Promesas de la Biblia para los Enfermos

Promesas de la Biblia para los Enfermos – 52 Versículos Bíblicos

las promesas de la Biblia para los enfermos son reales pero pocos las conocen y los que las conocen dudan de sus resultados, y al respecto de lo bueno que el Señor es con nosotros,  con lo maravillosas que son sus promesas. Al mismo tiempo pensaba en tanta gente que esta pasando por enfermedades MUY DIFÍCILES en este momento, muchas de ellas con riesgo de vida y llevadas con mucho dolor y sufrimiento.

Deseo de todo corazón que estás palabras de Dios hoy penetren en tu espíritu, y hagan la transformación necesaria para que puedas recibir el toque de tu Dios con su preciosa sanidad.

La Biblia se refiere a la palabra de Dios como: La Medicina de Dios (Proverbios 3:5-8) , existen muchos versículos bíblicos que respaldan este hecho. La verdad es que la palabra de Dios es medicina a todo nuestro cuerpo y espíritu. Hoy quiero compartir contigo mi hermano y amigo que sufres, 52 Versículos Bíblicos que tienen incluidos las promesas de la bibliapara los enfermos, si lees estás promesas te darán fuerza para continuar confiando en que Dios esta en control de la situación por más difícil que esta parezca.

El Salmo 48:14 dice: Dios nos guiará aun más allá de la muerte! Que tal confianza podemos tener en Dios!

Quiero con estos versículos bíblicos dejarte confianza, consuelo y paz. Deseo que medites en ellos de día y de noche, que sean tu despertar y descanso, que consumas la palabra hasta que la palabra te consuma a ti con sus promesas y su sanidad en el nombre de Jesús!

Bueno te dejo estos 52 versículos bíblicos para los enfermos, oro a Dios que la sanidad caiga sobre tu vida después de leernos, meditarlos, hablarlos y creerlos.

Promesas de la Biblia para los Enfermos – 52 Versículos Bíblicos

Promesas de la Biblia para los Enfermos – Antiguo Testamento

(Génesis 20:17) Entonces Abraham oró a Dios; y Dios sanó a Abimelec, a su mujer, y a sus siervas. Entonces engendraron hijos;

(Éxodo 15:26) y dijo: y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.

(Deuteronomio 32:39) ” Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano;
Y no hay quien pueda librar de mi mano.

(2 Reyes 20:05) “Vuelve y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo:” Así dice el Señor, el Dios de David tu padre: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas; he aquí yo te sano. Al tercer día subirás a la casa de Jehová.

(Job 5:17-18) “He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso. 5:18 Porque él es quien hace la llaga, y él la vendará; El hiere, y sus manos curan.

(Job 33:25-26) Su carne será más tierna que la del niño, Volverá a los días de su juventud. 33:26 Orará a Dios, y éste le amará, Y verá su faz con júbilo; Y restaurará al hombre su justicia.

(Salmos 30:1-3) 1 Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado,Y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí.
30:2 Jehová Dios mío,A ti clamé, y me sanaste. 30:3 Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; Me diste vida, para que no descendiese a la sepultura.

(Salmos 43:5) 5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

(Salmos 103:2-6) Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. 103:3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 103:4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 103:5 El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila. 103:6 Jehová es el que hace justicia Y derecho a todos los que padecen violencia.

(Salmos 107:17-21) 17 Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión Y a causa de sus maldades;
107:18 Su alma abominó todo alimento, Y llegaron hasta las puertas de la muerte. 107:19 Pero clamaron a Jehová en su angustia,
Y los libró de sus aflicciones. 107:20 Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.107:21 Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres;!

(Proverbios 3:5-8) Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 3:6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo,Y refrigerio para tus huesos.

(Proverbios 4:20-27) 20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 4:21 No se aparten de tus ojos;
Guárdalas en medio de tu corazón; 4:22 Porque son vida a los que las hallan,Y medicina a todo su cuerpo. 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 4:24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. 4:25 Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. 4:26 Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos.4:27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.

(Proverbios 12:18) Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada, pero la lengua de los sabios es medicina.

(Proverbios 16:23-24) El corazón del sabio enseña a su boca, Y añade a sus labios. {24} Las palabras agradables son como un panal, dulzura para el alma y medicina para los huesos.

(Isaías 38:16-17) Oh Señor, por todas estas cosas los hombres vivirán, y en todas ellas está la vida de mi espíritu; pues tú me restablecerás, y harás que viva. 38:17 He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados.

(Isaías 53:4-6) Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

(Isaías 57:17-19) Por la iniquidad de su codicia me enojé, y le herí, escondí mi rostro y me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón.57:18 He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados; 57:19 produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré.

(Isaías 58:6-11) ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 58:7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? 58:8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. 58:9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 58:10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía.58:11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

(Isaías 61:1-2) “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; 61:2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados”

(Jeremías 17:14) Sáname, oh Jehová, y seré sano; Sálvame, y seré salvo, porque tú eres mi alabanza.

(Jeremías 30:17) Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda.”

(Jeremías 33:6)He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad”.

(Oseas 6:1-3) 1 Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. 6:2 Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. 6:3 Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.

(Oseas 11:3-4) “Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba.
11:4 Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida.

(Malaquías 4:2) Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá sanidad; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

Promesas de la Biblia para los Enfermos -Nuevo Testamento

(Mateo 4:23-24) Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 4:24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.

(Mateo 8:2-3) Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 8:3 Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

(Mateo 8:07) Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

(Mateo 8:14-17) Cuando Jesús había venido a casa de Pedro, vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. {15} Entonces tocó su mano, y la fiebre la dejó. Y ella se levantó, y les servía. {16} Cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados. Y echó fuera a los demonios con la palabra, y sanó a todos los enfermos, {17} para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta Isaías, diciendo: “. Él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”

(Mateo 9:35-36) Y Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. {36} Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.

(Mateo 10:01) Y habiendo llamado a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.

(Mateo 10:7-8) “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. 10:8 Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia..

(Mateo 12:15) Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos.

(Mateo 12:22) Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.

(Mateo 14:14) Y saliendo Jesús, vio una gran multitud; y Él tuvo compasión de ellos, y sanó a los enfermos.

(Mateo 14:35-36) Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar, enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a él todos los enfermos; 14:36 y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto; y todos los que lo tocaron, quedaron sanos.

(Mateo 15:28-31) Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.15:29 Pasó Jesús de allí y vino junto al mar de Galilea; y subiendo al monte, se sentó allí. 15:30 Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; 15:31 de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.

(Mateo 21:14-16) “Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó. 21:15 Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! se indignaron, 21:16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman Perfeccionaste la alabanza?”

(Marcos 1:34) Entonces Él sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y Él no permitía a los demonios hablar, porque le conocían.

(Marcos 3:10-11) “Porque había sanado a muchos; de manera que por tocarle, cuantos tenían plagas caían sobre él. 3:11 Y los espíritus inmundos, al verle, se postraban delante de él, y daban voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios.”

(Marcos 3:14-15) Y estableció a doce, para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar, {15} y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios.

(Marcos 05:34) Y él le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz y queda sana de tu aflicción.”

(Lucas 04:18) “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos”

(Lucas 4:40-41) Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos de diversas enfermedades los traían a él; y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba.4:41 También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.(Lucas 5:15) Sin embargo, el informe dio la vuelta con respecto a Él aún más; y grandes multitudes se reunieron para oír, y para ser sanados por Él de sus enfermedades.

(Lucas 6:18-19), y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados. 6:19 Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos.

(Lucas 09:11) Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados.

(Lucas 10:8-9) “En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; 10:9 y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.”

(Hechos 5:16) También una multitud reunida desde las ciudades vecinas a Jerusalén trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos, y todos eran sanados.

(1 Corintios 12:7-9) “Pero la manifestación del Espíritu es dada a cada uno para el beneficio de todos: {8} para que uno se le da palabra de sabiduría por medio del Espíritu, a otro, palabra de conocimiento a través de la mismo Espíritu, {9} a otro, fe por el mismo Espíritu, ya otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu”

(Santiago 5:14-16) ¿Está alguno enfermo entre vosotrosí Que llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. {15} Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante. Y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. {16} Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

(3 Juan 1:2) Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Si deseas puedes leer mas acerca de las promesas de la Biblia para los enfermos, en la parte inferior hay una lectura recomendada.

Lectura Recomendada

Promesas de la Biblia para los enfermos

Promesas de la Biblia para los enfermos

Promesas de la Biblia para los enfermos

 

Libros Ebooks Cristianos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

19 Compartir
Comparte11
WhatsApp
Tweet
+16
Pin2
Comparte