Archivo de Etiquetas: Estudios Biblicos para Mujeres

Estudios Bíblicos – Pequeño Daniel

Estudios Bíblicos – Pequeño Daniel “Pero Daniel se propuso no contaminarse con la comida y el vino del rey, así que le pidió al jefe de oficiales que no lo obligara a contaminarse” Daniel 1:8 Daniel era un adolescente de 12 a 14 años cuando fue llevado cautivo a Babilonia, el rey invasor era Nabucodonosor y había dado órdenes precisas sobre el tipo de chiquillos que debían ser escogidos para ser llevados a su palacio; “muchachos en quienes no hubiese tacha alguna” es decir de buen aspecto físico y con agilidad mental. Estos muchachos serían los escogidos para servir exclusivamente ...

Leer más »

Estudios Bíblicos – ¿Qué gano con esto de seguir a Jesús?

¿Qué gano con esto de seguir a Jesús? Versículo clave: Mateo 19:27 ¡Mira, nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! le reclamó Pedro. ¿Y qué ganamos con eso? Marcos 10:28 ¿Qué de nosotros, que lo hemos dejado todo y te hemos seguido? comenzó a reclamarle Pedro. Una tarde Jesús estaba enseñando acerca de la relación entre él y su Padre, pero sus oyentes parecían no entender lo que él les estaba revelando:

Leer más »

Estudios Bíblicos – ¿Adónde está Dios cuando Sufro?

Enfrentando la aflicción y sufrimiento humano – Jn. 11:21, 32. Cuando hablamos del sufrimiento no lo hacemos necesariamente como un ciego pudiera hablar del color. Es decir, no hay límites exactos entre sufrir y no sufrir; y no los hay, porque al hombre, el hambre futura ya le convierte hoy en un hambriento. (Thomas Hobbes) Tenemos miedo del sufrimiento, y ya ese mismo miedo es sufrimiento, es dolor. Algunas Definiciones: Dolor. 1. lupe, significa dolor, tanto corporal como mental. Se traduce «dolor» solo enJn. 16:21. del dolor de una mujer al dar a luz. 2. odune, dolor, un dolor consumidor, angustia, tanto si es corporal como mental. Se usa de esto último en Ro. 9:2.

Leer más »

Estudio Bíblico – Estas parado frente a la vista del Señor

Dios es testigo de la conducta de todas las personas, motivación tácita para vivir en el temor del Señor. "Los ojos del Señor están en todo lugar, vigilando a los buenos y a los malos." Prov. 15:3. Recuerdo, cuando leo estos versos, inmediatamente el corito de mi niñez: "cuidadito los ojitos lo que miras, hay un Dios de amor, que mirando está, cuidadito los ojitos lo que miras". En la inocencia de los 4 o 5 años, imaginar a Dios atento a cada uno de mis actos me hacía ser más comedida para terminar todas las verduras de mi sopa, o más indulgente cuando mi hermanita menor le quitaba la ropa, los zapatos o peor, los brazos, a mi muñeca favorita.

Leer más »