Archivo de Etiquetas: Busqueda de la Paz

TÚ GUARDARÁS EN COMPLETA PAZ (Isaías 26:3)

Guardaras-completa-paz

Isaías 26:3 TÚ GUARDARÁS EN COMPLETA PAZ. No pierdas tu paz Perdemos la tranquilidad de espíritu por cuatro razones: 1) Intentamos cambiar a nuestros seres queridos. Conforme avanzas en la vida y maduras, te das cuenta de que no puedes cambiar a nadie; ¡sólo Dios puede hacerlo! Y Él actúa cuando tú te haces a un lado y los amas tal y como son. Eso no significa estar de acuerdo con todo lo que hacen, sino decidir amarlos, pase lo que pase, reclamando las promesas de Dios para sus vidas y dejando que Él intervenga a Su manera, en Su ...

Leer más »

La Paz de Dios Según La Biblia

paz-de-Dios-Biblia

“…NO SE TURBE VUESTRO CORAZÓN NI TENGA MIEDO” (Juan 14:27) ¿Donde Encontrar La Paz de Dios? La preocupación es algo que permites, la paz es algo que procuras. Jesús dijo: “…No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Juan 14:27). Significa que puedes controlar lo que se alberga en tu mente. ¿Cómo? Haciendo dos cosas: 1) Llenándote de la Palabra de Dios. No la Palabra que lees de pasada, sino la que procesas mentalmente, la aplicas a cada circunstancia y a la que te aferras en momentos de crisis. 2) Dejando toda situación en las manos de Dios, confiadamente. Esta ...

Leer más »

Reflexiones – Fin a la Pelea

El titular del periódico decía: No Hay Fin al Ciclo de Venganza en el Medio Oriente. A raíz de bombardeos suicidas y represalias militares, el artículo hablaba de un hombre de 28 años consumido por la venganza de la muerte de su tío. «Cuando matan a alguien a quien tú quieres –dijo– no puedes dormir; tienes que hacer algo.» Pero incluso después de matar a dos hombres a quienes él consideraba enemigos, todavía no se sentía satisfecho. Nadie puede ganar tratando de empatar.

Leer más »

¿Cómo hallar la paz de la conciencia?

No haré caer mi ira sobre ti, porque misericordioso soy yo, dice el Señor,no guardaré para siempre el enojo. Reconoce, pues, tu maldad. Jeremías 3:12-13. ¿Cómo hallar la paz de la conciencia? En Lucas 18, el Señor Jesús cuenta una parábola acerca de dos hombres que subieron al templo de Jerusalén. El primero, satisfecho de sí mismo, agradecía a Dios por no ser como los demás hombres, quienes según él eran ladrones, injustos, adúlteros. El segundo hombre hacía un trabajo menospreciado en aquellos tiempos: era recaudador de impuestos para los romanos. Éste temía acercarse y se golpeaba el pecho, diciendo: ...

Leer más »