Archivo de Etiquetas: Meditaciones y reflexiones

Reflexiones Bíblicas Cristianas – Ambición Fiel

A finales del siglo XIX, un antiguo estudiante de la Universidad de Oxford se convirtió en el Jefe de la Administración de la Justicia de Inglaterra. Uno de sus compañeros de clase se convirtió en el Secretario del Exterior de Gran Bretaña. Un tercero se hizo de una reputación internacional como escritor. Un cuarto, Temple Gairdner, era tal vez el más dotado entre sus compañeros de clase. Pero no alcanzó fama ni influencia. ¿Por qué? Aceptó a Cristo como Salvador y vivió como misionero en lugares oscuros y peligrosos.

Leer más »

Reflexiones – Extranjero?

"Mayma yvypóra ou ko yvy ari iñapytl´yre ha eteicha dignidad ha derecho jeguerekope; ha ikatu rupi oikuaa añeteva ha añete´yva, iporava ha ivaiva, tekoteve pehengueicha oiko oñondivekuera". ¿Comprendió? ¡Esa es la clave! Es innegable que la globalización nos introdujo en una corriente de cambios vertiginosos que (en la mayoría de los casos) nos tomó por sorpresa. Pero más allá de los pro y los contra que los expertos se ocupan en analizar, pienso que una de las consecuencias positivas es el creciente intercambio cultural a nivel mundial.

Leer más »

Reflexiones Cristianas – La Felicidad en el Hogar

"tan importante como puedan ser sus obligaciones como médico, abogado o líder de negocios, su relación humano con su cónyuge, sus hijos y sus amigos son las inversiones más importantes que usted hará. En el fin de su vida, usted no lamentará por no haber hecho un examen clínico, ni por no haber logrado éxito en una causa jurídica, y ni por no haber conseguido hacer cierto negocio, pero lamentará no haber pasado más tiempo con su cónyuge, sus hijos y sus amigos."

Leer más »

Meditaciones y Reflexiones – Hermoso Dia, Verdad?

El día empezó muy mal. Me quedé dormida y llegué tarde al trabajo. Todo lo que sucedió en la oficina contribuyó a mi ataque de nervios. Para cuando llegué a la parada del autobús en mi viaje de regreso a casa, tenía un gran nudo en el estómago. Como de costumbre, el autobús llegó tarde... y atestado. Tuve que ir de pie en el pasillo. Mientras el bamboleante vehículo me lanzaba en todas direcciones, mi depresión se hacía más profunda.

Leer más »