Archivo de Etiquetas: pensamientos y reflexiones

Reflexion – ¡O ROBO UN BANCO, O ME SUICIDO

Reflexiones Cristianas – «¡O ROBO UN BANCO, O ME SUICIDO!» por el Hermano Pablo Serio, callado, con gruesos anteojos oscuros, el hombre se acercó a la ventanilla. Las operaciones del banco transcurrían normalmente. Cuando al hombre le tocó su turno, le pasó una nota al cajero: «Esto es un asalto —decía la nota—. Entrégueme todos los billetes de 10, 20, 50 y 100 que tenga.» El cajero le pasó 980 dólares, que era todo lo que tenía en la caja. El hombre dio media vuelta y luego se detuvo, como confundido. Era ciego, y sin su bastón en la mano ...

Leer más »

Reflexion – Qué Pasará en Mi Futuro

Reflexiones Que Pasará en Mi Futuro “A todos nos debería interesar el futuro porque allí tendremos que pasarnos el resto de la vida”. Charles Kettering Hay una realidad y es que como seres humanos queremos sentirnos plenos en la vida y culminar bien. En las conferencias y cursos que facilito les pregunto a las personas ¿Cómo quieren terminar su vida? Y hasta ahora ninguno me ha dicho que quiere terminar mal, todos quieren terminar bien. Sin embargo, nos encontramos que las personas no saben como hacerlo porque desconocen todo el potencial que hay dentro de ellos, y por ello viven ...

Leer más »

Reflexion – Un Nuevo Hombre

Reflexiones – Un Nuevo Hombre En los tiempos antiguos era costumbre del pueblo bautizar a los niños con el nombre del abuelo o del santo del día. Por eso algunos nombres dados a niños en ese tiempo, hoy son: Adelvina, Agape, Bernardina, Belarmino, Cuasimara, Delfilia, Fulgencio, Krizia, Hildegarda, Onésimo, Petronila, Probo o Teodosia. Hoy en los tiempos modernos de la gran tecnología, los nombres que se están colocando a los niños recién nacidos van por el mismo o peor camino. Ya hay hoy niños que llevan el nombre de: Excel, Eudora, Yahoo, Ford, Tsunami y Mitch. Aunque te parezca increíble, ...

Leer más »

Reflexiones – DORMIDO EN EL JUICIO

Reflexiones – DORMIDO EN EL JUICIO por el Hermano Pablo Fue un bostezo enorme, prolongado y sonoro. Estuvo seguido de un estirar de brazos, un suspiro y un cerrar de ojos. Y luego el hombre se durmió profunda, tranquila y totalmente, indiferente a todo lo que lo rodeaba. Pierre Dupier, francés, de treinta y nueve años de edad, se había dormido ante un tribunal de París cuando se le juzgaba por el delito de narcotráfico. Como el hombre durmió durante todo el proceso, el juez decidió juzgarlo en otra ocasión en que estuviera despierto. «Mientras éste sufra de apnea obstructiva, ...

Leer más »