EL CORAZÓN

Deja que Jesús sane tu corazón
El lo tomará entre Sus manos,
no temas, no le pasará nada.

Así como sanan las heridas
que se hacen los niños jugando,
así puede también Jesús sanarlo.

Y es que las heridas del corazón
se hacen jugando al amor, lo que pasa es que no sabemos amar, para aprender lee 1 Co,13,4.

Permite a Jesús a sanar tu corazón, con el milagro
del perdón y el bálsamo del olvido,
verás cómo volverá a quedar
como nuevo.

El pasará la mano suavemente,
y quitará toda espina
que se halle incrustada,
espinas que a veces son invisibles, otras están a la vista.

Las quitará de una a una, con sumo cuidado,
porque habrán algunas que tienen tanto
tiempo, que ya encarnaron, y el corazón
se resistirá a soltarlas, creyendo que
son parte de él.

Cuando esté sano, escúchale latir, ponle atención
a su nueva canción, porque te llenará de paz y de gozo espiritual.

No tengas miedo y entrega tu corazón al Señor que estará en muy buenas manos.

María Lucia

Fondo :Mary