Archivo de Etiquetas: max lucado

Max Lucado – Cambiando de adentro hacia afuera

Max Lucado – Cambiando de adentro hacia afuera El ha depositado una semilla de Cristo en nosotros. A medida que la semilla crece, usted empezara a cambiar. Cuando usted cree en Cristo, Cristo trabaja un milagro en usted. Usted esta permanentemente purificado y facultado por Dios mismo. El mensaje de Jesús a las personas es simple: No es lo que tu haces. Es lo que Yo hago. Al igual que Pablo usted puede decir, ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí (Gálatas 2:20). Si soy nacido de nuevo, por que fallo tan a menudo? Cuando empezamos a ...

Leer más »

Reflexiones – Max Lucado LAS TELAS DE LA VICTORIA

Reflexiones Cristianas – Las Telas de la Victoria   “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito” (Romanos 8:28) Muy temprano el domingo por la mañana, Pedro y Juan reci­bieron la noticia: «¡El cuerpo de Jesús ha desaparecido!» De inmediato, los dos discípulos corrieron al sepulcro, adelantán­dose Juan a Pedro, por lo cual llegó primero. Lo que vio fue tan impresionante que se quedó como petrificado a la entra­da de la tumba. ¿Qué vio? «Las vendas». Vio «el sudario que había cubier­to ...

Leer más »

Reflexiones – Max Lucado GRACIA ANTES DEL DESAYUNO

Reflexiones Cristianas – Gracia Antes del Desayuno   “Vengan a desayunar —les dijo Jesús” (Juan 21:12). Los pensamientos de Pedro son interrumpidos por un grito desde la costa. «¿Han pescado algo?» Pedro y Juan levantan la vista. Probablemente se trate de algún habitante del pueblo. «¡No!», gritan ellos. «¡Prueben del otro lado!», les vuelve a gritar la voz. Juan mira a Pedro. ¿Qué daño puede hacer? De manera que nuevamente sale volando la red. Pedro envuelve su muñeca con la soga para esperar. Pero no hay espera. La soga se pone tirante y la red tensa. Pedro apoya su peso ...

Leer más »

Reflexiones – Max Lucado SU VIDA ES VIDA

Reflexiones Cristianas – Su Vida es Vida   “Yo he venido para que tengan vida” (Juan 10:10). El corazón de Jesús fue puro. Miles adoraban al Salvador, sin embargo estaba contento con una vida sencilla. Había muje­res que lo atendían (Lc.8:1-3), sin embargo jamás se le acu­só de pensamientos lujuriosos; su propia creación lo despreció, pero voluntariamente los perdonó incluso antes de que pidie­ran misericordia. Pedro, quien acompañó a Jesús por tres años y medio, le describe como «un cordero sin mancha y sin defec­to» (1º P.1:19). Después de pasar el mismo tiempo con Jesús, Juan concluyó: «Y él no ...

Leer más »