Archivo de Etiquetas: Historias Cristianas

Reflexiones Cristianas Bíblicas – Sistemas de Defensa

Hace unos cuantos años, el Servicio Secreto de los Estados Unidos observó que un alto funcionario del gobierno parecía ser el «menos protegido» de los miembros del gabinete. De manera que instalaron en la suite del funcionario en Washington cuatro puertas de seguridad hechas de vidrio a un costo de 58.000 dólares. Además de éstas, había un par de enormes puertas gruesas de madera que eran imposibles de derribar.

Leer más »

Reflexiones Cristianas – Melodías Armoniosas

Dicen que Mendelssohn, cierta vez, visitó la Catedral de Fridbourg y, habiendo oído el sonido del grande órgano, entró en el local donde él se encontraba y pidió permiso para tocarlo. El viejo organista, con celo de su instrumento , al principio, recusó el pedido, pero acabó persuadido a dejar al gran compositor alemán intentar tocar el colosal órgano de la Catedral. Después de oírlo con un éxtasis de espanto y asombro, por algunos momentos, colocó su mano en los hombros del músico inspirado y exclamó: "¿Quién es usted? ¿Cual su nombre?" "Mendelssohn", contestó al instrumentista. "¿Como es posible? ¡Yo casi rehusé dejar a Mendelssohn tocar éste órgano!"

Leer más »

Reflexiones Cristianas – Una experiencia maravillosa

¿Te conté que ayer estuve en la Igreja Batista Lagoinha? Nunca, y lo repito, nunca he vivido una experiencia de adoración como la de ayer. Para comenzar, llegue al templo cerca de las 7:00 p.m. y las calles estaban repletas de gente que caminaba presurosa hacia el templo (entonces comprendí la frase de David: Yo me alegre con los que me decían a la casa del Señor iremos). Luego, cuando ingresé, apenas puse el pie en el umbral, sentí una ráfaga de unción envolviéndome completamente (entonces comprendí lo que dijo Salomón: La gloria del Señor llenó el templo). Dos ujieres me escoltaron hasta la primera fila, y mientras caminaba, cientos de personas me miraban alegres, amorosos y receptivos; el canto era fuerte y nadie me dirigió palabra alguna, pero el gozo de sus caritas y sus miradas amorosas me hicieron sentir en casa (entonces comprendí lo que declaró David: Mirad cuán bueno y hermoso es habitar los hermanos juntos en armonía).

Leer más »