo de sus amigos íntimos. Escribe una carta a un amigo rico para salvar la vida y recomendar a un esclavo al cual ha hecho su hermano en Cristo en la prisión. Es agradecido con los pequeños favores, y se interesa por la iglesia en Jerusalén cuando los malos tiempos ponían a los pobres en dificultad.

Según S. Juan Crisóstomo Pablo ocupa el primer puesto en el cristianismo como teólogo, y no sólo en los primeros siglos , sino en las iglesias de todos los tiempos

Pablo murió decapitado en el año 67 DC


PATROS

(egip.: «país del mediodía»).

Nombre que designa al Alto Egipto; en Is. 11:11, este nombre aparece entre Egipto y Etiopía.

Los egipcios eran originarios de allí (Ez. 29:14).

Herodoto informa que Menes, el primer soberano egipcio histórico, residía en el Alto Egipto; en la época de este rey, toda la llanura situada al norte del lago Meris era pantanosa (Herodoto 2:4, 15, 99).

Isaías profetizó la dispersión del pueblo de Israel y su definitivo retorno de los más lejanos países, entre ellos Patros (Is. 11:11; cfr. 7:18).

Cuando Nabucodonosor se apoderó de Jerusalén, hubo judíos que se refugiaron en Patros (Jer. 44:1, 2, 15).


PEKA

Significa = «(Dios) ha abierto (los ojos)».

Hijo de Remalías y capitán de Pekaía, rey de Israel, a quien asesinó para apoderarse de su trono. Se entregó al culto del becerro de oro tal como lo había hecho Jeroboam I (2 R. 15:25-28). Al final del reinado de Jotam, rey de Judá, Peka se alió con Rezín, rey de Siria, para atacar Judá e imponer otro rey. Los aliados invadieron Judá en la época en que Acaz había sucedido a Jotam. Los sirios, con la intención de unirse con Peka en Jerusalén, avanzaron al este del Jordán. Incendiando y saqueándolo todo, el ejército de Peka se dirigió hacia Jerusalén, cuyos habitantes estaban aterrorizados. El profeta Isaías aseguró al rey y al pueblo que el Señor los libraría si se confiaban plenamente a Él. Menospreciando este consejo, Acaz prefirió comprar la ayuda de Tiglat-pileser III, rey de Asiria. El ejército asirio atravesó Galilea (2 R. 15:29), llegando a Filistea en el año 734 a.C., maniobra que obligó a Peka y a Rezín a retirar sus tropas del país de Judá, a fin de proteger sus propios estados. Al retirarse, Peka deportó a gran número de habitantes de Judá, pero ciertos príncipes de Israel los vistieron, alimentaron y dejaron en libertad, gracias a la exhortación del profeta Obed (2 R. 16:5-9; 2 Cr. 28:5-15; Is. 7:1-13). En el año 730 a.C., Oseas, hijo de Ela, dio muerte a Peka, usurpando a su vez el trono de Israel (2 R. 15:30), actuando en complicidad con Tiglat-pileser III.


PEKAÍA

Significa = «Jehová ha abierto (los ojos)».

Hijo de Manahem, lo sucedió sobre el trono de Israel hacia el año 737 a.C., reinando dos años, y adoptando el culto del becerro de oro que Jeroboam I había instituido.

Pekaía fue asesinado en su palacio de Samaria por Peka, uno de los capitanes de su ejército, que usurpó el trono (2 R. 15:23-26).


PELEG

Significa = «división».

Hijo o descendiente de Heber (Gn. 10:25; 11:16). La «división de la tierra» aquí mencionada es enigmática. Hay expositores que la refieren a la dispersión de los descendientes de Noé después del acontecimiento de la Torre de Babel. Otros proponen que en esta época se dio un cataclismo a escala global que provocó una deriva de continentes con una velocidad que ha ido en gradual disminución. (Véase la consideración de ambos puntos de vista en la Bibliografía).


PEDRO

(equivalente griego del nombre arameo kefa: <<piedras>>).

El Nuevo Testamento utiliza dos veces el antiguo nombre hebreo «Simeón» (Hch. 15:14; 2 P. 1:1), 48 veces el griego «Simón», 20 veces (casi todos en Juan) el compuesto «Simón Pedro», y 153 veces «Pedro» (equivalente al arameo Cefas, que aparece 9 veces).

Era hijo de Jonás (Mt. 16:17; cfr Jn. 1:42), casado (Mt. 8:14; Mr. 1:30; Lc. 4:38; su esposa lo acompañaba aún en la época apostólica, 1 Co. 9:5), hermano de Andrés y, probablemente como éste, afectado por el ministerio de Juan el Bautista (Jn. 1:39s.; Hch. 1:22). Los evangelios lo consideran oriundo de una ciudad a la orilla del Mar de Galilea (pertenece al grupo de los galileos: Mr. 1:21-29 y / o Betsaida: Jn. 1:44), donde ejercía con su hermano y algunos socios el oficio de pescador (AR. 1:29; LC. 5:10). Quizás había tenido contactos con la cultura helénica y había aprendido el griego, pero conservaba el acento galileo de su arameo materno (Mr. 14:70). Es considerado un pescador rudo, hombre de pueblo, sin especial instrucción (Hch. 4:13), aunque no hay por qué dudar de que supiera leer y escribir. Pedro, discípulo de Jesús: Pedro probablemente conoció a Jesús por intermedio de Andrés (Jn. 1:41), su hermano, casi al comienzo del ministerio en Galilea (Mr. 1:16s.). Después fue agregado al grupo íntimo de los doce (Mr. 3:16ss.), en cuya lista siempre ocupa el primer lugar (Mt. 10:2; Mr. 3:16; Lc. 6:14). Jesús le llamó Cefas (= Pedro) desde el comienzo (Jn. 1:42); Marcos lo llama siempre Pedro a partir de 3:16, y no hay razón para pensar que este nombre se originara en Cesarea (Mt. 16:18). Como tampoco se le deben atribuir cargos, ni mucho menos honores que no han tenido su origen en la predicación de Jesús, tales como el papado, por ejemplo.

Forma parte del grupo de los tres más íntimos de Jesús (Mr. 5:37; 9:2; 14:33). A menudo actúa en nombre de los doce (Mt. 15:15; 18:21; Mr. 1:36s.; 8:29; 10:28; 11:21; 14:29ss.; Lc. 5:5; 12:41). Su confesión en Cesarea es representativa (Mr. 8:27, 29), pues la pregunta fue dirigida a todos. Fue testigo de la transfiguración (Mr. 9:1; cfr1 P. 5:1; 2 P. 1:l6ss.). Su jactancia en Mr.14:29ss. quizá sea también representativa. Su debilidad es tan evidente como sus pro-mesas de lealtad (Mr. 14:66ss.) y los evangelios no la soslayan.

El mensaje de la resurrección señala especialmente a Pedro (Mr. 16:7) y es él quien recibe una manifestación especial del resucitado (Lc. 24:34; 1 Co. 15:5). Aunque su papel en el cuarto evangelio sea más atenuado y el discípulo amado juegue un papel más importante, la intervención de Pedro siempre aparece decisiva (verbigracia, Jn.6:68s.; 21:15-19).

El episodio narrado en Mt. 16:17ss. ha sido uno de los pasajes más debatidos, particularmente la sentencia del Señor: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia.» No hay razón suficiente para dudar de Ia autenticidad de este pasaje, como algunos han pretendido, ni para ubicarlo en otro contexto, como han hecho otros.

Dos interpretaciones, ambas muy antiguas, se nos ofrecen como verosímiles: 1) La roca es lo que Pedro confiesa con sus labios, es la fe por medio de la revelación en la misión divina y mesiánica de Jesús, la base sobre la cual Cristo edificará la iglesia cristiana, «el resto de Israel» que resistirá los embates de la persecución y las asechanzas del mal. «La roca es la fe de Pedro», según Orígenes, S. Agustín y otros Padres de la Iglesia. La Iglesia será construída sobre esta confesión apostólica (cfr.Ef. 2:20). 2) La roca es el mismo Pedro (Tertuliano y otros).

La segunda interpretación es más simple (Mt. 16:19 aparece en singular y tiene que haber sido dirigida al mismo Pedro). Debe quedar absolutamente claro, sin embargo, que esta interpretación (y el pasaje en cuestión) no tiene ninguna relación con la idea de una sucesión apostólica (Ia función que Pedro recibe es en pro de la fundación de la Iglesia y, por tanto, irrepetible), ni con una autoridad absoluta («el poder de las llaves» es atribuido a los doce: Mt. 18:18) y reside en el anuncio de Jesucristo como el Hijo de Dios; no es una autoridad jurisdiccional (cfr. Is. 22:22; Mt. 23:13; Ap. 1:18; 3-7; 21:25).

Después de Pentecostés Pedro curó a un hombre en la «puerta Hermosa» del templo (Hch. 3:1-10), y predicó otro sermón (Hch. 3:11-26) que causó la detención de Juan y la suya (Hch. 4:1-3). La mañana siguiente Pedro habla valientemente ante el sanedrín (4:5-22). En el episodio de la muerte de Ananías y Safira explica el porqué del castigo divino (5:1-11). Pedro y Juan continúan el trabajo con Ia iglesia en Samaria después de la etapa de evangelización iniciada por Felipe (8:14-28), y fue aquí cuando tuvo lugar el reproche de Pablo. Luego, Pedro cura a Eneas (9:23-34) y hace la resurrección de Dorcas (9:36).

Después de la ejecución, por Herodes Agripa, de Santiago el Mayor (año 44), Pedro fue también detenido, pero milagrosamente liberado (12:3-19). Entonces «marchó a otro lugar» (12:17), indicación que desgraciadamente no puede precisarse con más exactitud. En todo caso, en el año 49/50 Pedro está de vuelta en Jerusalén y habla ante el concilio de los apóstoles (Hch. 15:7). Este decidió Ia cuestión de los cristianos de la gentilidad; de los judeocristianos no se dijo nada. Aunque judeocristiano personalmente, Pedro no se atuvo a la ley mosaica, sino que trataba, sin más, con los cristianos de ha gentilidad en Antioquia y comía con ellos sin atender a las leyes del Antiguo Testamento sobre alimentos. Mas, al llegar judeocristianos de Jerusalén, cambió y observó ha ley mosaica por razones de oportunidad. Es segura ha tradición que afirma que Pedro proveyó información para el evangelio de Marcos.

Pedro, el hombre de fe ardiente, de pasión dedicada a la causa de Cristo, amigo generoso de Jesús que dejó todo para seguirle, fue uno de los pilares escogidos por Cristo para predicar el cristianismo, a pesar de su superficial entusiasmo y de su carácter contemporizador y que se acomodaba fácilmente a las presiones del más fuerte. Sus enseñanzas y sus hechos fueron pilares para la construcción del cristianismo naciente; si su personalidad se asemeja a la comunión católica romana, ciertamente no podemos decir con seguridad que fue el fundador de la comunidad cristiana en la capital del Imperio Romano.


PÉRSIDA

= «persa».

Cristiana de Roma, que había trabajado celosamente para el Señor.

Pablo la hace saludar (Ro. 16:12).


PICOL

Capitán del ejército de Abimelec, rey de Gerar, estuvo presente durante la celebración de un pacto entre Abimelec y Abraham. También asistió a la alianza de Isaac con Abimelec, o con su sucesor que llevaba su mismo título (Gn. 21:22; 26:26).


PONCIO PILATO.

Poncio Pilato era el procurador romano de Judea cuando Cristo fue crucificado (Mateo 27:2; Marcos 15:1; Lucas 23:1; Juan 18:28?29). Era personalmente responsable ante el emperador Tiberio por las cuestiones financieras, civiles, militares y penales de su provincia de Judea. La fama de Pilato obedece principalmente a su papel en el proceso y crucifixión de Jesús. Trató de librar a Jesús, pero el pueblo, por el contrario, exigió la libertad de Barrabás el ladrón. Al condenar al Señor, Pilato desoyó su conciencia y las advertencias de su esposa. Llamó a     Cristo “Rey de los judíos”. Se cree que Pilato fue destituido de su puesto por Vitelo, gobernante de Siria, por haber ejecutado a muchos samaritanos. Iba rumbo a Roma para ser juzgado cuando murió el emperador, y se cree que de algún modo Pilato se salvó por entonces. La historia no vuelve a mencionarlo.


POTIFAR

(egip.: «aquel que Ra [dios solar) ha dado»).

Oficial de Faraón y jefe de la guardia. Los madianitas le vendieron José. La esposa de Potifar trató de seducir al joven esclavo pero al no conseguir sus propósitos lo acusó falsamente y lo hizo encarcelar por Potifar (Gn. 37:36; 39:1-20).


PRISCILA.

(lat., «ancianita»).

Esposa de Aquila, viajaba con él. El celo de ella en difundir el Evangelio la hizo destacar al lado de su marido (Hch. 18:1-3, 18, 26; Ro. 16:3; 2 Ti. 4:19).

Muy apreciada por el apóstol Pablo, es en algunas ocasiones mencionada antes que Aquila.

Regresa al índice general de los personajes Bíblicos haciendo click al botón

Indice Personajes Bíblicos

Libros Ebooks Cristianos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+12
Pin
Comparte